Gabriel Escarrer, vicepresidente y consejero delegado de Meliá

Los hoteles españoles, afectados por la doble velocidad del turismo

Es urgente que la Administración apoye la recuperación de competitividad del sector

Gabriel Escarrer, vicepresidente y consejero delegado de Meliá Hotels International, reconoce que “gracias al dinamismo del turismo internacional nuestro segmento vacacional presenta de nuevo buenas perspectivas, aunque debemos seguir hablando de una doble velocidad: de crucero para los hoteles vacacionales, y todavía ‘de tortuga’ en el ámbito urbano, a excepción de Barcelona y algunas otras ciudades”. El directivo realizó estas declaraciones con motivo de la celebración del XX Aniversario Hosteltur.

En ambos casos, añade, “es fundamental y urgente que la Administración apoye la recuperación de competitividad del sector turístico, que depende en alta medida de la fiscalidad, la conectividad aérea y la política aeroportuaria, la unidad de mercado, la normativa laboral y urbanística o la regulación de los derechos de autor; factores que en muchas ocasiones nos han perjudicado y aún siguen amenazando la viabilidad de numerosas empresas”.

Y es que, afirma, “la política turística es fundamental, y hoy, gracias en buena parte a los medios, los Gobiernos y toda la sociedad van asumiendo la importancia de cuidar al turismo como el motor esencial que es para la recuperación de la actividad y del empleo, incluso defendiéndolo de situaciones y riesgos como el que hoy nos preocupa, de las proyectadas prospecciones petrolíferas en aguas baleares y canarias”.

Gabriel Escarrer afirma que 'la política turística es fundamental'.Gabriel Escarrer afirma que "la política turística es fundamental".

Escarrer ha hecho balance de estos últimos 20 años del turismo español en los que “nuestra industria ha pasado, como en una montaña rusa, de la exaltación a la depresión, del crecimiento desenfrenado de la oferta, al hilo del boom inmobiliario, a la contracción y al reajuste a la nueva situación de la demanda”.

Si, explica, “hasta el histórico año 2007 España parecía la ‘tierra prometida’ para cualquier producto hotelero (vacacional o urbano, de playa o rural, de segmento medio o de lujo) , la crisis afectó de manera terrible a un sector que acumuló desequilibrios y debía, prácticamente, ‘reinventarse’ si quería mantener su liderazgo internacional”. 

En esos años, asevera el CEO de Meliá, “aprendimos de errores como convertir los excedentes de la burbuja inmobiliaria en hoteles, o como actuar con una visión cortoplacista, prostituyendo los precios para captar mercado; también hemos aprendido que debemos cuidar los destinos turísticos, que son nuestras ‘fábricas’ y nuestras auténticas fuentes sostenibles de riqueza…. Hemos aprendido que la innovación, la diversificación y la excelencia son las claves para que nuestro país, que tiene tantas fortalezas, pueda competir por calidad en un mundo en el que nuestros hoteles ya no podrán competir por precio con los destinos emergentes”.

Colaboración público-privada

Todavía queda mucho por hacer, según admite Escarrer, quien realiza “un nuevo llamamiento a la colaboración público-privada y público-pública para abordar retos inmensos de los que depende nuestro futuro, como la necesidad de renovación de muchos destinos maduros o la extensión de las temporadas altas".

Si respondemos a estos retos, concluye, “estoy seguro de que nuestro sector sabrá aprovechar las lecciones aprendidas y la fortaleza de la industria turística internacional para salir de la crisis tomando impulso, y proporcionar otros 20 años de riqueza y prosperidad turística a nuestro país”.

 

Comentarios 1

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Usuario

Miguel Angel Campo Seoane2/04/2014 14:04:51

Cabría preguntarse, que si de verdad hemos aprendido que la innovación, la diversificación y la excelencia son las claves para que nuestro país pueda competir por calidad, ya que nuestros hoteles ya no podrán competir por precio con los destinos emergentes, porque son precisamente los hoteles de muchas de nuestras más importantes cadenas, los que arrastran los precios hoteleros a la baja, compitiendo, no solo con los de su categoría, sino con los de categorías inferiores, a los que prácticamente hacen desaparecer del mercado, por el efecto arrastre de sus precios sobre los hoteles de menor categoría.

La pregunta sería puramente simbólica, ya que la situación ofrece el mismo resultado, en lo que se refiere a lo aprendido por la mayor parte de empresarios y directivos de nuestro país, que la que se ha encontrado en la mayor parte de los estudiantes, que según el informe PISA, tienen problemas para poner en práctica lo que les enseñan a unos sus profesores, mientras los otros no son capaces de aprender de lo que debía haberles enseñado el devenir de la rentabilidad de sus establecimientos.

30 Más comentarios del lector Responder

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.