Diario 5452 13.12.2018 | 03:40
Hosteltur: Noticias de turismo

Medidas contra el cambio climático y la responsabilidad social, los deberes de la industria turística para los próximos años

14 mayo, 2007
¿Cumple sus promesas a la sociedad el sector turístico mundial? La respuesta tiene luces y sombras, según pusieron de manifiesto los líderes reunidos en Lisboa en la VII Cumbre del World Travel & Tourism Council (WTTC). Las principales asignaturas pendientes son las medidas contra el cambio climático y un mayor compromiso en cuanto a responsabilidad social.
A pesar de que el presidente del WTTC, Jean-Claude Baumgarten aseguró que "la industria turística es conducida por el consumidor, y para él la sostenibilidad es importante. Él elegirá lo que quiere", otros ponentes de la Cumbre, como Peter Yesawich, experto en marketing internacional y relaciones públicas, considera que estamos todavía lejos del momento en que el viajero elija sus vacaciones en función de criterios de sostenibilidad y premie a las empresas responsables medioambiental y socialmente aunque vendan un producto más caro. Ése es de hecho el gran debate en un momento en que los viajes se han democratizado y los productos low cost firman el gran crecimiento del sector. El tema central elegido por el WTTC para esta Cumbre ha sido precisamente la gestión del crecimiento económico de manera que también las comunidades locales participen en él y se beneficien del desarrollo que la industria turística conlleva. La sostenibilidad económica, medioambiental, social y cultural de muchos destinos ha sido objeto de debate en Lisboa, aunque las conclusiones se refieren más a compromisos y voluntad -que no es poco-, que a realidades concretas. Algunos analistas consideran que el hecho de que los grandes de la industria turística mundial (aerolíneas, compañías hoteleras, turoperadores, inversores inmobiliarios, etc.) se reúnan para hablar de sostenibilidad ya es, de por si, un éxito. ¿Se están cumpliendo las expectativas que la sociedad pone en el turismo? En general, los presidentes de empresas tan importantes como easyJet, Marriott International, Jumeriah Group, American Express Company, Six Senses Resorts & Spas, Travelport, Emirates Airline o Kuoni, entre muchas otras, aseguran que se están dando los primeros pasos en responsabilidad social corporativa y que las primeras "promesas" que el sector ha cumplido se basan en la economía: el turismo está siendo ya el principal motor de crecimiento económico de muchos países en vías de desarrollo. Sin embargo, las "promesas" en el ámbito social están algo más lejos: las comunidades locales deben participar no sólo de la actividad turística y sus beneficios, sino también de su generación y planificación. La industria turística mundial ha hecho desde Lisboa un llamamiento a los gobiernos locales, como impulsores principales de la participación de las comunidades y regiones en el desarrollo económico del turismo. Igualmente, ha apelado a la responsabilidad de la administración en dotar de infraestructuras aquellas regiones que están convirtiéndose en destinos turísticos de primer orden, recomendando una planificación conjunta entre el sector y el Gobierno para evitar que cualquier zona se convierta en destino turístico antes de estar preparada para ello. El sector también ha recordado a los gobiernos locales que son ellos quienes deben luchar por mantener el equilibrio entre la afluencia de turistas y la capacidad real de acogida de la zona. Las empresas se comprometieron a trabajar con los gobiernos para el mantenimiento de ese equilibrio, igual que confirmaron su compromiso en aspectos como la eficiencia energética, la reducción de emisiones o la conservación medioambiental. Sin presencia del sector público español De nuevo la Cumbre del WTTC, del cual es miembro el lobby español Exceltur, no ha contado con la presencia de autoridades turísticas españolas, ni del Gobierno central ni de las comunidades autónomas, que son quienes tienen las mayores competencias en la cuestión. Gobiernos como Namibia, Grecia, India, Jordania, Brasil o Montenegro han participado como ponentes en la Cumbre, a través de sus respectivos ministros de Turismo. Portugal, como anfitrión, ha tenido presencia en la Cumbre a través de su ministro de Turismo pero además, el encuentro fue inaugurado por el Primer Ministro José Sócrates y fue clausurado por el Presidente de la República, Aníbal Cavaco Silva. Todo un ejemplo de apuesta decidida del Gobierno por potenciar la industria turística en el país y de que este objetivo se considera una cuestión de Estado. La Cumbre del WTTC es un foro ideal para los destinos emergentes, que directamente acuden para establecer contactos y aprender de las estrategias de otros países. Es en este foro donde queda claro que la competencia de España ya no está sólo en el Mediterráneo, y que destinos relativamente cercanos como Dubai están dispuestos a convertirse en el lugar de vacaciones y de segunda residencia de los europeos de alto poder adquisitivo. Marruecos está viviendo un importante desarrollo hotelero y residencial ligado al turismo. Dubai va a doblar en pocos años sus 40.000 plazas actuales y ha convertido un desierto en una ciudad cosmopolita y fantástica. Portugal anuncia el desarrollo de nuevas zonas turísticas que se añadirán desde la modernidad a las tradicionales y el Gobierno portugués ha aprobado una serie de medidas para incentivar la inversión en el país. Los premios Tourism for Tomorrow El WTTC concede cada año unos premios que reconocen el trabajo de cuatro destinos o iniciativas empresariales en cuanto a sostenibilidad medioambiental y social. Solamente uno de los 12 finalistas a estos "Oscar" del turismo mundial era europeo: Greenbox, un proyecto de ecoturismo en Irlanda del Norte. El premio al Mejor Destino fue para la Gran Barrera de Coral de Australia, un parque marino gestionado por un organismo público que ha conseguido garantizar la convivencia no agresiva del turismo en un espacio natural de gran valor reconocido por la UNESCO. El premio a la Conservación fue para Aspen Skiing Company, de los EE UU, que gestiona bajo estrictos parámetros de conservación y eficiencia energética un área de montaña que recibe 1,4 millones de esquiadores al año y da empleo a 3.400 personas cada invierno. El premio a la Inversión en las Personas se lo llevó Nihiwatu Resort, en Indonesia, cuya construcción contó con la colaboración activa de la comunidad local. Parte de los beneficios del resort son reinvertidos en garantizar las condiciones sanitarias y la educación de la población local. Finalmente, el premio al Mejor Negocio Turístico Global fue para Lindblat Expeditions, una compañía que combina el viaje con la expedición científica a lugares como Galapagos, Antártica, Baja California, Alaska y el Ártico. Esther Mascaró/Lisboa (actualidad@hosteltur.com)

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.


Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.