Los secuestros y la carencia de infraestructuras frenan el turismo de Yemen

Los secuestros y la falta de infraestructura para el turismo masivo obstaculizan el crecimiento del sector en Yemen, un país anclado en el tiempo que apuesta por este filón para dejar de ser uno de los estados más pobres del hemisferio norte.

Los secuestros y la falta de infraestructura para el turismo masivo obstaculizan el crecimiento del sector en Yemen, un país anclado en el tiempo que apuesta por este filón para dejar de ser uno de los estados más pobres del hemisferio norte. Situado en el extremo más meridional de la península Arábiga, la antigua "Arabia Felix" es hoy en día un destino perfecto para los viajeros independientes e intrépidos, pero aspira a convertirse, en pocos años, en la meca del turismo de masas en la región. Atractivos no le faltan: desde las grandes ciudades de adobe con una personalidad única, a las raíces más profundas del Islam y la cultura árabe, beduina y del desierto, pasando por playas de ensueño y ruinas de sociedades legendarias como la que gobernó la misteriosa y bella reina de Saba. Un recorrido hacia atrás en la historia donde las únicas trazas de modernidad y globalización son las miles de antenas parabólicas que pueblan los tejados e introducen en los hogares un mundo ajeno al que discurre en las estrechas calles y los campos de cultivo del país. "Nuestro mayor problema no son los secuestros, que son aleatorios, si no la carencia de una infraestructura que nos permita manejar grupos", explica a Efe Mohamed Abdel Nabi, propietario de una de las principales compañías turísticas de Sana. Abdel Karim, socio y guía en la misma empresa, puntualiza que es la seguridad el principal obstáculo que impide que esas infraestructuras puedan desarrollarse, pese a los grandes esfuerzos del Gobierno. "Existe inversión, potencial y ánimo. Pero el problema son los miles de controles policiales dispersos por todo el país. Para atravesar cada uno se necesita un permiso que debe ser extendido por el ministerio de Interior y que complica el turismo", agrega. La cadena de secuestros en las últimas dos semanas, en pleno auge de la temporada alta del turismo en Yemen, parece conceder la razón a las fuerzas de Seguridad, incapaces de controlar la actividad de algunas tribus, especialmente en la región de Maarib, en el centro del país. Yemen se unificó en un solo Estado en 1990 tras el triunfo en la guerra civil del líder del norte y actual presidente del país, Ali Abdula Saleh. Durante los últimos tres lustros, el mandatario ha sido capaz de mantener al país cohesionado pero ha sido incapaz de someter a algunas tribus, que utilizan el secuestro de foráneos para extraer concesiones al Gobierno, como la construcción de una carretera o la liberación de un hijo díscolo del jefe tribal. Este último fue el móvil de la captura, hace dos semanas, de dos turistas austriacos atrapados por hombres armados cuando se dirigían a visitar los restos del palacio de Bilquis, nombre en árabe de la reina de Saba. Ambos fueron liberados indemnes poco antes de final de año tras un plácido secuestro en el que, como es habitual en la zona, los rehenes son tratados como huéspedes. El mismo final feliz tuvo el secuestro la semana pasada del ex secretario de Estado alemán Jürgen Chrobog, retenido durante tres días junto a su familia.Un desenlace similar se espera para los cinco italianos (dos hombres y tres mujeres) que aún están secuestrados, pese a que los captores han amenazado con asesinarlos si se utiliza la fuerza para su liberación. La sucesión de secuestros, inédita en los últimos años, ha obligado a Saleh a destituir a los gobernadores de Maarib y Sahwan, una arruinada ciudad caravanera en el desierto que fue centro neurálgico de la antigua ruta del incienso y ahora es uno de las principales atracciones turísticas. "Otro de los problemas es que esas tribus están fuertemente armadas. Llevar un arma es un símbolo de masculinidad, por lo que todo varón, cuando entra en la adolescencia, porta un Kalashnikov o un revolver", pese a las restricciones, precisa Abdel Karim. 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.