Rentabilidad y redes sociales, ¿una relación difícil?

Indicios de burbuja especulativa en el 2.0

El reciente cierre de la red social TripHub, especializada en la organización de viajes, ha planteado la posible existencia de una burbuja 2.0 y la viabilidad de ciertas redes sociales que, aun siendo valoradas por su calidad, no acaban de dar con la fórmula para obtener rentabilidad. Incluso hay quienes se preguntan si la rentabilidad debe ser el objetivo de estas redes.

En su mensaje de despedida, [link="http://www.triphub.com/"]TripHub (clique aquí)[/link] señala que el cierre obedece a la falta de liquidez. Y ello, pese a las buenas críticas que ha tenido en sus dos años de vida. Los impulsores de esta red social de viajes a través de internet reconocen que el prestigio alcanzado no ha bastado para obtener unos ingresos suficientes que den continuidad al proyecto. TripHub permitía organizar viajes en grupo mediante el envío de invitaciones y la creación de grupos de discusión online donde se compartían planes de viajes. ¿Tienen que ser rentables las redes sociales? Este cierre hace plantearse a los expertos que las tradicionales fórmulas para rentabilizar estas iniciativas, basadas en la publicidad y en los acuerdos estratégicos con empresas, no son suficientes y que es necesario buscar otras alternativas. Aunque también los hay que consideran que las redes sociales son útiles a las empresas como herramienta de marketing, como un medio para "interactuar con el cliente" según asegura Jaume Pons, jefe de Proyectos y Marketing del Instituto Tecnológico Hotelero (ITH), en el post que Nando Llorella ha publicado en la [link="http://comunidad.hosteltur.com/post/2008-09-15-el-organizador-de-viajes-triphub-cierra"]Comunidad HOSTELTUR (clique aquí)[/link]. Pons anima a las empresas a "enfocar sus webs hacia redes sociales de tamaño más pequeño" donde se involucre a sus clientes internos y externos. Burbuja 2.0 Por su parte, Llorella asegura que "hasta ahora parecía que cualquier proyecto 2.0 tenía el éxito garantizado, y que la burbuja en la que están inmersos estos proyectos no iba a reventar nunca, pero de nuevo, la realidad está poniendo las cosas en su sitio", en referencia al cierre de TripHub. Para Llorella, "un síntoma claro de la burbuja 2.0" es "la gran aparición de proyectos, blogs y comunidades que tienen como único objetivo generar un alto volumen de tráfico para poder crear ingresos por publicidad, y que prácticamente no están aportando herramientas ni soluciones nuevas". Llorella considera que "en parte, muchos de estos proyectos han caído en el mismo problema que el sector inmobiliario, y tan sólo se han preocupado de crear una plataforma tecnológica (relativamente fácil), e intentar generar una gran cantidad de usuarios para luego intentar vender el proyecto a un gran portal". Por el contrario, en el mencionado [link="http://comunidad.hosteltur.com/post/2008-09-15-el-organizador-de-viajes-triphub-cierra"]post (clique aquí)[/link] Juan Sobejano considera que no existe tal burbuja 2.0, "más bien es al contrario. Las empresas hoteleras están utilizando una mínima parte de la tecnología 2.0. Sí que es verdad que algunos se lanzan al mercado con recursos aparentemente 2.0 cuando no han hecho un estudio de sus necesidades o de la conveniencia de utilizar algunas herramientas". Sobejano señala que "el 2.0 no es la solución a todos los problemas, pero puede ayudar la filosofía 2.0 si se sabe gestionar", y añade que "en estos momentos no creo que exista un problema de cantidad sino de calidad en cuanto al 2.0 y las empresas turísticas". El antecedente de la burbuja digital El caso es que ante esta evolución, son muchos los que recuerdan la explosión de la burbuja digital que hizo cerrar a muchos portales de internet -entre ellos, bastantes de viajes- en 2000. No obstante, aquel reventón de hace ocho años lo que propició fue una depuración de este incipiente sector y el posterior resurgimiento y consolidación de otras "puntocom" que han hecho posible, en el caso del mercado español, que unos años después tres agencias de viajes online -Rumbo, eDreams y Lastminute- estén situadas en el "top ten" del sector por volumen de facturación, codeándose con las grades redes. Y en cuanto a la posible evolución del Travel 2.0, podría seguir los pasos del 1.0 y, tras una depuración del mercado, resurgir con más fuerza. En este sentido, el sector de viajes ha asistido a la apertura de bastantes redes sociales en internet hasta un punto que algunos consideran que está llegando a la saturación, especialmente si el objetivo es la rentabilidad y si se comparte mercado con otras redes dominantes, como le ha ocurrido a TripHub con sus competidores en el segmento de viajes, como Yahoo, o a nivel más generalista, MySpace o Facebook. José Manuel de la Rosa (josemanuel.delarosa@hosteltur.com) 

Comentarios 5

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Ignasi16/09/2008 10:09:00

No debería sorprendernos. En cualquier actividad económica, existen tiburones. Por supuesto, el web 2.0 no es ninguna excepción. Lo peor, es la cantidad de sitios 2.0 que apelan a la inteligencia colectiva con carácter altruista y no es más que una mascara para salvaguardar el anonimato de su cuenta de explotación.

00 Más comentarios del lector Responder

tomas16/09/2008 14:09:00

Y que tiene eso de malo?. Quien dice que el 2.0 tenga que ser una ong?. Si por algo se caracteriza esta tendencia es por su autoregulación. Y el ejemplo es la empresa que acaba de cerrarlo.
A mí que más me da si una empresa gana o no gana dinero, si me da lo que yo necesito como usuario. Es que lo de querer duros a cuatro pesetas, es algo cultural.

00 Más comentarios del lector Responder

tomas16/09/2008 14:09:00

Y que tiene eso de malo?. Quien dice que el 2.0 tenga que ser una ong?. Si por algo se caracteriza esta tendencia es por su autoregulación. Y el ejemplo es la empresa que acaba de cerrarlo.
A mí que más me da si una empresa gana o no gana dinero, si me da lo que yo necesito como usuario. Es que lo de querer duros a cuatro pesetas, es algo cultural.

00 Más comentarios del lector Responder

tomas16/09/2008 14:09:00

Y que tiene eso de malo?. Quien dice que el 2.0 tenga que ser una ong?. Si por algo se caracteriza esta tendencia es por su autoregulación. Y el ejemplo es la empresa que acaba de cerrarlo.
A mí que más me da si una empresa gana o no gana dinero, si me da lo que yo necesito como usuario. Es que lo de querer duros a cuatro pesetas, es algo cultural.

00 Más comentarios del lector Responder

tomas16/09/2008 14:09:00

Y que tiene eso de malo?. Quien dice que el 2.0 tenga que ser una ong?. Si por algo se caracteriza esta tendencia es por su autoregulación. Y el ejemplo es la empresa que acaba de cerrarlo.
A mí que más me da si una empresa gana o no gana dinero, si me da lo que yo necesito como usuario. Es que lo de querer duros a cuatro pesetas, es algo cultural.

00 Más comentarios del lector Responder

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.