Diario 5405 18.10.2018 | 11:56
Hosteltur: Noticias de turismo

Los hoteles de la Playa de Palma de Mallorca aumentan en un año de 400 a 4.000 las plazas de ‘todo incluido’

4 agosto, 2003
Los hoteleros de la Playa de Palma han rescatado la fórmula del 'todo incluido', para reanimar el alicaído mercado turístico y mejorar el balance de la temporada. Frente a las escasas 400 plazas hoteleras que el año pasado se habilitaron utilizando esta fórmula, este año ya son más de 4.000 los paquetes turísticos vendidos y acogidos a este sistema. Un incremento del 1.000%, respecto a la temporada anterior, que pone en evidencia la importante apuesta efectuada desde el sector turístico palmesano por el sistema del 'all inclusive', y que a día de hoy alcanza ya el 10% de las 40.000 plazas vacacionales con que cuenta la Playa de Palma. Mediante este sistema de facturación hotelera el establecimiento proporciona, dentro del precio acordado y con carácter adicional al alojamiento y la pensión completa, una serie de servicios y consumiciones, en la mayoría de los casos con una gran amplitud en su utilización y consumo.
Los hoteleros de la Playa de Palma han rescatado la fórmula del 'todo incluido', para reanimar el alicaído mercado turístico y mejorar el balance de la temporada. Frente a las escasas 400 plazas hoteleras que el año pasado se habilitaron utilizando esta fórmula, este año ya son más de 4.000 los paquetes turísticos vendidos y acogidos a este sistema. Un incremento del 1.000%, respecto a la temporada anterior, que pone en evidencia la importante apuesta efectuada desde el sector turístico palmesano por el sistema del 'all inclusive', y que a día de hoy alcanza ya el 10% de las 40.000 plazas vacacionales con que cuenta la Playa de Palma. Mediante este sistema de facturación hotelera el establecimiento proporciona, dentro del precio acordado y con carácter adicional al alojamiento y la pensión completa, una serie de servicios y consumiciones, en la mayoría de los casos con una gran amplitud en su utilización y consumo. De esta forma, y una vez reservada la plaza, el turista se garantiza la gratuidad durante las 24 horas del día de todos los servicios dentro del recinto turístico. En el caso de la Playa de Palma los establecimientos acogidos a esta forma de contratación son, en su gran mayoría, de tres estrellas, y en algunas ocasiones, los menos, de cuatro. La apuesta de los empresarios turísticos del Arenal por este sistema se debe a la buena receptividad del mercado hacia una fórmula que, por un lado, garantiza el control del gasto familiar durante las vacaciones y que, además, este año se ha vendido sin ofertas, a diferencia de otros productos, como media pensión o pensión completa. El visitante acogido al 'todo incluido' no tiene que preocuparse durante su estancia en la Playa de Palma por hacer desembolsos extras en la oferta complementaria, bares y restaurantes, por ejemplo, a la hora de asegurarse su manutención. Esta fórmula supone para el hotelero un aumento de ingresos, por el mayor precio del producto. Por contra es un nicho de mercado muy determinado dirigido a familias con dos o tres hijos, de clase media, y con un abanico de precios muy amplio que varía en función de los complementos ofertados. A su vez el empresario está obligado a hacer un esfuerzo e inversión adicional, sobre todo, en la contratación de recursos humanos, indispensables para tener a punto durante las 24 horas del día, y a máximo rendimiento, el conjunto de las instalaciones del establecimiento. La contratación afecta a todos los ámbitos laborales, camareros, cocineros y hasta equipos de animación. De hecho, según los datos que se manejan en la asociación hotelera de la Playa de Palma, los empresarios que han puesto sus plazas bajo este sistema son los que han efectuado una mayor contratación de personal, algo a destacar en un año donde muchos establecimientos han efectuado importantes recortes de plantilla. Aunque la Playa de Palma es un destino preferente para el mercado alemán, este sistema, según apuntan las fuentes consultadas, se ha vendido muy bien en toda clase de mercados inglés, francés e incluso en la Península. El sistema de 'todo incluido', no es nuevo ni único en la Playa de Palma, ya que hoteles de Alcúdia o Cala Millor, lo incorporaron hace ya años. En el Arenal, sin embargo, a pesar de que habían existido experiencias en años precedentes, aún no se había extendido con la envergadura que lo ha hecho este verano. Hasta la fecha había sido predominante en destinos con una oferta complementaria débil o escasamente representativa, sin paralelismo por tanto en el caso de Mallorca. Todo apunta que el éxito de este sistema tendrá su continuidad en años posteriores por las exigencias de los turoperadores a los empresarios para habilitar un mínimo de plazas de esta clase. Aunque todos dentro del sector turístico de la Playa de Palma defienden la bondad de esta contratación, sobre todo en un año muy negativo en cifras de ocupación y rendimiento, desde la Asociación de Hoteleros del Arenal, el mayor emplazamiento turístico de Baleares en número de camas, se asevera que no todos los establecimientos de la zona son aptos para poder acogerse a esta fórmula. Para ello, los hoteles deben tener sobre todo unas instalaciones acordes para sobrellevar un stock muy importante de alimentos de toda clase, además de equipamientos complementarios, piscinas, pistas polideportivas y de ocio que le garanticen al turista una estancia satisfactoria dentro del complejo. «Creemos que podemos llegar, en principio, a un máximo de 6.000 plazas el año próximo, pero no creo que podamos superar esa barrera», apunta en este sentido el presidente del colectivo de hoteleros con sede en el Arenal, Jordi Cabrer que apostilla: «Al turista no se le puede engañar». De ahí que entre los hoteleros, y ante la previsible reacción en contra que puede suscitar esta fórmula dentro de la castigada oferta complementaria, ya se asegura que el sistema de 'todo incluido' hay que verlo con mentalidad positiva y para un vector de mercado muy específico. Se descarta por ello que su implantación se generalice en la mayoría de hoteles de la Playa de Palma. «Todos los empresarios del sector servicios nos tenemos que reciclar, y ofrecer el mayor abanico de opciones de que dispongamos», destaca Cabrer. (I.R., diario El Mundo-El Día de Baleares, 04/08/03)

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.