Diario 5350 16.08.2018 | 19:43
Hosteltur: Noticias de turismo
Ayuntamiento de Barcelona y La Caixa, entre los compradores

SAS venderá Spanair a la Generalitat y un grupo inversor catalán

19 diciembre, 2008
SAS ha llegado a un principio de acuerdo con un grupo de inversores de Catalunya liderado por el Consorci de Turisme de Barcelona (CTB) y el fondo de capital de riesgo Catalana d'Iniciatives (CI) para que se incorporen como nuevos accionistas mayoritarios a la filial Spanair SA. La iniciativa entra dentro de la ambición de Barcelona de tomar las riendas de su negocio aéreo, especialmente del aeropuerto de El Prat, y activar estrategias que permitan su desarrollo a favor de la economía de la región.
El anuncio fue hecho por SAS al concluir la reunión de su junta directiva, ayer en Estocolmo. La operación propuesta con el grupo catalán especifica que SAS seguirá siendo accionista de referencia en Spanair y actuará como socio industrial para ayudar a poner en marcha el plan estratégico de la aerolínea española, según trascendió en los mercados internacionales. El grupo de inversores catalanes encabezados por el Consorci negocia por una participación accionarial de entre un 70 y 80% del capital de la aerolínea, empezando el Consorci y la sociedad Catalana d'Iniciatives con un 25% y buscando nuevos socios con posterioridad. Los top catalanes y algunos otros El grupo inversor está encabezados por dos entidades público privadas. Catalana d'Iniciatives está formada por la Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona, que tienen un 27% de la sociedad de capital riesgo, más inversores privados como La Caixa, Caixa Catalunya, Banc de Sabadell, Gas Natural, Agbar, Repsol, Dragados, Ferrovial y otras, además de bancos como el BBVA y el Santander. El Consorci, organismo de promoción exterior de la capital de Catalunya, es participado por la Cambra de Comerç y su fundación en un 60% y el Ayuntamiento de Barcelona, el restante 40%. Joan Gaspart, presidente del grupo Husa y del Consorci Turisme de Barcelona, lideraría la operación y las negociaciones. Al grupo posiblemente se unirá la Cambra de Comerç de Mallorca, isla con la que comenzó operaciones Spanair como charter y donde se encuentra su sede central. El grupo escandinavo agregó que el acuerdo definitivo, que se prevé firmar antes del 31 de enero de 2009, está condicionado a que lleguen a buen término las negociaciones que están manteniéndose actualmente. Los detalles de la operación serán dados a conocer, una vez se alcance un acuerdo definitivo. La nota agrega que con este principio de acuerdo SAS pretende "fortalecer, aún más, la posición de Spanair en España y su posición como líder en Barcelona". Ambas partes se comprometieron a no hacer comentarios sobre los términos y condiciones de la operación hasta firmar el acuerdo definitivo. SAS reconoció en septiembre pasado que mantenía conversaciones para realizar una reestructuración del grupo que garantizara su supervivencia en el sector, si bien no facilitó nombres aclarando que aún no se había cerrado ningún acuerdo. Entonces, varios medios escandinavos y alemanes informaron sobre negociaciones entre SAS y Lufthansa, aunque ninguna de las compañías quiso hacer comentarios. Ayer la junta directiva de SAS anunció el principio de acuerdo sobre Spanair y también la venta del 47% de AirBaltic. Nuevo intento De nuevo, SAS ha iniciado un proceso para intentar vender su operadora en el mercado español, aunque en esta oportunidad no quiere salir totalmente del capital de la compañía que ha venido produciendo pérdidas desde hace más de un año. El 13 de junio de 2007 SAS anunció su decisión de desprenderse de su operadora en España para concentrarse en los mercados del norte de Europa, su área de influencia, como estrategia para reducir costes y ganar eficiencia y rentabilidad. Durante el largo año que duró ese intento de venta, el grupo escandinavo no tuvo nunca sobre la mesa una oferta que le convenciera. La primera, de Marsans, su exsocios en el capital de la compañía, quienes la retiraron al tener conocimiento de que el grupo escandinavo quería hacer una subasta. La sociedad portuguesa Long Stock Financial presentó una propuesta de la mano de la charter española Gadair y en solitario, que luego retiró definitivamente. Y la presentada por Iberia, conjuntamente con la compañía de vuelos ejecutivos Gestair, que generó una gran controversia en sectores políticos y la eventual reserva de la Defensa de la Competencia, complicando su aceptación cada día más. La falta de respuesta de SAS llevó a la primera compañía española a retirar su propuesta por su principal rival en el mercado doméstico. El inusual proceso terminó por generar la posibilidad de que la oferta de Marsans volviera a ser considerada, pero con condiciones que sin duda la harían menos atractiva que la primera vez. Una iniciativa que Gonzalo Pascual y Gerardo Díaz desecharon definitivamente. Con 41 millones de pérdidas Finalmente SAS se vio obligado a modificar uno de sus objetivos dentro de la estraegia que se había planteado y mantener la gestión de su filial española pero aplicando un plan de reestructuración de la compañía que implicaba una reducción de su operación en cuanto a capacidad ofertada, cubrir sólo rutas rentables, reducir flota y plantilla. SAS, al anunciar los resultados de 2007, había previsto el recorte de 1.000 puestos de trabajo y otras medidas de reajuste, tras reportar el ejercicio 2007 con pérdidas, tanto del grupo como de Spanair, de ésta por una cifra de 41 millones. El plan de reestructuración ha servido a la compañía para lanzar una estrategia de negocios y cambio de imagen, tras sufrir uno de sus aviones un fatal accidente en Barajas, el pasado verano, justo a los pocos días de haber anunciado su plan de viabilidad. En el tercer trimestre de este año, SAS registró pérdidas netas de 2.005 millones de coronas suecas (200 millones de euros) frente al beneficio de 701 millones de coronas suecas (71 millones de euros) obtenido en el mismo período de 2007. Optimismo Ante el anuncio, el presidente del comité de empresa de Spanair, Jordi Mauri, valoró "muy positivamente" el principio de acuerdo alcanzado entre SAS y el grupo de inversores catalán, representado por el Consorcio de Turismo de Barcelona y Catalana d'Iniciatives. Consideró que, tras el año tan complicado que está viviendo Spanair, y con la difícil situación que vive el sector aéreo, que haya "un interés por apostar" por la compañía es una buena noticia. Para Mauri el hecho de que se fije un plazo concreto, no más allá del 31 de enero próximo, supone que la negociación "va en serio y no es un brindis al sol. Difícilmente se da este paso si no hay un interés firme por Spanair. De hecho, entendemos que esta vez hay más interés, de ahí nuestro optimismo, máxime cuando la situación actual no era fácil", apuntó. Diana Ramón Vilarasau (transportes@hosteltur.com)

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.