Diario 5327 20.07.2018 | 01:17
Hosteltur: Noticias de turismo

Reino Unido da luz verde a Ferrovial para una tercera pista en Heathrow

16 enero, 2009
El Gobierno del Reino Unido ha autorizado ayer al gestor aeroportuario BAA, filial del grupo Ferrovial, a construir una tercera pista en el aeropuerto de Londres Heathrow, un proyecto cuya inversión se calcula en unos 9.000 millones de libras (unos 9.900 millones de euros), a pesar de la oposición de ecologistas, entre otros grupos.
En esta oportunidad, los dirigentes empresariales y si los sindicatos han coincidido en respaldar la ampliación argumentando que se trata de una infraestructura de importancia significativa para el crecimiento económico, el empleo y la competitividad futura de la economía británica, al aumentar la capacidad del aeropuerto más transitado de Europa y tercero del mundo con un altísimo grado de congestión de slots. No así los ecologistas, otras plataformas ciudadanas y la oposición conservadora que califican el proyecto de "desastre medioambiental", por considerar que la nueva pista tendrá un importante impacto en las emisiones de CO2. BAA ha asegurado que con la tercera pista, Heathrow, que actualmente opera al 99% de su capacidad, calcula que elevará el número de vuelos anuales de los 480.000 actuales a unos 702.000 en el horizonte de 2020. Además, la compañía considera que la construcción de la nueva infraestructura permitirá crear un elevado número de nuevos empleos, que estima en unos 60.000, una cifra similar a la que supuso la construcción de la terminal cinco del aeródromo. BAA, grupo aeroportuario británico filial de Ferrovial, considera que la construcción de la tercera pista en Londres Heathrow permitirá que el aeropuerto "vuelva a ser uno de los mejores del mundo y que el Reino Unido mantenga las conexiones con el resto del planeta, de las que depende su prosperidad". Así lo ha apuntado el consejero delegado de BAA, Colin Mattews, quien trasladó el compromiso de la empresa a trabajar con la industria aérea para lograr el reto de los objetivos medioambientales fijados como condición para la ampliación del aeródromo. Mattews aseguró que el grupo es "plenamente consciente" de que la autorización de la tercera pista será "difícil" para muchos, sobre todo para quienes residen en los alrededores del aeropuerto y, según reconoció, "se verán directamente afectados. Tenemos la intención de trabajar estrechamente en todo lo posible con la comunidad local durante el periodo de planificación", indicó al respecto. Se calcula que la construcción de la nueva infraestructura supondrá la demolición de unas 700 viviendas de los alrededores del aeródromo, en las que residen unas 2.000 personas. El primer ministro británico, Gordon Brown, favorable al proyecto, afirmó que la decisión que ha tomado el Gobierno representa un buen equilibrio entre la defensa del medio ambiente y los imperativos económicos. "Siempre ha sido nuestro deseo garantizar que protegemos el futuro económico del país mientras cumplimos las muy estrictas condiciones medioambientales en materia de ruido, contaminación y cambio climático que nos hemos fijado", dijo desde Berlín, donde se entrevistó con la canciller alemana, Angela Merkel. HOSTELTUR (transportes@hosteltur.com)

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios

Esta noticia no tiene comentarios.