Diario 5407 20.10.2018 | 18:48
Hosteltur: Noticias de turismo
INFORMACIÓN ACTUALIZADA A MIÉRCOLES DÍA 3: Las fuerzas de rescate de Brasil y Francia se acercan al lugar

Encuentran restos que podrían ser del Airbus desaparecido

2 junio, 2009
El Gobierno de Brasil ha anunciado que han sido hallados en el Océano Atlántico posibles restos del Airbus A330 desaparecido la madrugada del lunes con 228 personas a bordo. El Centro de Comunicación Aeronáutica de Senegal, participante en la búsqueda, señaló que la información debía ser confirmada por los equipos sobre el terreno. Posteriormente la Fuerza Aérea brasileña ha confirmado haber encontrado trozos metálicos y una butaca de avión que podrían ser del aparato siniestrado.

"Aún no podemos decir que sean del avión porque es necesario retirar una pieza y que contenga un número o marca que la identifique como parte del avión", ha apuntado el portavoz de Aeronáutica, coronel Jorge Amaral.

Luego de haber anunciado en la mañana el avistamiento de restos de una aeronave 650 kilómetros al noreste del punto de tierra más próximo al lugar donde el Airbus se comunicó por última vez, por la tarde las autoridades brasileñas no dejaron lugar a dudas: ?Los restos son del avión de Air France, no hay dudas", afirmó, contundente, el ministro brasileño de Defensa, Nelson Jobim, ayer en rueda de prensa en Rio de Janeiro, ciudad de la que partió el vuelo AF 447 con destino a París.
El ministro añadió que los aviones de la Fuerza Aérea Brasileña, que trabajaron durante la noche para encontrar los primeros fragmentos de la aeronave, detectaron en alta mar "una franja de cinco kilómetros de restos de avión".

Pilotos de dos aviones Hércules C-130 que participan en la búsqueda divisaron los restos entre los que se encuentran un asiento, una boya naranja y un tambor, además de manchas de aceite y de queroseno. Los restos fueron localizados primero por un avión R-99 que utiliza un radar y un sensor infrarrojo para captar objetos en el mar y medir las diferencias de temperatura. El dispositivo identificó materiales metálicos y no metálicos en una región a cerca de 650 kilómetros al nordeste del archipiélago brasileño, lo cual haría replantear las búsquedas.

Las islas de Fernando de Noronha, uno de los paraísos turísticos de Brasil, han sido convertidas por las autoridades brasileñas en una de las bases de las operaciones de búsqueda por su ubicación, en medio del océnao Atlántico.

Intensa búsqueda

Desde esta mañana las fuerzas francesas y brasileñas han intensificado la búsqueda del avión de la compañía Air France que desapareció ayer sobre el Océano Atlántico cuando cubría la ruta Río de Janeiro-París, con el apoyo de Estados Unidos y España, en un amplio perímetro identificado como la zona donde podrían haber caído el aparato, relativamente próxima a la Isla de Fernando de Noronha, en la costa nororiental brasileña.

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, ha reconocido que las posibilidades de encontrar algún sobreviviente son ínfimas. Tampoco en Brasil tienen esperanzas."Como no hay ninguna señal de que el avión haya llegado a lugar alguno, se presume que el avión haya caído en alta mar", dijo el mandatario brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, quien se encontraba en El Salvador.

Se pierde el rastro

El pasado lunes, a las 06H00 GMT, un Airbus A330 de Air France con 228 personas a bordo que operaba el vuelo AF 447 en la ruta entre Rio de Janeiro y París desapareció repentinamente de las pantallas de los radares de control, poco después de salir de Brasil, cuando sobrevolaba muy adentrado el océano Atlántico, luego de dejar atrás las costas brasileñas y pasar la isla de Fernando de Noronha.

Despegó de Río de Janeiro a las 19:00 hora local (22:00 GMT) del domingo y tenía previsto su aterrizaje en París el lunes, a las 11:10 hora local (09:10 GMT). Sin embargo, la última vez que el avión estableció contacto fue a las 01:33 GMT (22:33 hora de Brasil) cuando se encontraba a 565 kilómetros de la costa noreste de Brasil, informó la Fuerza Aérea de ese país.

"Estamos, sin duda, ante una catástrofe aérea", admitía la tarde del lunes el director general de Air France, Pierre-Henri Gourgeon, luego de casi 12 horas sin tener señales del avión, al tiempo que expresaba sus condolencias a los familiares de los pasajeros y la tripulación del vuelo AF4457, en nombre de la aerolínea.

Aún un misterio

En la última comunicación que tuvieron con el capitán de la aeronave, éste afirmó que entraban en una fuerte tormenta y después se perdió el contacto.

Posteriormente, la aerolínea informaba de que la aeronave envió un mensaje automático de que sufría un cortocircuito, tras una fuerte turbulencia producida por una tormenta. Ese mensaje se recibió a las 2:14 horas GMT -4:14 hora española-, tan sólo 15 minutos después de haber entrado en la tormenta. La compañía expresó su temor de que el avión hubiese sido alcanzado por un rayo. Sin embargo, un Airbus 330 nunca se había perdido durante un vuelo comercial y es extremadamente inusual que una nave sea derribada por tormentas.

El jefe de Comunicaciones de Air France, Francois Brousse, también coincidió en la hipótesis de que el avión pudo haber sido fulminado por un rayo, ?es una posibilidad". Pero David Gleave, de la consultora británica Investigaciones de Seguridad Aérea, le dijo a la BBC que las aeronaves frecuentemente son alcanzadas por rayos por lo que la causa del accidente aún es un misterio. "Los aviones son alcanzados por rayos muy a menudo sin ningún tipo de problemas", señaló. No obstante, son hipótesis hasta que no sea encontrada la aeronave. El ministro de Transporte de Francia, Jean-Louis Borloo, ha descartado el secuestro del avión como causa de la desaparición de la aeronave.

Brasil y Francia enviaron aviones y barcos de sus fuerzas armadas para rastrillar la remota zona del Atlántico donde habría caído el moderno Airbus 330-200, pero la aerolínea y funcionarios dijeron que había escasas posibilidades de sobrevivientes. Fuentes con acceso a la información de vuelo enviada a la Organización Meteorológica Mundial dijeron que dos jets de Lufthansa pasaron por la misma zona de turbulencia el lunes sin incidentes.

El Airbus 330 podría haber sufrido una falla eléctrica que afectara a los instrumentos de navegación, lo que hubiera dejado efectivamente "ciegos" a los pilotos y a la aeronave justo en medio de un notorio mal tiempo, agregaron.

"Puntos naranjas" en el Océano

Un portavoz de la Fuerza Aérea Brasileña (FAB) dijo que un avión de la aerolínea TAM, de Brasil, había divisado en la mañana del lunes "varios puntos naranjas" sobre el océano en el espacio aéreo de Senegal, cuando volaba desde Europa a Brasil.

La fuerza aérea brasileña ha enviado cinco aviones desde la isla de Fernando de Noronha, en la costa nororiental brasileña, para buscar el aparato, y la Marina brasileña, tres barcos. Mientras la Armada Francesa, desde su base senegalesa de Dakar, ha habilitado el avión de búsqueda Atlantique 2, el único aparato especializado en este tipo de operaciones. Con 13 tripulantes, tiene una autonomía de vuelo de 15 horas. También varios buques.

Sarkozy dijo el lunes que España estaba ayudando en la tarea y que París había pedido a Estados Unidos su asistencia en la localización del lugar del presunto accidente, usando sus satélites de información.

La Marina brasileña advirtió de que los barcos no llegarían hasta la última posición conocida del avión, a unos 800 kilómetros al noreste de la ciudad brasileña de Natal, hasta la medianoche de ayer martes.

"Dado que el avión podría haber resultado destruido sería muy difícil encontrar la caja negra", dijo Douglas Ferreira Machado, ex jefe de la Agencia Nacional de Aviación Civil (ANAC) de Brasil. "Dependiendo de la profundidad en que esté, podría tomar largo tiempo llegar allí", agregó.

El ministro francés Jean-Louis Borloo afirma que la zona donde pudo precipitarse el avión ha sido identificada dentro de un área de 10 millas náuticas.

La Fuerza Aérea brasileña y la Armada francesa continuaban las operaciones de búsqueda de la aeronave, apoyados por España y EE UU. Mientras, la compañía creaba dos líneas telefónicas y designaba un equipo especial en el aeropuerto parisino Charles de Gaulle para atender a los familiares de los pasajeros. La compañía aérea ha puesto a disposición los números telefónicos gratuitos 0800 800 812 para los que se encuentran en Francia y +33 157 02 10 55 para los que llamen desde el extranjero.

32 países de luto

El vuelo llevaba a bordo 228 personas -216 pasajeros, 126 hombres, 82 mujeres, siete niños y un bebé; y 12 miembros de la tripulación-. Air France ha dado la siguiente lista oficial de las 32 diferentes nacionalidades de los pasajeros. La lista difiere de las cifras previas, dadas por la aerolínea en Río de Janeiro. La lista no incluye detalles sobre la tripulación.

La compañía ha precisado que entre el pasaje había 61 ciudadanos franceses, 58 brasileños, 26 alemanes, nueve chinos, nueve italianos, seis suizos, cinco británicos, cinco libaneses, cuatro húngaros, tres eslovacos, tres irlandeses, tres noruegos, dos españoles, dos estadounidenses, dos polacos, dos marroquíes, un argentino, un austríaco, un belga, un canadiense, un croata, un danés, un estonio, un filipino, un gambiano, un holandés, un islandés, un rumano, un ruso, un sudafricano, un sueco y un turco.

Los dos españoles han sido identificados como Andrés Suárez Montes, un ingeniero de 38 años de edad, natural de Marchena , Sevilla, casado, que trabaja en el país suramericano para una empresa petrolífera; y Anna Negra, una consultora de 28 años, natural de Catalunya que, al parecer viajaba por motivos personales.

También viajaban en la aeronave desaparecida los políticos italianos Giovanni Batista Lenzi, diputado de la provincia de Trento, y Luigi Zortea, alcalde de Canal San Bovo, además del jefe de gabinete de la Alcaldía de Sao Paulo, Marcelo Parente, quien subió al vuelo en compañía de su mujer. Entre los empresarios, figuran el presidente de la Compañía Siderúrgica del Atlántico, Eric Heine, y tres funcionarios de la fabricante de neumáticos Michelin: el presidente de Michelin para América del Sur, Luis Roberto Anastácio, el director Antonio Gueiros y la ejecutiva de esa firma en Francia, Christine Pieraerts, según ha informado la compañía.

Así mismo, viajaba el príncipe brasileño Pedro Luis de Orleans y Bragança, de 26 años y cuarto en la línea sucesoria a un trono no reconocido oficialmente por el Estado republicano.


"Viva inquietud" en la Presidencia francesa

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, ha puesto en funcionamiento todos los recursos disponibles para la localización del aparato desaparecido e investigar lo ocurrido. Luego de ser informado de la pérdida de contacto con el Airbus A 330, Sarkozy pidió inmediatamente al ministro de Ecología, Energía, Desarrollo Sostenible y Gestión del Territorio, Jean Louis Borloo, y al secretario de Estado de Transportes, Dominique Bussereau, que se trasladen al aeropuerto parisino Roissy-Charles de Gaulle, "para seguir más de cerca la evolución de la situación". Sarkozy ha manifestado su viva inquietud por la desaparición del aparato de Air France; según un comunicado emitido por la Presidencia de Francia.

Un avión nuevo

Las autoridades francesas han informado de que el avión tenía 18.870 horas de vuelo y había entrado en servicio en abril del 2005. El aparato estuvo por última vez bajo mantenimiento en un hangar en abril de este año. Los pilotos eran muy experimentados.

El último gran accidente de la aerolínea francesa fue en julio del 2000, cuando uno de sus Concorde se estrelló a poco de despegar de París en vuelo hacia Nueva York, dejando 109 muertos a bordo y al menos cuatro en tierra.

Si no se encuentran sobrevivientes, ésta sería la peor pérdida de vidas humanas por un accidente de un avión de Air France en sus 75 años de historia y uno de los más trágicos de Europa en la última década.

La información más actualizada hoy, miércoles 3 de junio, en la Sección de Transportes de este diario.

Diana Ramón Vilarasau (transportes@hosteltur.com)

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.