El Gobierno brasileño niega a Varig la venta de su filial de carga

El Gobierno brasileño rechazó ayer la venta de la subsidiaria de carga de Varig a un grupo liderado por el fondo estadounidense Marlin Pattrerson, una iniciativa de la aerolínea para pagar deudas, mejorar su posición de caja y seguir volando.

La compañía, que está al borde de la quiebra, vendió en enero pasado por 48,2 millones de dólares (39 millones de euros) al grupo Volo Brasil el 95% de las acciones de Varig Logística (VarigLog). El negocio que rechazó la Agencia Nacional de Aviación Civil (Anac), ente regulador del sector aéreo en el país, era uno de los pilares del plan de recuperación de la empresa, que prevé la venta de activos y la reducción de costos. Además de no tener la aprobación de la Anac, la venta de VarigLog era cuestionada desde enero por María de Lourdes Coutinho Taves, jueza de un tribunal del Estado de Río de Janeiro. La letrada ordenó la suspensión de la transferencia de las acciones a Volo Brasil con el argumento de que está prohibido que extranjeros tengan una participación superior al 20% en una aerolínea brasileña. El fondo estadounidense Matlin Patterson apeló contra la sentencia y en febrero obtuvo la acogida de un juez de instancia superior, que consideró el negocio acorde con la legislación toda vez que Volo Brasil es controlada por empresarios brasileños. No obstante, para su decisión, la Anac analizó una denuncia del Sindicato Nacional de las Empresas Aéreas (SNEA) al ratificar que la participación efectiva del fondo Matlin Patterson en el capital de Volo Brasil es superior al límite fijado por la ley. Volo Brasil es una sociedad entre los empresarios brasileños Marco Antonio Audi, Marcos Hapfel y Luiz Gallo con el fondo de inversiones estadounidense. La oposición de la agencia oficial de aviación afecta al rumbo de las negociaciones para la reestructuración de Varig, ya que VarigLog había hecho ofertas para asumir el control de la aerolínea. VarigLog, en nombre de Volo Brasil, propuso el jueves pasado la compra de Varig por 400 millones de dólares (323,7 millones de euros). Esta oferta superó en 50 millones de dólares (40 millones de euros) otra que el mismo grupo empresarial formuló el 9 de abril por la que fue la aerolínea bandera de Brasil, que el 7 de mayo cumplirá 79 años desde su fundación. La nueva propuesta fue presentada el jueves por la noche durante una reunión con los sindicatos y asociaciones que representan a los funcionarios de la aerolínea. Las partes firmaron un protocolo de entendimiento en el que los sindicatos y asociaciones se comprometen a reducir en un 30% los salarios de los empleados y a promover un recorte de 2.900 de los 9.800 trabajadores. La nueva oferta prevé además la existencia de una "nueva Varig", sin deudas y otra con pasivo que heredaría el fuerte endeudamiento, y recibiría un pago anual, con el que amortizaría gradualmente sus compromisos. Con una deuda calculada en 7.000 millones de reales (unos 2.630 millones de euros), Varig arrastra dificultades en los últimos años debido a la mala administración y el mantenimiento de las tarifas aéreas en las décadas de los 80 y 90, según analistas. Su lista de acreedores la encabeza el fondo Aerus, de empleados de aerolíneas, con el equivalente a 1.099 millones de dólares (890 millones de euros). El 65% de lo que debe corresponde a entes públicos, como Infraero, que administra los aeropuertos nacionales, y BR Distribuidora, por combustibles. 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.