Europa lleva una década de ventaja a España en turismo rural

A pesar de que en los últimos años el turismo rural en España ha experimentado un gran crecimiento, un informe elaborado por la Universitat Autónoma de Barcelona (UAB) constata que aún lleva al menos una década de retraso con respecto a los destinos tradicionales europeos.

Según los datos del informe, desde el año 2001 hasta 2008, el turismo rural ha crecido notablemente en España pasando de las 46.354 plazas de alojamiento de hace casi una década a las 120.517 actuales. La oferta ha aumentado en prácticamente la totalidad de las regiones del país y comunidades como Andalucía y Extremadura han duplicado el número de alojamientos. A pesar del incremento de plazas, el último informe de la Asociación de Profesionales de Turismo Rural, destaca que la demanda decreció en 2008. Las pernoctaciones y la ocupación media descendieron un 2,3% y un 11,9%, respectivamente.

Sin embargo, y a pesar del constante crecimiento, el  turismo rural español aún no alcanza la consolidación y tradición de otros destinos maduros europeos. Desde la UAB explican que la tradición de este turismo en Europa proviene de la región  de los Alpes. Ya a principios del siglo XX existía demanda “de turistas vinculados al excursionismo alpinista”. También en las primeras décadas aparece en el Reino Unido el popular concepto de ‘Bed and Breakfast", modalidad de alojamiento y desayuno en una casa de campo que haría furor y que se mantiene con éxito en este país. Pero la verdadera revolución del turismo rural en toda Europa comienza a notarse en la década de 1990. En esos años el producto comienza a alcanzar la madurez.

En España es precisamente en esa época cuando el turismo rural empieza a ganar importancia, “empieza a superar su primera etapa de desarrollo”, comenta el informe de la UAB. “La principal diferencia dentro del continente se encuentra en el período de inicio de la tipología y el estadio en el que se encuentra la misma. Así, mientras que en la Europa Central y las Islas Británicas el turismo rural se desarrolla a partir de los sesenta, los países mediterráneos despegan en los años noventa y en la Europa del Este está iniciándose en la actualidad”.

Gran importancia de este segmento en Europa

El informe constata la gran importancia que está adquiriendo el turismo rural en toda Europa. Genera un gasto de 12.000 millones de euros anuales, mientras que a través del valor añadido se induce un volumen total de 26.000 millones de euros para la economía rural europea y ya el 25% de los europeos que viajan, se alojan en establecimientos de este tipo, además, en cuanto a trabajo, ya genera cerca de 500.000 empleos directos e indirectos.

La tendencia de crecimiento en la oferta sigue siendo muy alta, a pesar de la actual crisis económica, y en los últimos años se sitúa en torno al 10 por ciento interanual, mientras que la demanda sigue procediendo básicamente del mismo estado en el que se sitúa el establecimiento y ha crecido también de manera importante en las últimas décadas.

A España aún le queda

Según la UAB, España aún no ha alcanzado el número de casas rurales que el resto de destinos maduros europeos y no ha entrado todavía en una etapa de diversificación de la oferta.  “En Europa el turismo rural se encamina hacia ofertas más especializadas como estrategia para captar una demanda diversa y más exigente y como fórmula para fidelizar a los clientes. En España, los servicios complementarios al alojamiento están poco relacionados con los mismos agricultores y existe escasa coordinación entre alojamiento y actividades”.

Aún así, algunas comunidades autónomas ya están apostando por la diversificación, como en Asturias, Navarra, Catalunya y Galicia, que ya cuentan con productos más sofisticados e intentos de segmentar la oferta. El objetivo es potenciar una unidad territorial de conjunto para ofrecer una oferta amplia de casas de turismo rural.

Retos de futuro

En cuanto a los retos de futuro que tiene que plantearse el segmento rural tanto en España como en Europa,  los expertos de la UAB consideran que ya sea en los destinos más maduros como en los que se encuentran en desarrollo y también en los emergentes, estos retos estarán “relacionados con los cambios asociados al nuevo paradigma socioeconómico y en cómo afecta éste a la demanda turística. En este sentido, los turistas exigen cada vez servicios más especializados y habrá que orientarse a sus demandas a través de diferentes segmentos”.

En un futuro cercano, los viajeros exigirán más servicios personalizados, el peso de los turistas de la tercera edad será importante y demandarán más servicios relacionados con sus necesidades. En términos generales (no sólo en el turismo rural) el turista del futuro valorará más las experiencias que las posesiones. En este contexto, primará más la calidad en productos y servicios “y se tendrán que establecer nuevas políticas que garanticen esta calidad”.

Xisca Muñoz (hoteles@hosteltur.com)

 
RURAL ND.jpgRURAL ND.jpg

RURAL.jpgRURAL.jpg

RURAL ND.jpgRURAL ND.jpg

RURAL.jpgRURAL.jpg

RURAL.jpgRURAL.jpg

Comentarios 2

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Ventura Garcia6/07/2009 18:07:00

Creo que en relación con los retos del futuro,la COMERCIALIZACION a través de harramientas modernas y organizadas por "Areas geográficas" de carazteristicas comunes,es en este momento la necesidad mas acuciante.
De nada sirve "que nos conozcan" si finalmente,"no nos pueden comprar"

00 Más comentarios del lector Responder

Rafael18/12/2009 22:12:00

Si, Ventura tiene razón, la COMERCIALIZACI"N ha sido el principal escoyo.
Actualmente ruralGest es el sistema más implantado y que mejores resultados está dando.

00 Más comentarios del lector Responder

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.