No será suficiente con agilizar los visados

ETOA insiste en denunciar los problemas del receptivo en Reino Unido

Las compañías están llevando sus bases fuera de Europa

La European Tour Operators Association (ETOA) ha mostrado su satisfacción por la decisión del Gobierno de Reino Unido de agilizar la obtención de visados, pero alerta de que se sigue sin abordar el problema de fiscalidad que sufre el sector de receptivo.

Los turoperadores alertan de que Reino Unido está perdiendo visitantes. Foto: David Iliff. Los turoperadores alertan de que Reino Unido está perdiendo visitantes. Foto: David Iliff.

La asociación ha alertado en numerosas ocasiones recientemente sobre las trabas administrativas que obstaculizan el crecimiento del país como destino turístico. Mientras que el problema de visados afecta a mercados emergentes como el chino o indio, en el caso de los impuestos influyen también en otros emisores muy importantes y consolidados de larga distancia, como el estadounidense y el japonés.

ETOA explica que un gran número de los visitantes procedentes de estos mercados llegan a través de turoperadores con sede británica, que se hayan sometidos a la aplicación del denominado Tour Operators’ Margin Scheme (TOMS). Se quejan de que este impuesto, a pesar de su nombre, no se aplica sobre el margen de beneficios, sino sobre una cantidad correspondiente a los costes de los distintos componentes del paquete turístico y el precio cargado al consumidor, que los está ahuyentando.

Como informó HOSTELTUR, los turoperadores europeos han alertado de la fuerte caída del turismo entrante en Reino Unido de cara a 2012, un problema generado especialmente por la subida de los precios, pero que se agravaría si persisten los obstáculos de visados y la fuerte fiscalización del receptivo.

ETOA denuncia que todos los servicios que realizan los turoperadores de receptivo están siendo fiscalizados, incluyendo comisiones de los agentes o los costes de comercialización. De esta forma, añade, para un turoperador especializado en larga distancia equivale a un impuesto de sociedades del 800%.

Sin embargo, si una compañía tiene su base fuera de la Unión Europea sortea el pago, lo que está generando la proliferación de este sistema entre las compañías de receptivo. Es algo que no tienen que hacer quienes venden servicios turísticos de fuera de la UE (como por ejemplo viajes a Turquía o Florida), ya que están libres de este impuesto.

En definitiva, ETOA concluye que el tratar los servicios turísticos como un bien al que se le apliquen normas de exportación es un error, y ya lo está pagando Reino Unido como destino.

 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.