El Gobierno estudia establecerlo entre 1.000 y 3.000 euros

El límite de pagos en efectivo restará ventas a las agencias de viajes

Las agencias online están tranquilas

Unas vacaciones para una pareja y dos niños superan ampliamente los 3.000 euros. Las agencias creen que limitar los pagos en efectivo perjudicará al negocio, al menos en principio.

El Gobierno anunció hace unas semanas su intención de limitar los pagos en efectivo, con el objetivo de reducir la economía sumergida. Como referentes tienen los casos de Italia (con un límite de 1.000 euros) y Francia (3.000).

El plan es que a partir de la cantidad que se establezca finalmente, se obligará a pagar a través de transferencias bancarias o tarjetas de crédito. Con esta medida se pretende que las ventas dejen un rastro, una trazabilidad, como han denominado en Italia a la nueva normativa.  

Precisamente en este país, las agencias de viajes ya han levantado la voz señalando que pierden clientes, según informaba el artículo de este diario “Las agencias italianas contra el límite de 1.000 euros en los pagos en efectivo”.

Expectación entre las agencias españolas

En España diversos representantes sectoriales han contestado a HOSTELTUR noticias de turismo mostrando su preocupación por el posible efecto, al menos en un primer momento. Varios han coincidido en señalar que “es innegable la influencia que esta medida puede tener sobre el negocio de las agencias, en tanto que existe un grupo de clientes relevante que nos abonan sus viajes en efectivo por conceptos que en ocasiones exceden esos límites sobre los que se especula”, no obstante, confían “en que la adopción de la medida, en caso de confirmarse, modifique esa costumbre, aunque naturalmente por el camino perderemos una cifra de ventas que en cualquier caso no será crucial”.

En un sentido similar se ha manifestado el director general de Viajes Halcón-Ecuador, Fernando García Rascón, que cree que “habrá que esperar y ver, pero que en principio no creo que deba afectar a las ventas”.

Más claramente en contra se manifiesta el presidente de GEA, Prisciliano Fernández, que señal que “todo lo que limite alguna de las formulas de pago, perjudicará a la venta. Cuando todo está orientado a dar facilidades al consumidor para la compra, poner dificultades a una de las fórmulas de pago será un perjuicio. Creo que existen otras formulas más idóneas para perseguir el blanqueo de dinero que no perjudiquen a uno de los sectores más afectados por la crisis que padecemos”.

Las online, tranquilas


Por su parte, las agencias de viajes online no apreciarán ninguna variación, dado que todas sus ventas se realizan mediante tarjeta. Y, en cuanto a las presenciales, al mencionado efecto, se sumará el incremento de costes por cobrar con tarjeta, en concepto de comisiones a bancos y entidades emisoras de ese medio de pago. 

 

Comentarios 2

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

David31/01/2012 13:01:57

Esto es absurdo. No tienen más que hacer el pago en metálico en varios días y ya está. Por nuestra parte, si la legislacón cambia, el cliente podrá seguir pagando en efectivo las cantidades que considere oportunas. Nosotros lo llevaremos al banco en varios días y punto. No le voy a decir a un cliente que así no me puede pagar. FALTARÍA MAS¡¡¡¡

00 Más comentarios del lector Responder

Yolanda1/02/2012 3:02:48

Que manía les ha dado a los poderes políticos / jurídicos / económicos de este pais de pandereta en decidir en nombre de mi empresa.... Si al final vamos a tener que pedirles permiso hasta para "vender" !!! Ya tiene guasa el tema...
Si finalmente acaban implantando una ley como esa, SÓLO la acataré si por el hecho de cobrar a un cliente mediante tarjeta de crédito, NO tengo que ceder ni un EURO de mi beneficio, es decir sin que se me descuente ni un céntimo por utilizar un TPV cuando un cliente pague con "plástico" si así él lo decide. Porque tanto dá que un cliente pague con una tarjeta de crédito o de débito. Aquí quién sale perdiendo siempre es la agencia, así que por ahí no voy a tragar. Y si el cliente desea realizar una transferencia bancaria, como su entidad y la mia sean diferentes, pués a mi cliente no le queda más remedio a dia de hoy, que aceptar que su entidad bancaria le aplique gastos, que se traduce en encarecer el coste de su viaje.
Ya está bien de tocar las narices desviando nuestra atención para que no "veamos" lo que "cuecen" por otro lado, no ? Pués estoy con David, nos podemos dedicar todos a facturar los viajes por capítulos, para que las ventas de servicios no nos obliguen a tener que hacernos cargo de unos gastos bancarios. ¿Quizá lo que pasa es que las agencias ganamos demasiado dinero? ¿Será por qué recibimos comisiones altísimas por nuestras ventas? ¿Quizá les parezca poco que vendamos algún producto sin recibir comisión alguna, lease la venta de billetaje aéreo ?
¿por qué no se preocupan de perseguir a los que ya saben si la intención es realmente blanquear dinero negro ?
No sigamos comportándonos como borregos, aceptando que nos la vuelvan a jugar... Ya está bien. que bastante tenemos ya con seguir al pié del cañón, aguantando las consecuencias de sucesos como huelgas, quiebras obscuras de compañías aéreas, capitanes irresponsables que hunden la flota, etc..., etc... etc...Es que me muero de la risa !!!
¿Cómo y porqué seguimos aguantando a estos "hábiles" dirigentes, preocupados por erradicar el "blanqueo" de dinero mediante los pagos en efectivo en las agencias de viajes mientras siguen permitiendo que los bancos ayuden a quienes disponen de dinero negro para evadirlo a paraísos fiscales ? Ya lo dije la semana pasada. NO SOMOS PANOLIS, señores ! Pongan a quién tengan que poner ante las cuerdas y déjennos trabajar con un mínimo de dignidad, por favor :-) Sólo deseamos seguir trabajando en un sector que a día de hoy no está en declive como lo están otros por culpa de burbujas inmobiliarias y de actuaciones bancarias que rallan la inmoralidad.

00 Más comentarios del lector Responder

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.