Hosteltur: Noticias de turismo
Edición España. Proyecciones del FMI

Recuperación desigual en las principales economías del mundo  

11 abril, 2021 Premium

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha mejorado su pronóstico sobre la evolución de las economías a lo largo del 2021, gracias a un mayor respaldo fiscal en algunas de las grandes economías y a la recuperación que se espera gracias a los programas de vacunación. Según los últimos pronósticos, este año la economía mundial crecerá un 6% y en 2022 un 4,4%, aunque la recuperación será “divergente” entre países y dependerá de las políticas económicas que desplieguen los gobiernos para “limitar los daños duraderos” causados por esta crisis histórica derivada de la COVID-19. La infografía elaborada por Statista muestra que India, China, España y Estados Unidos superarán la media de crecimiento global.

“La contracción de la actividad ocurrida en 2020 no tiene precedentes históricos recientes en términos de su velocidad y sincronicidad. Pero podría haber sido mucho peor”, señalan en el resumen ejecutivo y agregan que “aunque es difícil hacer una determinación precisa, el personal técnico del FMI estima que la contracción podría haber sido tres veces mayor de no haber sido por las extraordinarias políticas de apoyo que se desplegaron”.

Sin las políticas económicas que se pusieron en marcha la contracción de la economía podría haber sido tres veces mayor, dice el FMI

Se estima que a nivel global la contracción económica del 2020 fue del 3,3%. La caída fue 1,1 puntos porcentuales más pequeña que lo proyectado, gracias al desconfinamiento registrado en la mayoría de las regiones en el segundo semestre del año pasado y a la adaptación de las economías a las nuevas forma de trabajar.

Para este año el FMI espera un crecimiento del 6% y del 4,4% en 2022. Las perspectivas son mejores a las proyecciones del informe registrado en octubre del año pasado, pero “están sujetas a gran incertidumbre”.

A mediano plazo el crecimiento mundial se moderará a 3,3% “como consecuencia del daño proyectado al potencial de oferta y de fuerzas anteriores a la pandemia", incluida la desaceleración del crecimiento de la fuerza laboral en las economías avanzadas y algunas economías de mercados emergentes debido al envejecimiento de la población.

Evolución divergente

“Las pérdidas del producto han sido particularmente pronunciadas en los países que dependen del turismo y de la exportación de materias primas, así como en aquellos con un limitado margen de maniobra para la aplicación de políticas”, asegura el FMI y la recuperación será desigual, puesto que la situación es más desfavorable en las economías con un ritmo más lento de vacunación, con un respaldo económico más limitado y con mayor dependencia del turismo. Pese a esto último, las previsiones para España son buenas: la economía crecerá un 6,4%.

Tal como detalla Statista, la previsión de crecimiento para la economía española es del 6,4% en 2021, cinco décimas más que el pronóstico que lanzó en enero. El mismo porcentaje se espera para Estados Unidos. Otras de las llamadas 'economías avanzadas' como Alemania (3,6%), Francia (5,8%), Japón (3,3%) o Reino Unido (5,3%) también crecerán este año, mientras que las dos principales economías latinoamericanas, Brasil y México, avanzarán un 3,7% y un 5% en 2021, respectivamente.

Desde el FMI esperan que “la recesión provocada por la COVID-19 deje menos cicatrices que la crisis financiera internacional de 2008”

Sin embargo, recomienda que mientras la pandemia continúe, “las políticas deberían centrarse primordialmente en superar la crisis, priorizar el gasto sanitario, brindar un respaldo fiscal bien focalizado y mantener una política fiscal acomodaticia, sin perder de vista los riesgos para la estabilidad financiera”.

A medida que la recuperación avance, los gobiernos “deberán limitar la cicatrización de la economía a largo plazo con miras a estimular la capacidad productiva (por ejemplo, la inversión pública) y crear mayores incentivos para una asignación eficiente de los recursos productivos”. Y en cuando llegue el momento de retirar el respaldo, “habrá que hacerlo evitando cortes repentinos: por ejemplo, reduciendo poco a poco la contribución del gobierno a los sueldos de los trabajadores suspendidos y a los programas de trabajo de jornada reducida, incrementando a la vez los subsidios para la contratación a fin de que pueda concretarse la reasignación necesaria”.

Avatar redactor Taiana González Periodista de Hosteltur

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.