Diario 6004 19.09.2020 | 12:00
Hosteltur: Noticias de turismo
Edición España.

El turismo francés regateará precios y pospondrá la reserva hasta última hora

2 abril, 2009
Francia, el tercer mercado emisor de España, notará intensamente los efectos de la crisis económica. Según un sondeo de Ipsos, el 51% de los franceses no irá de vacaciones este verano, frente al 40% del año pasado. El turista francés se prepara para regatear precios y esperar hasta última hora.
La misma encuesta apunta que uno de cada cinco turistas galos disminuirá este año la duración de su estancia. Pero en general, todos coinciden en que mostrarán más atención al coste de sus vacaciones.

Incluso un 23% de los encuestados reconoció que comparará más los precios y regateará este verano.

Y por otra parte, la incertidumbre ligada a la crisis llevará a uno de cada tres franceses a reservar sus vacaciones más tarde que de costumbre.
 
Además, las personas que poseen unos ingresos netos mensuales inferiores a 1.200 euros son "los más afectados por la crisis", apunta el informe de Ipsos, ya que el 82% no irá de vacaciones este verano.
 
En cambio, entre los franceses que ganan 3.000 euros al mes o más, sólo uno de cada cuatro renunciará a sus vacaciones.
 
Por otra parte, el prestigioso semanario francés 'Marianne' ha publicado recientemente los "10 mandamientos para aprovecharse de la crisis en vacaciones".
 
Los turistas galos reciben los singuientes consejos, entre otros: vigilar los gastos; reservar en el último momento; regatear; aprovechar las aerolíneas low cost; intercambiar la casa; comprar marcas blancas de turismo; y quedarse en Francia.
 
Durante enero y febrero, el número de turistas franceses que viajaron a España cayó un 7,2% respecto al mismo período del año pasado, según la encuesta Frontur. Casi la mitad de los turistas galos viajaron a Cataluña, donde las llegadas de franceses disminuyeron un 2,7%.
 
Claves del mercado francés
 
Según apunta  Jaime-Axel Ruiz Baudrihaye, director de la Oficina Española de Turismo (OET) en París, el 75% de los turistas franceses llegan a España por carretera. Pero la falta de vuelos directos con numerosas ciudades españoles perjudica especialmente a Canarias y Baleares.

El mercado emisor francés, añade el director de la OET, va a estar marcado este año por las ventas de último minuto. Y por otra parte, explica, las expectativas varían según los turoperadores. "Las agencias on line están menos inquietas. En Opodo, el primer destino vendido es España", comenta Ruiz.

De hecho, los turoperadores galos y las agencias de viajes ya están ofreciendo "descuentos significativos, casi rebajas generales", dice el director de la OET.

Amplia clase media

En cualquier caso, y pese a las previsiones a la baja que reflejan encuestas como la de Ipsos, el director de la OET de París llama la atención sobre ciertas particularidades del mercado francés. Por ejemplo, la existencia de una amplia clase media.
 
Y es que un 25% de los trabajadores franceses son funcionarios y empleados públicos, con sueldo asegurado. "Los pensionistas también gozan, en general, de buenas pensiones gracias a una enorme cobertura social".

Por otra parte, destaca el director de la OET, el turista francés valora positivamente la proximidad a España y otros aspectos como "el ambiente y la acogida, que debemos conservar y mejorar, los hoteles, que son buenos, modernos, las infraestructuras de transporte, la seguridad, así como la gran riqueza monumental, histórica y museística".

Puntos débiles
 
No obstante, Ruiz advierte que los turistas franceses han percibido un encarecimiento de la restauración española, sobre todo en las ciudades. "Los precios deben ser más moderados, para ajustarlos más a la realidad de lo que se ofrece y del servicio. Los precios de los restaurantes en Madrid y Barcelona, sobre todo, están casi al mismo nivel que en París. Las famosas cenas de tapas resultan caras para el bolsillo francés".
 
Y según remarca el director de la OET, el turista galo también ha visto negativamente cómo en los últimos años se ha reducido en España el personal de la hostelería que hable francés. "Esto es un verdadero inconveniente", apunta.

Del mismo modo, explica Ruiz, los turistas franceses también comienzan a sentirse incómodos cuando en ciertos restaurantes, de precios altos, observan el tuteo, la vestimenta demasiado informal o el desconocimiento de idiomas por parte de los empleados.

Xavier Canalis (actualidad@hosteltur.com)

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.


Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.