Aseguran que el suministro de agua está garantizado esta temporada

España en riesgo de sequía: ¿cuál es el impacto en el sector?

23 febrero, 2022

Salvo casos puntuales, desde la primavera de 2021 no se han producido precipitaciones regulares y generalizadas en todo el territorio español, lo que sitúa al país en prealerta por sequía. Y si bien esa falta de lluvias es un fenómeno propio de nuestro clima -España cuenta con antecedentes de grandes sequías- es una realidad que el cambio climático está aumentando la intensidad de estos fenómenos. Así, en unos momentos en que el sector turístico empieza a atisbar la recuperación tras seis olas de COVID-19, ¿cuál sería el impacto de esa ausencia prolongada de lluvias en el turismo? De momento, la situación más delicada se registra en Andalucía, en el interior de Cataluña -ambas comunidades turísticas- y Extremadura, explica Jorge Olcina, catedrático de Análisis Geográfico y director del Laboratorio de Climatología de la Universidad de Alicante, que no obstante, señala que el suministro de agua no está comprometido en la mayor parte del país. "En principio, y aunque las reservas de los embalses ya están registrando niveles bajos, los abastecimientos de agua en los núcleos turísticos de la costa están garantizados, así como en las ciudades importantes del interior peninsular", asegura el catedrático, que sí vislumbra problemas en las poblaciones pequeñas del interior si no cambia la situación.

Artículo exclusivo para suscriptores Premium

Forma parte de la comunidad de líderes de la transformación positiva de nuestro sector.
Elige el plan que mejor se adapta a ti, y accede a todo nuestro contenido, descárgate nuestras revistas y disfruta de descuentos y otras ventajas en los eventos organizados por Hosteltur.

60€ Anual (0,17€ al día) Hazte premium
6€ Mensual (0,20€ al día) Hazte premium

España se encuentra a las puertas de una sequía. Desde la primavera de 2021 no se han producido precipitaciones regulares y generalizadas en todo el territorio español, si bien ha habido episodios puntuales en algunas regiones, como por ejemplo en el País Vasco y Navarra a comienzos de este 2022, subraya.

"Una sucesión de semanas de lluvias continuadas no la tenemos desde hace ya un año. Por eso, la situación actual es de prealerta de sequía en casi toda España, salvo en el País Vasco y Navarra", resalta Olcina, que apunta a Andalucía, Extremadura y al interior de Cataluña como las zonas más castigadas por la falta de agua.

"Pero si sigue la situación de lluvias con la precariedad que estamos teniendo desde que comenzó este año 2022, los problemas comenzarán a extenderse al resto de regiones, especialmente en Castilla, Aragón y Galicia", avisa

El director del Laboratorio de Climatología incide en que el abastecimiento está garantizado en los núcleos turísticos de la costa y en las ciudades importantes del interior peninsular, si bien las poblaciones pequeñas del interior "que no tienen diseñado su sistema de abastecimiento para resistir más de tres o cuatro meses de falta de lluvias" sí pueden tener problemas de restricciones de consumo de agua.

España se encuentra en prealerta por sequía.

"En poblaciones pequeñas del interior peninsular, que dependen solo del agua de embalses para su abastecimiento es muy probable que haya restricciones, si no cambia radicalmente el escenario actual de precipitaciones", avanza.

En este sentido, el climatólogo llama a hacer un seguimiento continuo de la situación para ir aplicando las medidas contempladas en los planes de gestión de sequía que tienen diseñados las Confederaciones Hidrográficas en nuestro país de cara a atajar los problemas que puedan ir presentándose en estas poblaciones en las próximas semanas.

Desaladoras

En este punto, Olcina alude a un mecanismo clave para paliar este déficit de agua en muchos puntos del país, las desaladoras, que ya suministran a Canarias, en Baleares y a un número importante de poblaciones del litoral mediterráneo español. Y advierte de que si empeora la situación se tendrá que ampliar su uso: "se va a necesitar poner en marcha aquellas desaladoras que han estado hasta ahora paradas porque no ha hecho falta activarlas al existir recursos hídricos".

No obstante, lanza un mensaje de tranquilidad y mantiene que aun en el caso de que prosiga la falta de lluvias, muchas localidades del litoral mediterráneo español van a poder beber este verano gracias a la desalación

Medidas en el sector

¿Qué pueden hacer los establecimientos para evitar agravar la situación? Olcina esgrime dos tipos de actuaciones: una mayor concienciación del turista y trabajar en la eficiencia en la gestión de este recurso. Así, incide en la necesidad de seguir aconsejando a los clientes, en hoteles y apartamentos, para que hagan un uso prudente del agua. Y por otro lado, en las propias instalaciones hoteleras regular el uso del agua para ahorrar lo máximo posible. Algo que ya viene haciendo el sector en muchos puntos del país que sufren este problema.

"Hay que destacar que el sector hotelero de nuestro país, especialmente en las zonas con natural escasez de recursos -Ibiza, Comunidad Valenciana, Murcia o la Andalucía mediterránea- llevan años haciendo inversiones en sus instalaciones para reducir el consumo de agua y energía. Se han instalado dispositivos de ahorro en las duchas, inodoros y zonas comunes, como piscinas y jardines. Este es el ejemplo a seguir", defiende Olcina.

Cambio climático

El catedrático de Análisis Geográfico detalla que no estamos ante una nueva realidad climatológica, si bien puntualiza que la crisis climática que golpea al planeta la está agravando.

"La sequía es un fenómeno propio de nuestro clima. Tenemos antecedentes de grandes sequías, mucho más importantes que la actual, que se ha registrado en nuestro país en décadas pasadas -años ochenta y noventa del siglo XX. Pero es cierto, que el cambio climático está aumentando la intensidad de estos fenómenos", resalta

De este modo, detalla que desde que comenzó este siglo, cuando los efectos del proceso actual de calentamiento climático son cada vez más evidentes, lo que se registran son periodos muy agudos con práctica ausencia de lluvias durante varios meses, que ponen en jaque los sistemas de abastecimiento de agua que siguen sin estar diseñados para soportar más de cuatro meses sin lluvia.

"Esto nos tiene que hacer reflexionar sobre la necesidad de planificar los sistemas de abastecimiento urbano con capacidad suficiente para este nuevo tipo de sequía, menos prolongada en el tiempo pero más intensa, que se viene registrando en las últimas dos décadas", reclama.

En este punto, urge a anticiparse al problema y adoptar medidas cuanto antes. "Allí donde se ha podido instalar una desaladora el problema se ha eliminado. Pero en poblaciones de interior o en aquellas no conectadas a una desaladora, el riesgo de padecer una crisis de abastecimiento va a ser cada vez mayor si no se aplican soluciones pronto", concluye.

Más información sobre el cambio climático:

- El Gobierno ve los fenómenos extremos como un "riesgo real" para el turismo

- “El cambio climático es una oportunidad para hacer las cosas mejor"

- "Ninguna generación había visto antes cambios tan apreciables en el clima"

- La subida del mar no será muy acusada pero sí el aumento de temporales

- Temporales que se comen las playas: “Será peor que Thomas Cook”

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.