Hosteltur: Noticias de turismo
Edición España. En tres años abrirá 55 hoteles, todos bajo el modelo asset light

La pandemia ratifica la estrategia gestora de Meliá Hotels International

La cadena ha lanzado su franquicia y ya tienen 33 hoteles Affiliated by Meliá 14 junio, 2021 Premium
  • Entre 2021 y 2023 la cadena tiene previsto abrir 55 hoteles, 13.350 habitaciones y el 100% bajo el modelo asset light
  • La franquicia Affiliated by Meliá es otra gran apuesta de la cadena y en menos de un año ya suman 33 hoteles
  • El Consejo de Administración de Meliá ha aprobado la futura venta de activos para ampliar tesorería y reducir deuda

Meliá prevé sumar 55 nuevos hoteles hasta 2023, lo que supone agregar 13.350 habitaciones al portfolio, “el 100% de ellas bajo el modelo asset light”, ha confirmado el CEO de la cadena, Gabriel Escarrer. La fuerte apuesta por esta fórmula y la franquicia lanzada a finales de 2020 demuestran que la pandemia ha ratificado que la estrategia de expansión de la cadena empieza a dejar al margen el modelo patrimonialista. De hecho, han decidido desprenderse al menos de ocho activos.

En el marco de la Junta de Accionistas del jueves pasado, en el que Gabriel Escarrer anticipó que "Meliá pasará de consumir a generar caja neta a partir del 1 de julio", también señaló que la compañía mantiene su visión estratégica 2030, en la que “aspiramos a estar entre los primeros grupos hoteleros del mundo en el segmento medio y alto, afirmando nuestro liderazgo en la hotelería vacacional y bleisure”.

Escarrer ha dicho que la prioridad es “apostar por el crecimiento de calidad sostenible” y que en la compañía "seguiremos aquilatando el modelo de gestión a terceros, que debemos hacerlo más competitivo, rentable y flexible"

Hasta el mes de mayo Meliá Hotel International llevaba firmados 11 nuevos proyectos “y creemos poder seguir con este ritmo, firmando no menos del doble al finalizar el ejercicio, para modelos asset light en destinos vacacionales”, ha comentado.

“En un contexto complejo, fuimos capaces de reaccionar ante las necesidades de la industria, lanzando nuestro modelo de franquicia para poner a disposición de tercero una plataforma de distribución, integrada con todos los canales”, también remarcó Escarrer

El jueves pasado se llevó a cabo la Junta General de Accionistas de Meliá Hotels International.

La marca Affiliated by Meliá, ha explicado el CEO de la cadena, “es una opción para incorporar buenos hoteles de 4 estrellas que quieren seguir manteniendo su esencia y singularidad, pero beneficiándose de las ventajas de nuestra distribución y programa de fidelidad”.

Tal como se explica en Las claves del modelo de franquicia de Meliá, con Affiliated by Meliá, la cadena "pone a disposición del propietario sus herramientas de venta y distribución online y offline para que la propiedad maximice el potencial de ventas del activo, manteniendo el éxito operativo que le ha llevado hasta hoy en día”.

La franquicia hotelera ya cuenta con 33 establecimientos, la incorporación más reciente ha sido el Playa Esperanza Resort de Mallorca, un hotel de cuatro estrellas con 565 habitaciones. De los 24 hoteles que tenían hasta el mes de febrero, 18 habían sido de la marca Tryp, lo que confirma que la cadena ha hecho una fuerte apuesta por su propia franquicia.

La venta de activos, una realidad

Todas las cadenas, sin distinción de tamaño, se han visto impactadas por la falta de demanda y según ha señalado Escarrer ante los accionistas, “continuamos trabajando en varias líneas destinadas a garantizar la financiación, ampliar la tesorería y reducir la deuda”.

Más allá de haber conseguido refinanaciar la totalidad de vencimientos de deuda previstos para 2021 y mantener la política de contención de costos, el Consejo de Administración ha aprobado “la futura venta de algunos activos”

De hecho Meliá ha acordado traspasar la propiedad de ocho hoteles a Bankinter por 205 millones de euros. Los hoteles son el Innside Palma Bosque, el Gran Meliá Menorca y el Gran Meliá Victoria, los tres en Baleares; el Meliá Atlanterra, en Cádiz; el Meliá Granada; el Innside Zaragoza; el Meliá Tamarindos, en Gran Canaria, y el Gran Meliá Salinas, en Lanzarote. Con esta operación, la cadena se desprende de los activos y consigue una inyección de capital aunque seguirá con su gestión.

Tiempo atrás, en una entrevista con HOSTELTUR, María Zarraluqui, directora de Desarrollo Global de la cadena, explicaba que antiguamente la cadena compraba suelo y desarrollaba el hotel y que si bien los planes de real estate se mantienen, “la estrategia del grupo es como gestora, como empresa operadora de marcas y distribución”.

La expansión mediante la incorporación de hoteles en gestión y la nueva red de franquicias Affiliated by Meliá constituirán una palanca fundamental para recuperar el beneficio bruto de explotación (ebitda) de la cadena, ya que como ha publicado este diario, en el corto plazo el modelo de asset light podría llegar a representar más del 50% del EBITDA de la compañía, frente al 27% actual.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.