Francia confirma la noticia

Los restos hallados en el Atlántico son del Airbus desaparecido

Un portavoz del Estado Mayor del Ejército francés admite que ya no hay espacio para la duda, aunque habrá que hacer "una confirmación formal" cuando los restos sean recuperados y sometidos a un análisis técnico. Los restos, encontrados por la Fuerza Aérea brasileña, están desperdigados en un área de unos cinco kilómetros de longitud cercana a Sao Pedro y Sao Paulo, islas rocosas deshabitadas situadas a unos 704 kilómetros del archipiélago de Fernando de Noronha, el punto más oriental de Brasil. Los investigadores no son optimistas de encontrar las 'cajas negras' de la aeronave.

El Gobierno brasileño había hecho previamente un anuncio similar, tras informar ayer de que los restos de una aeronave había sido avistados unos 650 kilómetros al noreste del punto de tierra más próximo al lugar donde el Airbus se comunicó por última vez, por la tarde las autoridades brasileñas no dejaron lugar a dudas: “Los restos son del avión de Air France, no hay dudas", afirmó ayer, contundente, el ministro brasileño de Defensa, Nelson Jobim, en rueda de prensa en Rio de Janeiro, ciudad de la que partió el vuelo AF 447 con destino a París.

El ministro añadió que los aviones de la Fuerza Aérea Brasileña, que trabajaron durante la noche para encontrar los primeros fragmentos de la aeronave, detectaron en alta mar "una franja de cinco kilómetros de restos de avión".

Efectivamente, pilotos de dos aviones Hércules C-130 que participan en la búsqueda divisaron los restos entre los que se encuentran un asiento, una boya naranja y un tambor, además de manchas de aceite y de queroseno. Los restos fueron localizados primero por un avión R-99 que utiliza un radar y un sensor infrarrojo para captar objetos en el mar y medir las diferencias de temperatura. El dispositivo identificó materiales metálicos y no metálicos en una región a cerca de 650 kilómetros al nordeste del archipiélago brasileño, lo cual haría replantear la búsqueda y el rescate de las cajas negras del avión siniestrado.

Las islas de Fernando de Noronha, uno de los paraísos turísticos de Brasil, han sido convertidas por las autoridades brasileñas en una de las bases de las operaciones de búsqueda por su ubicación, en medio del océnao Atlántico.

A miles de metros bajo las aguas

Entre tanto, el director de la Oficina de Investigación y Análisis (BEA) francesa, encargada de la investigación del accidente aéreo del A330, Paul-Louis Arslanian, declaró hoy "no ser de un optimismo total" sobre las posibilidades de encontrar las cajas negras del aparato que desapareció el pasado lunes en el Atlántico, con 228 pasajeros a bordo, cuando hacía la ruta Río de Janeiro-París.

"No se puede excluir que no encontremos las grabadoras", dijo Arslanian en una rueda de prensa para dar cuenta del curso de las investigaciones. En su opinión, las cajas negras se encuentran sin duda en un lugar "profundo y montañoso" del Océano Atlántico.
  
El director del organismo encargado de la investigación también indicó que el Airbus A330 de Air France no presentaba ningún fallo técnico antes de su despegue del aeropuerto de Río de Janeiro. "Ningún elemento nos lleva a pensar que el avión tenía un problema antes de salir de Río", explicó.
  
La BEA intentará publicar un primer informe sobre el siniestro a finales de junio pero no esperará al final del mismo para comunicar el hallazgo de elementos que permitan establecer un vínculo con las causas del accidente. Las cajas negras --que en realidad son de color naranja-- contienen la grabación con los datos del vuelo y las conversaciones de los pilotos.  Se sitúan en la parte trasera del avión y están diseñadas para resistir a los choques violentos, al fuego y a una inmersión prolongada a 6.000 metros. Pero la baliza para localizar cada una de las cajas negras no tiene más que un mes de autonomía, de ahí la importancia que reviste hallarlas rápidamente.

Sin esperanzas

Luego de pasar varias horas sin tener noticias del Airbus A330 de Air France, cada vez hubo mayor conciencia de que se trataba de otra tragedia aérea. El presidente francés, Nicolas Sarkozy, tras un día de búsquedas, reconoció que las posibilidades de encontrar algún sobreviviente eran ínfimas. Tampoco en Brasil tienen esperanzas."Como no hay ninguna señal de que el avión haya llegado a lugar alguno, se presume que el avión haya caído en alta mar", dijo el mandatario brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, quien se encontraba en El Salvador.

El pasado lunes, a las 06H00 GMT, un Airbus A330 de Air France con 228 personas a bordo que operaba el vuelo AF 447 en la ruta entre Rio de Janeiro y París desapareció repentinamente de las pantallas de los radares de control, poco después de salir de Brasil, cuando sobrevolaba el Océano Atlántico, luego de dejar atrás las costas brasileñas y pasar las islas de Fernando de Noronha.
 
Despegó de Río de Janeiro a las 19:00 hora local (22:00 GMT) del domingo y tenía previsto su aterrizaje en París a las 11:10 hora local (09:10 GMT) del lunes. Sin embargo, la última vez que el avión estableció contacto fue a las 01:33 GMT (22:33 hora de Brasil) cuando se encontraba a 565 kilómetros de la costa noreste de Brasil, informó la Fuerza Aérea de ese país. En la última comunicación que tuvieron con el capitán de la aeronave, éste afirmó que entraban en una fuerte tormenta y después se perdió el contacto.
 
Posteriormente, la aerolínea informaba de que la aeronave envió un mensaje automático de que sufría un cortocircuito, tras una fuerte turbulencia producida por una tormenta. Ese mensaje se recibió a las 2:14 horas GMT -4:14 hora española-, tan sólo 15 minutos después de haber entrado en la tormenta. La compañía teme que el avión haya sido alcanzado por un rayo. Sin embargo, un Airbus 330 nunca se había perdido durante un vuelo comercial y es extremadamente inusual que una nave sea derribada por tormentas.
 
Diana Ramón Vilarasau (transportes@hosteltur.com)

 
 
a330af dentro.gifa330af dentro.gif

a330af 100.gifa330af 100.gif

a330af 100.gifa330af 100.gif

Comentarios 1

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Eulogio5/06/2009 11:06:00

Nunca me ha gustado el descuido ni la autosificiencia de ciertos ingenieros aeronáuticos........estamos en pleno siglo XXI.....y mi pregunta es....¿por qué los aviones no llevan, como prevención de siniestro, adosado un paracaídas gigante como último recurso, para que un avión al menos tenga una caida no tan drástica?.....eso lo hacen los astronautas......y mi otra pregunta....¿por qué los aviones, no llevan, asimismo adosados una especie de salvavidas gigantes, que en el momento de un amarizaje de emergencia, puedan inflarse y mantener el avión a flote hasta que sea rescatado?...........yo creo que las dos cosas se pueden hacer, sólo es cuestión de poner un poco más de interés en la seguridad de los aviones; es decir, que los ingenieros y demás no están dando la talla en cuestión de seguridad........Pues, ya tienen tarea, y no es difícil, sólo es cuestión de voluntad y responsabilidad.

00 Más comentarios del lector Responder

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.