Diario 5328 21.07.2018 | 02:35
Hosteltur: Noticias de turismo

El hotel medio de Baleares es un 3 estrellas de primera línea, con 32 años de antigüedad, según indica un estudio

21 octubre, 2005
"Es necesario modernizar y mejorar la planta hotelera de Baleares para aumentar su valor añadido, y llevar a cabo una estrategia de reconversión". Son las dos recomendaciones con las que concluye el informe "Análisis de la oferta hotelera balear" encargado por la Agrupación de Cadenas Hoteleras al Centro de Investigación Económica de las Islas (CRE en sus siglas en catalán).
"Es necesario modernizar y mejorar la planta hotelera de Baleares para aumentar su valor añadido, y llevar a cabo una estrategia de reconversión". Son las dos recomendaciones con las que concluye el informe "Análisis de la oferta hotelera balear" encargado por la Agrupación de Cadenas Hoteleras al Centro de Investigación Económica de las Islas (CRE en sus siglas en catalán). El director del CRE, Antoni Riera, explicó que el informe ha permitido definir las características del "hotel-tipo" en Baleares: sería un establecimiento de 3 estrellas (constituyen el 54% de la oferta y el 37% de los establecimientos), con unas 340 plazas y 165 habitaciones, situado en primera línea de playa (el 41% de los encuestados), en un edificio de 5 plantas, construido sobre un terreno de 14.000 metros cuadrados (con un grado de urbanización del 48%), de 32 años de antigüedad, y reformado como media hace 4 años. Además, abriría una media de siete meses al año, aunque los de mayor categoría, suelen abrir 11 meses. Ante este panorama, el CRE aconseja a los hoteleros del archipiélago "modernizar las instalaciones con una renovación encaminada a mantener buena parte de la demanda de sol y playa que tantos años llevamos cultivando y nos ha costado fidelizar; y por otra parte reconvertir los establecimientos, porque con los hábitos cambiantes del sector turístico, la oferta de Baleares debería especializarse en segmentos de demanda más plural y segmentada, más allá del sol y playa". En la reconversión, dos posibilidades que apunta el CRE serían "transformar los establecimientos hoteleros en vivienda residencial o modificar los hoteles respondiendo a la demanda de los turistas de plazas con mayor dotación de superficie de solar y de servicios". La dificultad es ganar espacio ante el elevado nivel de ratio urbanístico de las zonas hoteleras de Baleares. RECUPERAR LA RENTABILIDAD Francisco Miralles, presidente de la Agrupación de Cadenas Hoteleras no se atrevió a dar un porcentaje de hoteles "obsoletos" o un nivel concreto de sobreoferta, pero aseguró que "está clarísimo que sobra oferta y que hay que arreglar lo que hay porque estropea el mercado y nos encontramos con situaciones como la que vivimos ahora en Baleares, donde las ocupaciones son buenas pero los precios no, y baja la rentabilidad". Para Miralles, la solución pasa por "mejorar la oferta, no solo en equipamiento y servicios, también en personal integrado con esta nueva demanda". El presidente de la agrupación afirma que "las cadenas hoteleras ya han apostado por esta mejora, mediante cursos de formación e incentivando al personal a ofrecer un mejor servicio". Pero la modernización no debe detenerse, "la renovación hotelera debe ser constante y una reforma en profundidad de los establecimientos nunca debe esperar más de 6 ó 7 años". La ecuación final sería para Miralles "reconvertir los hoteles eliminando plazas del mercado, lo cual haría que haya más demanda que oferta, se puedan subir los precios y se recupere la rentabilidad". HOTELES OBSOLETOS: UN 61% DEBE MEJORAR A juicio del CRE, "un porcentaje de la oferta roza la obsolescencia, pero habría que analizar con mucho detalle cada tipo de establecimiento". Según Antoni Riera, el estudio "pone de manifiesto que hay hoteles de una antigüedad de 40 años, con servicios demasiado básicos que no están orientados a esta nueva demanda más especializada". Según el análisis, los hoteles del archipiélago se pueden agrupar en cuatro grandes bloques: un 22% de ellos son de baja categoría (1 ó 2 estrellas), tiene más de 40 años y está orientado al producto sol y playa, con una gran estacionalización y normalmente no están asociados a grandes cadenas; el 39% es de 3 estrellas, con dotación de servicios básicos, de nuevo dirigido a la demanda de sol y playa estacional, pero perteneciente en un 69% a un gran grupo hotelero; el 25% de entre 3 y 4 estrellas, con servicios básicos y algún otro añadido, algo más diversificado y ligado a un grupo hotelero; y por último un 14% de hoteles de alta categoría (4 ó 5 estrellas), muy bien situados, con diversificación de ofertas y que permanecen abiertos 11 meses al año. Según esta clasificación, prácticamente el 61% de la oferta hotelera balear requeriría algún tipo de renovación. Antoni Riera apostó por una reinversión de los beneficios "hay que tener en cuenta que entre los años 60 y el año 2000 Baleares ha acumulado más de 30.000 millones de euros de capital, todo él invertido por empresarios, en su mayoría del sector turístico, y hoy en día es necesario rentabilizarlos, poniéndolos al día". Baleares es la comunidad autónoma con más plazas hoteleras de España, 314.021, distribuidas en 1.272 establecimientos. El "Análisis de la oferta hotelera balear" ha sido realizado entre una muestra de 311 establecimientos de la Agrupación de Cadenas Hoteleras, que reúnen más de 94.000 plazas, aproximadamente una cuarta parte del total. (Susana Carricajo/HOSTELTUR) (hoteles@hosteltur.com)

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios

Esta noticia no tiene comentarios.