Diario 5408 22.10.2018 | 10:01
Hosteltur: Noticias de turismo

La economía española podría entrar en fase de recesión

11 marzo, 2008
Según el banco alemán Commerzbank, la economía española podría entrar en fase de recesión, "debido principalmente al mercado inmobiliario, que tras diez años en auge parece ahora experimentar un bajón", asegura un informe publicado por la entidad.
Este estudio señala también que en otros sectores de la economía española "las perspectivas son cada vez más negativas" y que la confianza empresarial y de los consumidores "ha descendido desde 2007". La institución prevé que el PIB español no crecerá más del 1,5% este año y lo hará aproximadamente un 1% en 2009. Para el banco germano, España tiene un problema de competitividad de precios, como es el caso también de otros países de la zona del euro, y "tarde o temprano deberá ser solucionado con reformas en el mercado laboral". "Pese a que los precios de la propiedad todavía crecen significativamente, hay signos de debilitamiento en el sector inmobiliario, donde los permisos para la construcción en el segundo semestre de 2007 cayeron un 40% en comparación con el mismo periodo del año anterior", considera el Commerzbank. La entidad ha señalado, además, que un punto fuerte de la economía española es "el buen estado de las finanzas del sector público", por lo que el Gobierno tiene "un amplio margen de respuesta ante el empeoramiento de la economía con una política fiscal más expansiva". España tiene dos problemas El Instituto de Crédito Alemán considera que "desde un punto de vista macroeconómico, España tiene dos problemas actualmente: la explosión de la burbuja inmobiliaria y el desgaste de la competitividad de precios". A largo plazo, el banco germano prevé que la "débil actividad económica fuerce al Gobierno a impulsar reformas, que deberían comenzar con la abolición del ajuste de los incrementos salariales a la inflación y la desregulación del mercado laboral para promover más productividad". Asimismo, al menos a corto plazo, una solución más fácil para los gobiernos de los países que comparten el euro sería presionar al Banco Central Europeo (BCE) para que se "centre más en estimular el crecimiento que en preservar la estabilidad de los precios". Como último escenario posible, el Commerzbank cree que si no se llevan a cabo reformas y si el BCE rechaza un cambio en la prioridad de su política monetaria, "algunos países de la zona del euro podrían, incluso, abandonar la Unión Europea". HOSTELTUR (actualidad@hosteltur.com)

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.