España, a la cola europea en turismo idiomático

Francia, Reino Unido e Irlanda son los países europeos que se llevan la parte principal del mercado del turismo de idiomas. Por eso, una de las conclusiones de la mesa redonda "Europa, nuevos mercados. Experiencias de éxito en los países del Este", que se celebró en el Foro Internacional de Barcelona 2007, fue la de la necesidad de invertir en España como destino de educación y de la propia lengua.

El crecimiento del mercado de los países del Este fue lo que llevó a Antonio Anadón, presidente de Enforex, a establecerse en estos países con la marca Don Quijote, especializada en la enseñanza del español para extranjeros. Tiene éxito en Rusia, donde, con 2.500 alumnos, reúne al 66% del total de los estudiantes de español, y en Polonia, donde el porcentaje es del 50%. Anadón se refirió a su producto como "una estrategia que, en definitiva lleva a la gente a interesarse por conocer nuestra lengua y nuestro país", que en 2005 se situó como el cuarto destino internacional para húngaros, polacos y checos y como el quinto para rusos. La gran transformación social y económica de los países del Este que, hasta hace dos décadas formaban parte del bloque comunista, "nos obliga a hacer nuevas estrategias de promoción en ellos" y el turismo idiomático se perfila como una de ellas, ante el creciente auge del español en el mundo. Según Anadón, "un estudiante que pasa un mes o dos en España por un curso de español, se está convirtiendo en un embajador de nuestro país. Es una pena -añadió-, que Francia y Reino Unido se lleven la mayor parte de este mercado de turismo idiomático". Chequia, Estonia, Hungría, Moldavia, Montenegro, Polonia, Rumanía, Rusia, Eslovaquia y Ucrania son los países de origen del Este de Europa donde se está experimentando un cierto crecimiento del mercado y a los que "hay que prestar mucha atención", según el director de Tourism Sehrs, Joan Pascual. Destacó el gran interés de estos países por la cultura, gastronomía y playas españolas desde finales de los 80, cuando no había vuelos y se improvisó el turismo hacia nuestro país en autocares. El gran escollo, para Pascual, que lastra nuestra competitividad en estos mercados siguen siendo los visados, no sólo por su alto precio (40 euros), sino por la insuficiencia de medios y recursos humanos que permitan agilizar los trámites. En este sentido expresó su queja "por enésima vez", porque a pesar de los 14 millones de euros que se embolsa el Estado español al año en concepto de visados en Rusia, es la empresa privada la que tiene que poner los medios humanos, 28 personas en su caso, para agilizar los trámites y que los turistas rusos puedan entrar en España. En cuanto al turismo Polaco en España, tras cinco años de descenso, comenzó a recuperarse en 2006, cuando se registró un aumento del 10% respecto a 2005. Esta tendencia continúa en 2007, acompañada de un aumento del 8% de los vuelos directos hacia nuestro país, pasando de 108 a 137, a pesar de que un gran porcentaje de polacos aún viaja por carretera, según informó la directora general de Nueva Europa y consul honorario de Polonia en Baleares, Silvia Riera. Entre los destinos preferidos por los polacos en España, la Costa del Sol experimentó un crecimiento del 335% entre 2004 y 2006 y Mallorca del 66%. Para los polacos, el destino español más caro es Menorca, con un precio que es del 68% sobre la media, seguido de La Gomera, un 50% más caro; Ibiza, un 46%; Lanzarote, un 39% y Fuerteventura, un 38%. El destino más económico para es la Costa Brava (un 2% por debajo de la media), seguido por Mallorca (un 4% por debajo de la media). Otro dato a destacar del mercado polaco es que a pesar de que se trata de una población mayoritariamente católica practicante, sólo el 1% viaja por motivos religiosos. Rocío Noriega (actualidad@hosteltur.com) 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.