Diario 5514 23.02.2019 | 04:37
Hosteltur: Noticias de turismo
La empresa recurre la sentencia

Islantilla Golf Resort, obligada a levantar una valla de 30 metros en su hotel

El establecimiento se ubica en la provincia de Huelva 18 febrero, 2012

Islantilla Golf Resort tendrá que levantar una valla en su hotel, ubicado en Islantilla (Huelva), para proteger a los vecinos de las bolas de golf lanzadas desde su campo.

Así lo ha decidido el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 4 de Ayamonte, que ha fijado que la altura de la valla debe ser de 30 metros como mínimo. El coste estimado de esta instalación podría rondar los 360.000 euros.

Se trata de proteger sobre todo a las viviendas situadas en el entorno del campo de prácticas. Son casas que se sitúan muy próximas al hotel y al montículo desde donde los golfistas dan golpes largos de inicio del recorrido.

El problema empezó cuando algunos vecinos plantearon su demanda en el verano de 2009, por los impactos sufridos principalmente en sus viviendas (aunque también se ha dado el caso de algún daño en las personas), entendiendo que la red de protección existente no era suficiente. Según recoge Efe, la denuncia fue presentada tras no llegar a un acuerdo amistoso “y extrajudicial” para solucionar este conflicto.

La empresa declaró en el juicio que elevar la valla actual unos veinte metros sería suficiente e incluso se comprometió a usar bolas de prácticas de un material que alcanzase menos altura, lo que no fue aceptado por el juez.

Desde Islantilla Golf Resort han informado de que han recurrido la sentencia, presentando un recurso de apelación y han cursado una solicitud para que se anule el proceso judicial por entender que se ha vulnerado su derecho de defensa. Según sus explicaciones, el establecimiento no pudo presentar todas las pruebas con las que contaba durante la celebración del juicio, que tuvo lugar el pasado mes de enero, debido a una "maniobra procesal irregular" cometida por la parte demandante. Asimismo han asegurado que se han adoptado medidas destinadas a evitar cualquier tipo de perjuicio a los demandantes, como prohibir el uso del driver o utilizar pelotas que alcancen menos altura.

Por su parte, los vecinos, con la sentencia dictada, reclaman que la valla se levante cuanto antes, ya que “el hotel se encuentra abierto durante todo el año, así como su campo de golf, y son muchas las personas que, también todo el año, viven en la urbanización de su entorno más próximo, denominada Las Lomas”.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.


Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.