Zapatero inaugura el AVE a Toledo

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, presidió ayer la inauguración del nuevo corredor de Alta Velocidad entre Madrid y Toledo, enmarcándolo dentro de la "apuesta decidida" del Gobierno central por la modernidad, la innovación, la cohesión territorial y la solidaridad. Sin embargo no todo fue de color rosa, trabajadores y usuarios del AVE se manifestaron en protesta por la reducción de empleados y el precio de los billetes, protesta repetida, por motivos muy diferentes, en los partidos aragoneses.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, presidió ayer la inauguración del nuevo corredor de Alta Velocidad entre Madrid y Toledo, enmarcándolo dentro de la "apuesta decidida" del Gobierno central por la modernidad, la innovación, la cohesión territorial y la solidaridad. Sin embargo no todo fue de color rosa, trabajadores y usuarios del AVE se manifestaron en protesta por la reducción de empleados y el precio de los billetes, protesta repetida, por motivos muy diferentes, en los partidos aragoneses. El jefe del Ejecutivo descubrió la placa inaugural en la estación de Toledo tras realizar desde la estación de Atocha de Madrid el primer viaje de este corredor, junto a la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez; el ministro de Defensa, José Bono; el presidente de Renfe, José Salgueiro; la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre; el presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, y el alcalde de Toledo, José Manuel Molina. Zapatero inició su discurso inaugural proclamando el "día histórico" de hoy para Madrid, Toledo y España, ya que el nuevo corredor supondrá incrementar las oportunidades y el bienestar, y servirá para integrar territorios, abriendo un horizonte "prometedor" para muchos ciudadanos, que parte del "presente positivo por el que atraviesa España". Aprovechó para recordar que la nueva línea de Alta Velocidad esta directamente relacionada con el primer corredor Madrid-Sevilla puesto en marcha en 1992, que, afirmó, puso "bien alto el listón de la excelencia" y que actualmente está reconocido como "alternativa incontestable" por su "rapidez, seguridad, comodidad, flexibilidad y gran adaptación a compromisos y exigencias medioambientales". Además, argumentó que esta nueva línea abrió entonces el Sur de España a "caminos desconocidos hasta ese momento", siendo así "palanca decisiva de la cohesión y vertebración" del país. En general, Zapatero enmarcó esta obra en el contexto del "esfuerzo general" del actual Gobierno para modernizar España, al detallar que en este tiempo el Ejecutivo ha puesto en servicio 54 kilómetros de líneas de altas prestaciones, y que hay en España en fase de construcción 1.000 kilómetros de Alta Velocidad entre los que destacó el "decidido impulso" a la línea de AVE a Valencia, en la cual se encuentra en fase de obra algo más de un tercio. 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.