Casos de buenas prácticas de las Capitales Europeas del Turismo Inteligente

La sostenibilidad en destinos inteligentes se hace más económica y social

La tecnología contribuye al desarrollo sostenible pero hay que mejorar la comunicación

28 noviembre, 2022
La sostenibilidad en destinos inteligentes se hace más económica y social
  • Los gestores de destinos colaboran con sus empresas para que sean también sostenibles, dado que el turista lo demanda cada vez más
  • Momento crucial para que los destinos definan hoja de ruta para ser más creíbles y responsables, aplicando mejores prácticas a estrategias
  • En Lanzarote están preocupados por la falta de mano de obra,que juega con despersonalizar el destino al perder componente de cohesión social

Oferta y demanda parecen avanzar de la mano en una mayor concienciación en sostenibilidad, que cada vez vira más hacia los conceptos sociales y económicos; los esfuerzos ya no se concentran sólo en lo medioambiental. En la aplicación en la práctica de esta concienciación la tecnología tiene mucho que decir, pero aún existen asignaturas pendientes, como mejorar la comunicación al cliente final de todo lo que están haciendo empresas y destinos, o dotar de mayor transparencia a las innumerables certificaciones de sostenibilidad. Así se ha constatado en el III Congreso de Destinos Turísticos Inteligentes, celebrado en Valencia.

Buenas prácticas de las Capitales Europeas del Turismo Inteligente

Compartir experiencias para avanzar juntos resulta vital, también en el desarrollo de los destinos turísticos inteligentes. Y las Capitales Europeas del Turismo Inteligente son un buen ejemplo de ello, poniendo en común sus casos de buenas prácticas.

Así lo ha subrayado Beatriz Arilla, directora de Promoción Turística de Sevilla, que será Capital Europea del Turismo Inteligente 2023, según publicó HOSTELTUR noticias de turismo: “Compartir es básico. De hecho realizamos estudios con empresas e instituciones cuyos resultados son totalmente abiertos, además de invertir en proyectos comunes, algo que es clave”.

Para Beatriz Arilla, “compartir es inteligente: sector público y privado debemos ir de la mano; todo el mundo es bienvenido para decidir dónde queremos ir. Para ello colaboramos estrechamente con startups y asociaciones de vecinos y de pymes, entre otros actores. La gente tiene que estar por delante de la tecnología”

Prueba de ello es que en Burdeos, Capital Europeas del Turismo Inteligente este año junto con Valencia, está trabajando en la accesibilidad social a la actividad turística con “un enfoque inclusivo muy novedoso”, como lo ha definido Misa Labarile, responsable de Política Turística de la Comisión Europea.

De izq. a dcha, Julie Benisty, responsable de Turismo Sostenible de Burdeos; Joan-Carles Cambrils, coordinador de Valencia European Capital of Smart Tourism 2022; la moderadora, Misa Labarile, responsable de Política Turística de la Comisión Europea; Nina Vesterinen, directora de Turismo de Helsinki; y Beatriz Arilla, directora de Promoción Turística de Sevilla.

Y es que en esta ciudad francesa han confirmado que cuatro de cada 10 residentes no pueden salir de vacaciones por causas económicas. Por ello, según ha explicado Julie Benisty, responsable de Turismo Sostenible de la ciudad, aúnan esfuerzos “con trabajadores sociales para hacer accesibles para todos los atractivos turísticos del destino. No se trata de dar entradas gratis a museos, sino de adaptarnos a sus necesidades y hacerlos accesible también para el resto de la población.

“El impacto del turismo va más allá del económico que todos conocemos. Por ello antes de tomar una decisión medimos su impacto medioambiental, económico y social al mismo nivel de relevancia”, como ha destacado Julie Benisty, responsable de Turismo Sostenible de Burdeos

El enfoque social y económico gana fuerza

En Expedia siguen esta misma línea, según ha indicado su director de Políticas Públicas y ESG (criterios Medioambiental, Sociales y de Gobernanza, por sus siglas en inglés) para el sur de Europa, Iban Rabasa: “Cualquier acción que llevamos a cabo debe tener en cuenta el ecosistema porque, entre otras cosas, nosotros como proveedores de servicios no existiríamos si no hubiera ese ecosistema”.

En este sentido ha planteado “dar respuesta a los retos toda la cadena de valor juntos, con propuestas a largo plazo pero de aplicación inmediata con el modelo prueba-error porque todos estamos aprendiendo día a día, algo que se ha visto potenciado con la pandemia. De hecho en Expedia estamos trabajando con partners de la industria desde el punto de vista económico, pero también con organizaciones locales para cambiar la realidad con una estrategia global”.

Con su estrategia recientemente presentada Open World, Expedia abre su plataforma tecnológica, con herramientas que dan servicio a empresas del sector, para que cualquiera pueda beneficiarse de sus avances en tecnología e innovación

Rabasa ha citado también los tres ejes de acción en sostenibilidad social en los que está trabajando Expedia: con colectivos y organizaciones LGBTQ+ para favorecer su inclusión en toda la industria; para conseguir que los ecosistemas de pymes y pequeños operadores turísticos puedan generar empleo a largo plazo -han lanzado una aceleradora de startups-; además de haber elaborado una líneas de actuación para que gestores de destinos de todo el mundo puedan formar y formarse en sostenibilidad.

Asignaturas pendientes: certificaciones más transparentes

Entre las asignaturas pendientes en la aplicación de los principios de sostenibilidad a la actividad turística, Héctor Fernández, CEO de Turismo de Lanzarote, aboga por que “los indicadores que ya están sobre la mesa para medirla sean aceptados de forma global, con estándares validados por toda la comunidad internacional para no caer en falta de rigor y el conocido greenwashing”.

A ello se añade que “también debemos ser rigurosos con la medición y la obtención del dato. Ahí big data y sostenibilidad deben ir de la mano, volcando los datos en una plataforma para que puedan estar sometidos a la verificación del propio turista. El siguiente paso es el turismo regenerativo”.

De izq. a dcha, Iban Rabasa, de Expedia; Héctor Fernández, de Turismo de Lanzarote; Luigi Cabrini, de GSTC; y la moderadora, Blanca Pérez-Sauquillo, de Turespaña.

El Global Sustainable Tourism Council (GSTC) ha comprobado, como ha confirmado su presidente, Luigi Cabrini, que “existen 180 certificaciones turísticas de sostenibilidad, pero con pocas empresas certificadas, lo que limita su influencia en el mercado y debilita el mensaje que se quiere transmitir. Por ello hemos creado un programa de acreditación para fortalecer esas certificaciones, aumentar la transparencia y dotarnos de una plataforma con más impacto y reconocimiento a nivel global”.

Con este fin han llevado a cabo “un proceso de acreditación de certificadores, ya unos 70, de acuerdo a unos estándares de consenso global sobre cómo maximizar los beneficios de la actividad turística y reducir los impactos negativos, intentando que el equilibrio sea lo más positivo posible. En ese primer nivel acreditamos el contenido de las normas, para en un segundo analizar los procesos con el fin de asegurarnos que se adaptan a criterios de transparencia, donde apenas hay 10 certificadores”.

Asignaturas pendientes: comunicación al cliente

La segunda asignatura pendiente es, según ha reconocido Blanca Pérez-Sauquillo, subdirectora de Marketing de Turespaña, “cómo mejorar la comunicación para que el cliente perciba los esfuerzos que están realizando destinos y empresas para optimizar la gestión turística sostenible. Porque el turista responsable está dispuesto a pagar más, pero no tiene acceso a esa información”.

Cabrini ha citado un estudio de Booking.com que revela que “tres de cada cuatro actores del sector aplican medidas en este ámbito, pero sólo un tercio lo comunica, lo que implica que no ponen el foco en cliente, porque mejoraría la calidad y la experiencia de su visita”

Sin embargo ya se están dando pasos en esta línea: “En el GSTC estamos trabajando con Booking.com para que los hoteles con certificados coherentes con los criterios EGS tengan prioridad en búsquedas; TUI ha creado un marco para de momento 150 hoteles certificados por terceros que siguen nuestros criterios; ya hay compañías de cruceros que tienen todos sus tours en destino certificados en ESG; mientras que Turquía se ha comprometido a tener todos sus hoteles certificados antes de 2030”.

Más información generada en III Congreso de Destinos Turísticos Inteligentes celebrado en Valencia, en:

- Gestión de destinos con big data e inteligencia artificial: cinco problemas

- Accesibilidad como oportunidad para el desarrollo turístico

- “In pymes we trust”: nueva fase en gestión de destinos a través del dato

- Destinos turísticos inteligentes: experiencias internacionales

- Valencia, foco mundial de los destinos turísticos inteligentes

Héctor Fernández se ha mostrado partidario de que “la información de los resultados del esfuerzo del destino forme parte de los mensajes que transmite a sus visitantes, prueba de su compromiso en el día a día de su gestión”.

Por su parte Iban Rabasa ha recalcado que “la comunicación tiene que ser diferente en función del público al que se dirige: a los poderes públicos, pidiéndoles regulaciones inteligentes; a las empresas gestoras de destinos, para ayudarlas con conocimientos y técnicas para alinearse con los objetivos de sostenibilidad; y también a los consumidores para entender qué les preocupa y poder tomar así decisiones coherentes con lo que están buscando, porque también se quejan de eso”.

Los avances en este campo se verán impulsados, como ha concluido Cabrini, “si los grandes actores y potencias turísticas creen en ello y siguen trabajando para que los esfuerzos en sostenibilidad maduren un poco más y la relación con el mercado sea más efectiva que hasta ahora”

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.