Pimem estudia denunciar a Trasmediterránea ante los tribunales por el cierre de líneas entre Mallorca y la Península

Los servicios jurídicos de la Pequeña y Mediana Empresa de Mallorca (Pimem) están estudiando denunciar el próximo mes de septiembre a la compañía Trasmediterránea ante el Tribunal de Libre Competencia y la Comisión Antimonopolio por el cierre de líneas marítimas comerciales entre Mallorca y la Península.

Los servicios jurídicos de la Pequeña y Mediana Empresa de Mallorca (Pimem) están estudiando denunciar el próximo mes de septiembre a la compañía Trasmediterránea ante el Tribunal de Libre Competencia y la Comisión Antimonopolio por el cierre de líneas marítimas comerciales entre Mallorca y la Península. Así lo manifestó ayer el secretario general de Pimem, Carlos Miranda, quien también acusó a la naviera de empeorar el servicio de distribución de mercancías y encarecer tarifas, hechos que calificó de "intento de monopolizar" las comunicaciones marítimas de Baleares. Miranda manifestó, como ya lo hiciera la patronal Afedeco, que los problemas de suministro de materiales al sector de la Construcción ya son "acuciantes", aventurando que, en breve, se extenderán al pequeño y mediano comercio. En este sentido, comentó que Pimem buscará además el "amparo" de la Consejeria de Industria y el Ministerio de Fomento, a fin de "frenar" lo antes posible la situación que consideran que se está dando en los transportes comerciales por mar hacia Baleares. Según Miranda, las compañías navieras que operan entre Baleares y la Península se han venido reduciendo en el último año, tras el cierre en 2004 de JOS y después de que Transmediterránea adquiriese en 2005 Transportes Marítimos de Alcúdia (TMA). Al mismo tiempo, Pimem asegura tener documentación que prueba que en este periodo se ha producido un encarecimiento de las tarifas de Trasmediterránea de hasta un 65 %, pasando de los 300 euros por flete (contenedor) de febrero a los 500 euros que se pagan en la actualidad. "Hay rumores de un nuevo incremento de hasta un 30 % antes de final de año", dijo Miranda. Para el representante de los pequeños y medianos comerciantes, el hecho que la Trasmediterránea compre líneas marítimas y después las cierre es un "atentado contra la libre competencia", ya que ahora sólo queda otra naviera cubriendo las comunicaciones con la Península, Iscomar, lo que Miranda calificó de "situación tercermundista". 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.