Diario 5323 16.07.2018 | 07:22
Hosteltur: Noticias de turismo

El presidente de la Federación Hotelera de Mallorca propone un "frente común y no sucumbir ante ofertas devastadoras"

13 diciembre, 2003
El presidente de la Federación Hotelera de Mallorca, Pedro Cañellas, rechaza las pretensiones de los turoperadores británicos de que los hoteleros de Mallorca bajen los precios y propone un "frente común para mantener la relación de calidad precio y no sucumbir ante ofertas devastadoras". Cañellas pronunció en la noche de ayer viernes un discurso en la tradicional Noche de Navidad, cena que anualmente ofrece la FEHM al sector, ocasión en la que la Federación concede sus Insignias de Oro, en esta ocasión a ocho personalidades del sector hotelero mallorquín.
El presidente de la Federación Hotelera de Mallorca, Pedro Cañellas, rechaza las pretensiones de los turoperadores británicos de que los hoteleros de Mallorca bajen los precios y propone un "frente común para mantener la relación de calidad precio y no sucumbir ante ofertas devastadoras". Cañellas pronunció en la noche de ayer viernes un discurso en la tradicional Noche de Navidad, cena que anualmente ofrece la FEHM al sector, ocasión en la que la Federación concede sus Insignias de Oro, en esta ocasión a ocho personalidades del sector hotelero mallorquín. Los galardonados fueron en esta ocasión: José Lorenzo Mulet Sanz, vicepresidente ejecutivo de Empresas Barceló; Sebastián Serrano Socías, presidente y propietario de Hoteles Serrano; Miguel Font Serra, socio genente de IR Hoteles; Juan Socías Socías, propietario de JS Hotels; Juan Llull Juan, presidente de Hipotels; Pedro Pascual, de Viva Hotels; Manuel Salamanca Bauzá, director propietario del Hotel Restaurante Es Reco de Randa; y Miguel Fluxá, Grupo Iberostar. En el transcurso del acto, Pedro Cañellas ha entregado, además, una placa a José Díaz Montañés por el "gran trabajo realizado desde Zontur para la creación de la Confederación Española de Hoteles, que ahora preside, con una representación nacional de más de un millón de plazas hoteleras". Durante su discurso, Pedro Cañellas ha hecho un análisis de la delicada situación turística que se prevé para el próximo año, con un mercado alemán, en débil pero previsible alza, y un mercado inglés que, de momento, no responde, debido a la depreciación de la libra esterlina respecto al euro. "El año 2004 viene cargado de incertidumbres", afirmó Cañellas, "Incertidumbres nuevas o viejas que nos obligarán a adecuar nuestros mecanismos de gestión a las nuevas demandas de mercado. Se están consolidando nuevas formas de demanda, con características distintas a las anteriores, que debemos afrontar con nuevas ideas, si queremos corregir la tendencia a la baja de los últimos ejercicios económicos", agregó Cañellas, quien considera que "si somos empresarios de verdad, lo que debemos hacer es aprender la lección de los pasados años y trabajar intensamente para transformar las dificultades en "know how", como hemos hecho siempre". En su discurso, Cañellas se opuso a las pretensiones de los turoperadores ingleses en el sentido de que los hoteleros bajen los precios, "todos sabemos que esta no es la solución. No es posible, ni positivo, que los primeros catálogos de noviembre ya salgan a la calle con precios de oferta. Es una dinámica negativa que es preciso corregir entre todos, con buena letra y sin nervios". En tal sentido, Cañellas propone "hacer un frente común para mantener nuestra relación de calidad precio y no sucumbir ante ofertas devastadoras que no sirven para nada más que para perjudicar a cada uno de los eslabones de la cadena turística y a la economía de nuestra isla." Como solución a los problemas que afectan al sector, Cañellas propone la unión del sector, "para aprovechar al máximo nuestras ventajas, corregir los errores que todos sabemos que existen. Debemos plantar cara a las nuevas tendencias de mercado, ofreciendo un valor añadido más diáfano a un destino tradicional como el nuestro". También se refirió al tema de la promoción de Baleares y reclamó, como han hecho otros profesionales del sector, "una política turística adecuada a la situación actual", "para recuperar el turismo y no simplemente para mantenerlo", precisó. Refiriéndose a las infraestructuras, Cañellas afirmó tajante que "Mallorca se está quedando obsoleta" y pidió soluciones para que la isla no quede fuera del mercado, "necesitamos soluciones pragmáticas a los problemas reales que afectan al día a día económico y laboral de nuestra isla". (HOSTELTUR) (redaccion@hosteltur.com)

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios

Esta noticia no tiene comentarios.