Turismo para singles

Un post de Ernesto Daubar, en Intermediación

20 de Marzo del 2014

1

Se estima que en Europa existen unos 160 millones de personas sin pareja. Las estadísticas dicen que más del 40% de los europeos ha tenido más de tres parejas estables a lo largo de su vida, lo que indica frecuentes estados de soltería. Ser single es una declaración de principios, un estilo de vida.

Sin ataduras, sin hijos, sin pareja, con una personalidad propia, en una situación donde los planes son fácilmente modificables, movidos por un consumo impulsivo, casi caprichoso, donde predominan cuestiones emocionales y especialmente todo aquello que le ayude a reforzar su autoestima, los solteros son un amplio colectivo a tener en cuenta. Sin duda, este grupo es precursor de los productos a medida y exclusivos, saludables, auténticos, prácticos y sencillos. El single convive entre el mundo virtual y el real, buscando el contacto con gente que comparta sus mismos hobbies.

Frente a este nuevo modelo de sociedad, el single valora positivamente su condición, hasta tal punto, que su filosofía de vida está haciendo cambiar las pautas de consumo y los modelos de ocio. Todas las previsiones apuntan a que cada vez será mayor el número de singles en los países desarrollados

Los solteros son un colectivo inquieto, compuesto por personas de mediana edad, comprendida entre los 25 y 45 años, donde predomina el público femenino, que viaja hasta un 40% más que la media. Se caracterizan por tener un notable poder adquisitivo, elevado nivel cultural, muy centrados en su carrera profesional y una limitada vida social

Utilizan internet para buscar información acerca de los destinos y de sus viajes, su renta disponible supera ampliamente a la de los hogares familiares teniendo una mayor disposición en el gasto vacacional, por lo tanto son turistas muy exigentes que buscan viajes exclusivos, prefiriendo viajar con gente en la misma situación y preferiblemente misma generación. Este tipo de turista puede definirse como viajeros independientes, que quieren disfrutar de nuevas aventuras, que ocasionalmente les puede llevar a encontrar parejas y más frecuentemente nuevas amistades.

En España, según datos del Centro de Investigaciones Sociológicas, el 31,9% de los adultos es soltero… es decir, existe un colectivo que representa un amplio porcentaje de la población que desea disfrutar de experiencias a través del turismo y posee un poder adquisitivo superior a la media. A pesar de ello, en nuestro país no existe una oferta claramente dirigida a este segmento de mercado de manera destacada, más allá de pequeñas empresas, que en su gran mayoría ofrecen programas poco atractivos, salvo algunas contadas excepciones.

Existe un gran número de hoteles “Adults only” ideales para escapadas románticas, para viajes tranquilos sin niños, incluso hoteles que enfocan su producto y servicios a los musulmanes, siendo respetuosos con las necesidades específicas que marca su religión, sin olvidar los famosos hoteles musicales de Ibiza que están haciendo unos números de vértigo o los hoteles fittnes para todos aquellos que no perdonan un día de entrenamiento aunque estén fuera de casa, pero no he sido capaz de encontrar un ejemplo de hotel exclusivo para singles en nuestro país. Podemos encontrar fácilmente cruceros exclusivos para el colectivo gay pero no es sencillo contratar un crucero para solteros. Es fácil reservar mesa en un restaurante vegetariano pero no existe un pub para singles. Todo esto mientras existen proveedores de servicios de búsqueda de pareja y amistad a través de Internet que facturan más de 180 millones de euros anuales.

Sin duda, las empresas turísticas tienen en la especialización una gran oportunidad y es posible que el segmento de turismo para solteros deba experimentar un importante incremento y especialización que ofrezca una atención exclusiva a las demandas de este amplio colectivo.

Comentarios 1

Escribe un nuevo comentario

Vivi Hinojosa 21/03/2014 12:03:14

Muy buen post, aunque como single que soy he de hacer algunas matizaciones: estoy de acuerdo con el estereotipo que tenemos los singles de jóvenes despreocupados y de elevado gasto, aunque de todo hay en la viña del Señor, por carecer de responsabilidades familiares, pero ¿con personalidad propia? Hasta ahora creía que todos teníamos de eso, incluso los padres de familia numerosa que no se puedan mover del sofá por los elevados gastos que esto les pueda suponer. Sigamos: ¿"consumo compulsivo, casi caprichoso"? Hombre, una cosa es que todos nuestros ingresos sean para nuestro uso y disfrute (hasta cierto punto, que ahí habría también mucho que decir) y otro que los derrochemos así sin ton ni son. Que seguro que los habrá, pero tanto como para generalizar y elevarlo a una tendencia... Desde mi experiencia, y desde la de los singles que me rodean, no es así. Miramos muy mucho en qué nos gastamos nuestro dinero, y más en estos tiempos que corren, como todo hijo de vecino.
En lo que no estoy en absoluto de acuerdo es en lo de nuestra "limitada vida social". De hecho creo que es una errata. ¡Si nuestra vida es esencialmente social!
En cuanto al análisis de la oferta disponible para este nicho de mercado, es cierto que aún queda mucho por desarrollar y que, que yo sepa, no existen hoteles exclusivos para singles, pero sí cruceros, aunque he de reconocer que nunca he ido a uno.
En suma, un buen post aunque con algunos estereotipos que, desde mi experiencia, no se ajustan totalmente a la realidad.

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.