Sol Meliá asegura que sus hoteles de México recobran el pulso

Sol Meliá se ha mostrado "ilusionada" por las últimas informaciones recibidas de su personal de México, según las cuales la normalidad va retornando a la vida ciudadana y, con ello, a la actividad turística y de restauración y ocio que desarrolla en sus nueve establecimientos del país. La cadena añade que apenas dos semanas después de que saltaran las primeras alarmas, se ha estabilizado el número de casos y los hoteles cerrados planifican una inmediata reapertura.

Además de señalar como “el dato más importante” que no se ha producido ninguna afectación del virus entre sus clientes o empleados, ni en ciudades como México DF ni en las costas del Caribe, fuentes de la compañía española afirmaron que “las medidas de prevención adoptadas han sido efectivas y valientes, factor que sin duda ha contribuido al rápido control de la situación”.
 
El grupo se suma de esta forma a aquellos quienes afirman que la situación se normalizará en poco tiempo. A principios de semana, en declaraciones a HOSTELTUR el presidente de la Agrupación de Cadenas Hoteleras de Balears, Aurelio Vázquez, se mostraba tranquilo ante las consecuencias de la epidemia y aseguraba que en el plazo de más o menos un mes las reservas hoteleras volverían “a la normalidad”, ya que los casos de gripe iban remitiendo. Lo mismo opinaban en H10 Hotels, cuyos responsables confiaban en que la situación se normalizase en las próximas semanas y apuntaban que este sería un tema puntual.
 
Diferentes recuperaciones
 
Desde Sol Meliá afirman que los hoteles urbanos y con fuerte componente de negocios y clientela gubernamental, como el Meliá México Reforma, se encuentran ya recibiendo clientes y reanudando reuniones y congresos que habían quedado suspendidos por la alerta. En dicho establecimiento, los pubs y locales de máxima concentración de aforo aún permanecen cerrados, pero el resto de negocios, como restaurantes y cafeterías ya han sido abiertos.
 
No obstante reconoce que peor perspectiva presentan los hoteles vacacionales, pues a diferencia de los viajeros nacionales y de negocios, su clientela debe llegar necesariamente a través de una conexión aérea o un paquete turístico que en gran parte han sido recortados. De momento, siguen sin estar operativos el ME Cancún y el Meliá Cozumel, cerrados temporalmente a fin de racionalizar los recursos ante la “situación atípica de infra-ocupación”. La cadena, que espera volver a abrir todos los establecimientos tan pronto como la situación se normalice, está concentrando a los clientes en el Gran Meliá Cancún sin incremento de coste. “Mientras tanto, el personal ha colaborado al máximo, acumulando el disfrute de los permisos y vacaciones durante los días de cierre, a fin de estar preparados para operar plenamente a partir de julio, cuando comienza la temporada alta en la zona”, agregan.
 
“Drásticos” descensos
 
Desde Sol Meliá reconocen que durante estos días, la crisis de la Influenza A ha provocado una “drástica caída” de la ocupación en todos los hoteles. Explican que en el caso de las reservas de larga distancia esto se ha debido a las recomendaciones de las autoridades de no viajar a México, y en cuanto al mercado doméstico, a las recomendaciones del Gobierno de permanecer en casa y evitar el contacto con grupos sociales numerosos.
 
Ante “la espiral de cancelaciones”, ofreció a todas las reservas un paquete similar en otro destino caribeño o de las costas españolas, “alternativa que permitía respetar la legítima preocupación de los clientes y agentes de viajes por la situación sanitaria, minimizando a la vez la pérdida de negocio”.
 
Impulso para reposicionar el destino
 
“El temor del sector turístico mexicano es ahora, si el Gobierno, las grandes compañías aéreas y los turoperadores llegarán a tiempo para transmitir al mercado la seguridad del destino y reposicionar al país en el lugar que se merece”, apuntan.
 
Desde Sol Meliá y desde la Asociación de Cadenas Hoteleras de México se han entablado contactos con el Ejecutivo federal para coordinar esfuerzos hacia una rápida recuperación de la actividad. “Desgraciadamente, el turismo internacional resulta más afectado que otros sectores por la pérdida de confianza de los consumidores, por lo que, tras una crisis de origen epidemiológico, tarda más tiempo en repuntar”, comenta Gabriel Escarrer, vicepresidente y consejero delegado.
 
La compañía mallorquina añaden que las cadenas hoteleras “elogian la eficaz gestión del Gobierno mexicano en la fase de prevención de la gripe, pero reclaman un esfuerzo igualmente importante para devolver la confianza a los consumidores y reposicionar el destino”, para lo cual le demandan medidas decididas en los ámbitos de la promoción turística y el apoyo al empleo. Unas medidas que, en opinión de un sector que mueve anualmente  millones de dólares en México, deben sumarse a los apoyos fiscales y financieros anunciados hace dos días para los sectores más perjudicados.
 
Araceli Guede (hoteles@hosteltur.com)
 
melia.jpgmelia.jpg

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.