Diario 5968 09.08.2020 | 04:22
Hosteltur: Noticias de turismo
Edición España.

Miles de turistas viven su particular calvario por huelga en Aerolíneas Argentinas

29 noviembre, 2005
La huelga de pilotos y técnicos de Aerolíneas Argentinas, del grupo español Marsans, entró hoy en su quinto día sin una solución a la vista, con 168 despidos y el bloqueo del mayor aeropuerto del país, que ya afecta a unos 30.000 turistas.
La huelga de pilotos y técnicos de Aerolíneas Argentinas, del grupo español Marsans, entró hoy en su quinto día sin una solución a la vista, con 168 despidos y el bloqueo del mayor aeropuerto del país, que ya afecta a unos 30.000 turistas. El presidente de Aerolíneas Argentinas, el español Antonio Mata, llegó ayer a Buenos Aires con vistas a mantener una reunión con las autoridades, en medio de múltiples gestiones para restablecer el diálogo entre las partes en conflicto. Mientras, el sindicato del personal aeronáutico (azafatas y comisarios de a bordo) ofreció su mediación luego de rechazar el método de protesta de los técnicos y pilotos, que reclaman una subida de sus salarios y han desacatado la conciliación obligatoria dictada el viernes último por el Ministerio de Trabajo. En medio de un caos de tránsito y una temperatura de 30 grados centígrados, cientos de pasajeros tuvieron que caminar ayer más de un kilómetro hasta el aeropuerto de Ezeiza, a las afueras de Buenos Aires, porque los huelguistas habían cortado la autopista de acceso a esa estación aérea, la mayor del país. El tránsito quedó parcialmente restablecido al cabo de unas horas, cuando los manifestantes aceptaron desalojar algunos de los carriles de la autopista, mientras que miles de turistas permanecían en el aeropuerto en busca de alternativas para poder viajar. Los viajeros sufren trastornos similares en el aeropuerto Jorge Newbery de Buenos Aires, dedicado a vuelos regionales, donde muchos protestaron a viva voz tanto contra los huelguistas como contra Aerolíneas Argentinas, que junto con su subsidiaria Austral controla el mercado aeronáutico local. "Hemos pasado unos lindos días en Argentina e intentamos irnos de regreso con la intención de no volver nunca más", declaró con sorna un turista italiano a los canales de la televisión. El sindicato de técnicos aeronáuticos denunció que la compañía de capital español impidió ayer el ingreso de unos 800 trabajadores a los talleres y oficinas que posee en Ezeiza y la estación de Jorge Newbery, y comenzó a enviar los telegramas de despido de 168 empleados en conflicto. "Nos encontramos con la sorpresa cuando fuimos a trabajar y no nos quedó más remedio que cortar la autopista", afirmó Claudio Morales, uno de los delegados de los técnicos, quien acusó a la aerolínea de agudizar el conflicto "para presionar al Gobierno para que le dé algún subsidio". Por medio de un comunicado, el gremio de los técnicos subrayó que "no está garantizada" la seguridad de los vuelos que la compañía "pueda poner en servicio", porque los encargados del mantenimiento de los aviones están en huelga y "el personal jerárquico" que pudiera reemplazarlos "no se encuentra debidamente encuadrado en esa actividad especifica". El diputado Ariel Basteiro, ex dirigente de este sindicato, dijo ayer que el conflicto "no es sencillo de resolver" porque el aumento salarial que piden los huelguistas "está muy lejos de lo que ofrece la empresa". "Esto se ha complicado mucho más con los 168 telegramas de despido que envió Aerolíneas, una actitud que la empresa toma para cambiar el eje del conflicto y no estar discutiendo los salarios, sino la reincorporación de los cesados", comentó a radios locales. "La resolución de esta huelga no será ni hoy ni mañana" y el conflicto "puede terminar de la peor forma", puntualizó Basteiro, quien indicó que se llevan a cabo gestiones para que Mata se reúna con las autoridades en busca de restablecer el diálogo. Una delegación de la Asociación del Personal Aeronáutico (APA), que reúne a los empleados de a bordo y administrativos de la aerolínea, ofreció ayer su mediación luego de mantener una serie de reuniones con funcionarios del Gobierno. "El 80 por ciento de los trabajadores no se adhiere al paro y tampoco está de acuerdo con esta forma de protesta, que tiene a los pasajeros como rehenes del conflicto", declaró a los periodistas la diputada Alicia Castro, una antigua dirigente de APA. La legisladora destacó que suman 6.800 trabajadores los que rechazan esta huelga, reclamó que Aerolíneas Argentinas desista de los despidos e instó a las partes en conflicto "a restablecer un diálogo serio y responsable" y añadió que las autoridades "han dado todas las garantías" para contribuir a la reanudación del diálogo en beneficio de las partes en conflicto. El Gobierno argentino intermediará en el conflicto El Gobierno argentino expresó su "firme compromiso" para resolver el conflicto en Aerolíneas Argentinas. Así lo indicó a periodistas Ricardo Frecia, titular de la Asociación Argentina de Aeronavegantes (AAA), uno de los cinco gremios que no se han sumado a la medida de fuerza, tras una reunión con el jefe del gabinete de ministros, Alberto Fernández. "Los aeronavegantes no participamos de la metodología del paro salvaje que toma de rehenes a trabajadores y usuarios y rompe la alianza con pasajeros, los motores de la actividad", afirmó Frecia después de comentar la postura del Gobierno de Néstor Kirchner. En el encuentro participaron, además, el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, y los dirigentes de la Asociación del Personal Aeronáutico (APA), de la Unión de Aviadores de Líneas Aéreas (UALA), de la Asociación de Técnicos de Vuelo (ATVLA) y de la Unión del Personal Superior Aeronáutico (UPSA). Ricardo Cimaro, titular de la UALA, aseguró que Tomada señaló que el Gobierno está dispuesto a utilizar todas "las herramientas a su alcance para destrabar el conflicto" y condenó que haya 30.000 pasajeros en el país y en el extranjero que "no puedan todavía volar". La huelga fue declarada el pasado jueves por la Asociación del Personal Técnico Aeronáutico (APTA) y la Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas (APLA), quienes reclaman una subida de sus salarios y han desacatado la conciliación obligatoria dictada el viernes por el Ministerio de Trabajo. Los representantes de los sindicatos que se oponen al paro reclamaron a Tomada y Fernández la "activa intervención" del Gobierno en el conflicto y pidieron un gesto de "buena voluntad" a Aerolíneas Argentinas para que acceda a reincorporar a los trabajadores despedidos.
Avatar redactor Carlos Paquito

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.


Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.