Hosteltur: Noticias de turismo
Edición España.

EasyJet emprenderá acciones legales contra Iberia

31 julio, 2006
La aerolínea easyJet ha anunciado que emprenderá acciones legales contra Iberia por el colapso que produjo su personal de tierra en el aeropuerto de Barcelona, que ha afectado a 2.000 pasajeros de toda la red europea de la low cost, calculando las pérdidas por la huelga no autorizada en 200.000 euros. Mientras tanto, sigue incrementándose en una cifra récord las reclamaciones.
EasyJet, al hacer el anuncio, expresó su preocupación tanto por las consecuencias que las cancelaciones de los vuelos han tenido para sus pasajeros como por el perjuicio que la huelga pueda suponer para la imagen de marca de la compañía. "EasyJet va a exigir a Iberia que asuma el coste de las pérdidas provocadas por la huelga. Se trata de la situación de conflicto en El Prat más importante que hemos vivido en nuestros diez años de vida aquí', ha afirmado el director general para el Sur de Europa y Norte de África de la aerolínea, Arnaldo Muñoz. Según el directivo de easyJet, "Iberia está transfiriendo a los demás de forma continuada durante el último mes la responsabilidad de sus problemas de gestión interna en un momento fundamental del tráfico aéreo para la capital catalana", haciendo referencia igualmente a la reciente huelga de pilotos de la compañía. Continúan varados Tras haberse regularizado las operaciones en El Prat, varios cientos de pasajeros continúan varados como remanente de los más de 1.000 vuelos que se vieron afectados, entre cancelaciones, desvíos o retrasos, desde el viernes, cuando el aeropuerto fue cerrado por la toma por sorpresa de las pistas por parte de más de 500 trabajadores de tierra de Iberia. La situación comenzó durante la realización de una asamblea general de trabajadores de handling de Iberia en El Prat, una plantilla de cerca de 2.500 empleados, quienes interpretan que, una vez retirada a Iberia la licencia para realizar los servicios de rampa en ese aeropuerto, podrían quedarse sin trabajo unos 900. Según explicó a HOSTELTUR Manuel Noguero, secretario de la Federación del Sector Aéreo de Comisiones Obreras, el convenio colectivo del sector contempla que en los casos en que cambie la empresa titular de la licencia, se ha establecido una subrogación de los trabajadores, quienes pasarán a la nómina de la nueva compañía que realice el handling a terceros. "Sin embargo, en este caso, la reducción de Iberia en Barcelona está prácticamente planteada y con la creación de esta nueva compañía de bajo coste, que no requiere del mismo volumen de servicio que una línea regular, habría una pérdida de actividad, por lo que ven peligrar seriamente su puesto de trabajo, ya que no habría subrogación si es por pérdida o cese de actividad", comenta. Al tener consciencia de esta situación y que no valdría de nada la garantía firmada por el presidente de Iberia, los trabajadores decidieron paralizar las operaciones del aeropuerto hasta que algún representante de Aena, del Gobierno y de la empresa les asegurara su estabilidad laboral. Los dirigentes se vieron desbordados por la situación, sin control sobre el grupo. Las verdaderas víctimas El aeropuerto de Barcelona tenía previsto atender el pasado viernes a más de 100.000 pasajeros, en su mayoría familias que, con gran cantidad de equipaje, iniciaban sus vacaciones, hasta que se les indicó que había "retrasos" sin más explicación. Los comandantes de las aeronaves notificaron de la situación al SEPLA-Iberia, preocupados porque no se dejaba descender al pasaje que permaneció por varias horas encerrado, viéndose afectados mucho más allá de la cancelación de un vuelo. La Guardia Civil y los Mossos d"Esquadra intervinieron para que se les permitiera a estos pasajeros salir de los aviones, así como para evitar alteraciones del orden público. Mientras tanto, miles de pasajeros indignados permanecían en las terminales de El Prat a la espera de que se resolviese la protesta, unos, viendo sin cambios las pantallas de información de la Terminal-B y escuchando repetidamente a través de la megafonía la frase de que "por el momento, no se reanudan las operaciones aeroportuarias". Otros, más de 6.000, decidieron hacer cola frente a los despachos de información de Aena para tramitar sus respectivas quejas. Se calcula todo un récord de reclamaciones. Las aerolíneas afectadas realizaron distintas estrategias, desde desviar vuelos y llevar a sus pasajeros en autocares a otros puntos en Francia, Madrid y otras ciudadades españolas para transportarlos por vía aérea hasta su destino. Mientras tanto, Iberia, aerolínea cuyos colectivos han tenido en jaque al tráfico aéreo español en menos de tres semanas, solicitaba al gestor aeroportuario Aena que le permita hacer su autohandling y su afiliada Clickair. Diana Ramón (transportes@hosteltur.com)
Avatar redactor Carlos Paquito

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.