Edición España. Gabriel Escarrer Juliá, 87 años de entrega al negocio hotelero... y sigue sumando

"Me preocupa el poco protagonismo del turismo en la agenda gubernamental"

"Continúo acudiendo a la oficina y siguiendo puntualmente los informes", explica "aunque ya no intervengo en la toma de decisiones, me intereso por los hoteles y sobre todo, por la expansión", asegura a HOSTELTUR 27 octubre, 2021
  • "Estoy orgulloso de haber creado un emporio como Meliá Hotels International, con presencia en 45 países, 380 hoteles y 45.000 empleados"
  • "Me preocupa la falta de protagonismo del turismo en la agenda de los gobiernos -de todos los Gobiernos de España, hasta el momento-"
  • "La realidad es que en un país tan eminentemente turístico como España no se ha aprobado todavía un Plan Estratégico para el Turismo"

El fundador y presidente de Meliá Hotels International, Gabriel Escarrer Juliá presentó esta semana en Palma su libro de memorias titulado "Mi vida. La historia del hombre que creó el mayor grupo hotelero español". A sus 87 años lleva trabajando en el sector turístico desde los 15, primero aprendiendo de la turoperación, para luego, a sus 21 años, comprar un pequeño hotel de Mallorca, "sin recursos ni experiencia, partiendo de la nada", que sería la semilla de lo que ahora es Meliá. Escarrer Juliá sigue acudiendo a la oficina y siguiendo los informes del negocio y de su expansión, y además de orgullo por lo que es hoy Meliá en todo el mundo, siente cierta preocupación por tres debilidades que ve en el turismo en el mundo y en España: los grandes destinos obsoletos, la competencia de las grandes plataformas de alquiler vacacional sin regulación y la falta de protagonismo del turismo en la agenda del Gobierno de España, sea cual sea su color político. Con motivo de la presentación de sus memorias, el fundador de Meliá ha respondido algunas preguntas para HOSTELTUR.

Desde que dejó la Presidencia ejecutiva de la cadena, en 2016, ¿qué es lo que más ha echado de menos?

Lo cierto es que por lo general continúo acudiendo a la oficina y siguiendo puntualmente los informes del negocio, y aunque desde que transferí mis facultades ejecutivas ya no intervengo en la toma de decisiones, me intereso por los hoteles y sobre todo, por la expansión. También he tenido que limitar las giras para recorrer hoteles y proyectos, pues eso exige unas energías que ya me van faltando, y lo echo de menos!

Pero quizá, lo que más he echado de menos en los dos últimos años ha sido el contacto con mis colaboradores de toda la vida, debido al Covid y al confinamiento y los meses de teletrabajo. Para mí ha sido duro acostumbrarme a ello, pero mi hijo me ha mantenido constantemente al día, y debo decir que me siento tremendamente orgulloso de nuestra gestión, de la eficaz reacción de la empresa y de la solidaridad que hemos demostrado en tiempos de mucha dificultad.

Cuando mira a la cadena que fundó, lo que es y representa en este momento en el mundo, ¿de qué está más orgulloso?

Estoy orgulloso de haber logrado crear un emporio turístico como el que hoy es Meliá Hotels International, nada menos que con presencia en 45 países y con 380 hoteles y 45.000 empleados para los que esta empresa ha sido también el proyecto de sus vidas. Es una satisfacción especial haberlo hecho partiendo de la nada, pues yo me inicié en el mundo del turismo sin recursos ni experiencia. Y por último, también estoy superorgulloso de mi familia y de los grandes colaboradores que he tenido y que tengo a mi lado, y de los grandes amigos que he acuñado por el camino.

Los dos Gabriel Escarrer, padre e hijo, el martes en Palma, en la presentación de las memorias del fundador y presidente no ejecutivo de Meliá Hotels International.

La pandemia inesperada

Para usted, ¿qué lecciones debemos aprender de lo sucedido en este año y medio de pandemia?

La crisis Covid nos ha enseñado mucho, además de la importancia de la seguridad sanitaria; en primer lugar, fue una crisis sobrevenida y que desbordó todas nuestras previsiones, pues la posibilidad de una pandemia global no estaba siquiera en las primeras posiciones de nuestro mapa de riesgos. Ello nos hizo ver la importancia de estar más preparados, de tener un balance más saneado, y de ser más eficientes y ágiles, ya que las empresas menos preparadas o menos ágiles y adaptables han sufrido los mayores impactos.

Hemos comprendido también lo acertado de nuestra apuesta por la digitalización y por nuestros canales propios Melia.com y MeliaPro.com, gracias a la cual hemos resistido mejor los embates de esta crisis y hemos podido mantener la continuidad de las operaciones y seguir preparándonos para el entorno pos- Covid, que no solo es más digital sino también mucho más exigente y competitivo. También me alegra concluir que nuestro fuerte compromiso y posicionamiento en sostenibilidad nos ha ayudado a mantener un vínculo con la sociedad en estos meses de pandemia, cediendo hoteles para los enfermos o los colectivos esenciales, y hemos aprendido también la importancia de la colaboración con nuestros socios, proveedores, propietarios de hoteles y administraciones públicas, algo esencial pues de una crisis como esta solo se sale colaborando.

Desde la perspectiva de mis años puedo decirle que jamás había vivido una crisis semejante a esta, pero los valores y las fortalezas que en Meliá hemos consolidado desde hace más de seis décadas nos han ayudado a resistir y a afrontar la recuperación con más fuerza.

Una "sucesión impecable"

¿Cómo ve el futuro de Meliá Hotels International?

Desde el punto de vista de la estabilidad y continuidad del proyecto en el largo plazo, me tranquiliza enormemente saber que, como explico en mi libro de Memorias, el proceso de sucesión al frente de la empresa -el relevo generacional- está solucionado de manera impecable, y que contamos con un Consejo y unos órganos de gobierno corporativo excelentes. Además de ello, tanto mi hijo, vicepresidente ejecutivo y consejero delegado, como su equipo directivo, han realizado una gestión muy eficaz y responsable de la peor crisis jamás vivida, lo cual, de nuevo, me tranquiliza y reafirma en el futuro de la compañía.

Gabriel Escarrer Juliá nació en la localidad mallorquina de Porreres en 1935. Foro: asimanoticias.es

¿Y desde el punto de vista estratégico?

Desde el punto de vista estratégico creo que el Grupo ha sabido anticiparse en ámbitos tan importantes como la transformación digital o las marcas, y que Meliá sabrá mantenerse entre los líderes de la hotelería vacacional a nivel global, con un foco especial en el arco mediterráneo, el Caribe, y el sudeste asiático, las tres zonas donde contamos con mayor masa crítica y know-how, y que mantienen un gran futuro como destinos turísticos.

Tres fortalezas y tres debilidades de la industria

En este momento, ¿qué tres fortalezas y tres debilidades le ve al turismo mundial de cara a su desarrollo futuro?

En cuanto a las fortalezas, la primera y más importante es sin duda la solidez y resiliencia de la demanda turística, que ha resurgido tras el Covid tan pronto como se retiraban las barreras sanitarias y administrativas.

En segundo lugar citaría la digitalización como un claro aliado del desarrollo turístico, en cuanto que facilita la promoción, el marketing, el conocimiento de nuestros clientes e incluso nos permite mejorar su experiencia en los hoteles. ¡Ya me hubiera a mí gustado contar con una buena página web, cuando me recorría media Europa cargado de maletas repletas de folletos de mis hoteles!

Por último, me gustaría citar como ventaja la creciente conciencia y “moda” de la sostenibilidad, ya que el turismo, especialmente el vacacional, tiene inmensas oportunidades para contribuir al desarrollo social de los destinos y a su preservación y a amortiguar el cambio climático. Como en otros ámbitos de la evolución, tenemos que saber adaptarnos, utilizar transportes más eficientes y ecológicos, pero el turismo sostenible representa también una gran oportunidad.

¿Y cuáles serían las tres debilidades?

Respecto a qué debilidades observo, citaré en primer lugar la obsolescencia de muchos de los grandes destinos turísticos del mundo (y especialmente, de España) que no han sabido ir evolucionando con los tiempos y corren el riesgo de la degradación y falta de competitividad.

En segundo lugar, la creciente competencia de las plataformas de alquiler vacacional, que si no se regulan pueden generar desequilibrios al provocar la saturación de los destinos, agotamiento de los recursos, disfunciones en las ciudades y en el mercado residencial, etc. Es urgente planificar y ordenar toda la oferta alojativa, y no solo los hoteles, si queremos tener un modelo turístico sostenible y de calidad.

Y en tercer lugar, me preocupa la falta de protagonismo del turismo en la agenda de los gobiernos (de todos los Gobiernos de España, hasta el momento). De ello, actualmente, constituye un ejemplo el reparto de los Fondos de Reconstrucción europeos tras la pandemia, que debería ser la gran oportunidad para reconvertir nuestro modelo y recuperar los grandes destinos turísticos pioneros; aunque algún Comisario europeo, como Thierry Breton, llegó a reclamar que se destinara al sector turístico hasta un 30% de los fondos, por su potencial tractor de inversiones y efecto multiplicador, la realidad es que en un país tan eminentemente turístico como España no se ha aprobado todavía un Plan Estratégico para el Turismo, y la cantidad recogida en los Presupuestos Generales del Estado para el sector en 2022, comparado con las pérdidas que ha registrado el sector durante el Covid -fue el más afectado-, y con sus necesidades, nos parece del todo insuficiente.

"Mi vida", las memorias del fundador

Esta semana fue presentado en Palma "Mi vida. La historia del hombre que creó el mayor grupo hotelero español", las memorias de Gabriel Escarrer Juliá.

La aventura el empresario empezó a los 21 años, comprando un hotel de 60 habitaciones en Mallorca, después de haber trabajado durante seis años en la turoperación, según reza su currículum, lo cual quiere decir que empezó a trabajar a los 15 años.

Durante seis décadas, bajo su Presidencia, "el Grupo consolidó primero su liderazgo en España, cuna del turismo vacacional en Europa, para extenderlo después al Caribe americano y el Sudeste asiático, donde hoy sigue creciendo y es reconocido como uno de los Grupos hoteleros de referencia. Durante estos años, Escarrer tejió alianzas estratégicas que fortalecieron el posicionamiento del Grupo en destinos como Cuba o Indonesia, y en los años 90, amplía su estrategia a los hoteles urbanos en España, Europa, Asia y América, una visión que le ha valido ser reconocido como uno de los impulsores de la internacionalización de la empresa española", puede leerse en el currículum del fundador.

En su libro, el presidente de Meliá Hotels International explica que el objetivo de la primera etapa consistió en "crecer, crecer y crecer, de la forma más eficaz posible", y que una vez encauzado el crecimiento se planteó la internacionalización de la compañía

"Fue, sin duda, la decisión más importante que jamás hemos tomado, pues cambió radicalmente nuestro modelo de negocio y nos permitió ingresar nada menos que en el Top 20 de la hostelería mundial", indicó Escarrer en su intervención durante la presentación del libro en el hotel Meliá Victoria.

Gabriel Escarrer Juliá, en el centro, junto con Enrique Barón, expresidente del Parlamento Europeo a la izquierda, y su hijo Gabriel Escarrer Jaume a la derecha, el pasado martes en Palma.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.