Hosteltur: Noticias de turismo
Por hosteltur-np-100, en Innovación

Portugal, Atenas y Budapest, las escapadas más económicas para la temporada 2013-14

6 septiembre, 2013

Para los viajeros europeos que buscan una escapada económica de fin de semana, Portugal y algunas (no todas) de las ciudades del este de Europa representan las mejores opciones.

Estos resultados son fruto de un estudio basado en los precios medios de 16 artículos que un viajero estándar compra durante su estancia en el extranjero (por ejemplo, un bono de transporte de 48 horas), así como los alquileres cobrados en 9.305 apartamentos turísticos de 21 ciudades europeas, y los precios medios de los hoteles 3 y 4 estrellas. Con estos datos se ha podido determinar cómo los viajeros pueden ahorrar en sus escapadas.

El estudio ha llegado a las siguientes conclusiones:

•             El destino más económico en general es Budapest, donde se puede alojar, viajar y comer durante dos días por 140 euros, después Oporto (157 €), Atenas (169 €) Lisboa (175 €), Berlín y Cracovia (ambos 187 €); mientras que los más caros son Ámsterdam (desde 378 €), Londres (373 €) y Venecia (347 €).

•             Salir de la Eurozona e ir a los destinos menos tradicionales del este no siempre significa un ahorro: basándonos en el cambio de moneda actual, se puede pasar un fin de semana más económico en Oporto, Lisboa o Berlín que en Dubrovnik o Estambul (ambos 228 €).

•             Para viajar en pareja, el hecho de poder comer alguna vez en casa siempre permite una estancia bastante más económica. Además, el precio de este tipo de alojamiento es normalmente más bajo que el de los hoteles (es así en 16 de las 21 ciudades estudiadas)

•             Los precios de alojamiento en una ciudad no siempre se corresponden con el coste de la vida. Viena, por ejemplo, se encuentra entre las ciudades más baratas en cuanto a alojamiento, pero en cuanto al coste de la vida se sitúa en la mitad de la tabla. Por otro lado, es más económico comer, beber y viajar por Barcelona que lo que el precio del alojamiento, más alto que la media, nos haría imaginar.

Only-apartments decidió hacer esta investigación por varios motivos. Primero, para determinar los mensajes y para aportar contenidos de interés para las diferentes tipologías de clientes. Los datos de reserva de Only-apartments confirman que los clientes europeos se interesan cada vez más por hacer más viajes (aunque más cortos) con su presupuesto, razón por la que la empresa decidió comparar las ciudades que se suelen visitar en escapadas gracias a las redes de los vuelos low-cost.

“No creemos que esta información vaya a cambiar los planes de viaje de los viajeros que ya saben a dónde quieren ir,  pero creo que a todos nos interesa saber que al final sí que nos podríamos permitir esa escapada que queríamos hacer a Oporto, por ejemplo” comenta Ramon Glieneke, director de Marketing y Comercial de Only-apartments.

Otra cuestión que Only-apartments quería investigar era si el precio de un apartamento es siempre más barato que el de un hotel. Esto no ha sido así en todas las ciudades, ya que dos noches para dos personas en algunos de los apartamentos estudiados costarían más que en un hotel en cinco de las 21 ciudades estudiadas: Ámsterdam, Dublín, Milán, Cracovia y Madrid.  Aun así, la estancia entera resulta más económica si el cliente saca partido de la cocina.

“Fue interesante identificar que en algunas ciudades europeas se puede pagar más por un apartamento que por un hotel de 3 o 4 estrellas. Sin embargo, si viajan más de dos personas es probable que el apartamento salga más económico, y para cierto tipo de clientes, como las familias, un apartamento tiene otras ventajas” afirma Ramon Glieneke.

Finalmente la empresa quería para poner a prueba la ventaja que ofrecen los apartamentos respecto a los hoteles (por ejemplo, la oportunidad de utilizar una cocina) y poder determinar exactamente qué ahorro ofrece a los viajeros.

El estudio confirmó que el ahorro potencial de un apartamento es considerable, y que tampoco hace falta hacer cada comida en casa para que así sea. Por ejemplo, si una pareja desayuna, come y cena en casa un día, y el segundo come y cena fuera (como haría si estuviera en un hotel), puede ahorrar hasta €94 en solo dos días.