Portugal: El Gobierno apuesta por un gran aeropuerto en Lisboa

El ministro luso de Obras Públicas, Mario Lino, presentó ayer en sociedad el proyecto para construir el esperado nuevo aeropuerto de Lisboa en Ota, y dijo que se pretende que rivalice en capacidad con el de Madrid.

El ministro luso de Obras Públicas, Mario Lino, presentó ayer en sociedad el proyecto para construir el esperado nuevo aeropuerto de Lisboa en Ota, y dijo que se pretende que rivalice en capacidad con el de Madrid. "El aeropuerto de Ota debe ser una alternativa al de Madrid, a nuestra escala", afirmó Lino, mientras dos de las principales patronales lusas ya han mostrado dudas sobre la conveniencia de llevar a cabo una infraestructura de tal magnitud. Lino definió el plan del Ejecutivo socialista como proyecto que evitará el aislamiento de Portugal en la península Ibérica y que creará más de 56.000 puestos de trabajo, a través de la construcción del aeropuerto, que debería estar en funcionamiento en 2017. Pero las patronales Confederación de la Industria Portuguesa (CIP) y Asociación Empresarial de Portugal (AEP) contestaron desde las páginas de los periódicos un proyecto que distintos sectores juzgan innecesario. El presidente de CIP, Francisco van Zeller, reconoció que en sus contactos con otros empresarios, tanto de grandes firmas como de medianas o pequeñas, y salvo a escala local, no encontró apoyo al proyecto de Ota, a 40 kilómetros de Lisboa. Van Zeller dijo que el actual aeropuerto de Lisboa, en Portela, tiene aún capacidad de aumentar el número de vuelos y apuntó a la península de Setúbal, mucho más cercana de la capital, como alternativa a Ota. El presidente de AEP, Ludgero Marqués, también se opuso a la construcción del aeropuerto por entender que Portela, junto con la vecina base militar de Figo Maduro tienen condiciones para recibir hasta 25 millones de pasajeros anuales. Marqués apuntó otras alternativas más cercanas y, dada la implantación de su patronal en el norte de Portugal, señaló el peligro de que perjudique al aeropuerto Sa Carneiro de Oporto y a su condición de punto neurálgico de transporte del noroeste de la península Ibérica Pero otra gran patronal lusa, la Asociación Industrial Portuguesa (AIP), ha difundido un estudio que considera adecuada la elección de Ota. También ha mostrado su desacuerdo el sector turístico lisboeta tras conocer un estudio de la consultora Roland Berger que advierte de que, si el nuevo aeropuerto se construye en Ota, se corre riesgo de perder viajeros por la excesiva distancia al centro de la capital. Lino reconoció que el estudio sugiere que casi un 2,5 por ciento de los turistas actuales pueden perderse si el aeropuerto se edifica a unos 50 kilómetros de Lisboa, pero consideró poco relevante ese porcentaje y resaltó que el Gobierno estudia unir capital y aeropuerto mediante una lanzadera ferroviaria. Otro aspectos peliagudo del proyecto es su financiación, que Lino adelantó se tratará de sufragar mediante la asociación de capitales públicos-privados, y con la aportación de fondos de la Unión Europea. El ministro apuntó que para hacer realidad ese proyecto puede tener sentido pasar a privatizar la empresa Aeropuertos y Navegación Aérea (ANA), que gestiona los aeropuertos lusos. Las previsiones de los analistas consideran que los resultados operativos del nuevo aeropuerto lisboeta, a unos 40 kilómetros al norte de la capital, podrían rondar los 200 millones de euros en el primer año de operatividad y que en el mismo período podrían utilizarlo unos 19 millones de pasajeros. 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.