Diario 5535 19.03.2019 | 17:10
Hosteltur: Noticias de turismo
Por Cristina Manrique, en Innovación

Los viajes no se eligen por “likes”, pero casi

16 octubre, 2018 (01:11:42)

Las nuevas tendencias de consumo en un entorno digital han hecho que determinados factores sean determinantes a la hora de realizar una reserva y elegir un destino turístico. Precio, oportunidad, atractivo, referencias de la comunidad viajera y otras facilidades a la hora de reservar el viaje –como es la compra a través del dispositivo móvil–, son algunas de las más destacadas.

En este sentido, MisterFly, plataforma de viajes online, ha determinado cuatro principales perfiles de viajeros en la era digital de acuerdo a los datos de sus reservas on-line.

El Planner

Se trata de un perfil mayoritario ya que, según datos de MisterFly, el 69% de sus usuarios en España realiza su reserva con al menos 58 días de antelación.

El Planner necesita que todo esté atado y organizado con margen suficiente como para no encontrarse con sorpresas de última hora. Dentro de la categoría planner muy frecuentemente se encuentran “los investigadores”. Estos viajeros que empiezan a buscar información entre uno y tres meses antes de la salida. Pasan mucho tiempo investigando online sobre destinos, actividades, visitas, alojamientos etc. Priorizan las referencias de otros usuarios y las experiencias locales contadas en “boca de otros viajeros” a través de sus blogs y redes sociales.

En estos casi dos meses, el planner escoge su viaje con un margen que le permite varias cosas: encontrar vuelos y hospedaje a buen precio, elegir su alojamiento favorito con menor riesgo de que esté completo, tener un abanico de destinos más amplio, organizar con detalle las actividades y visitas previamente, y obviamente, preparar un plan B por si falla algún punto del plan A.

Por el contrario, son viajeros que nunca entrarían en un restaurante sin tener una referencia o recomendación y no improvisan un plan por apetecible que sea en ese momento. En general, para ellos, viajar tiene más que ver con hacer actividades que con relajarse.

A nivel europeo, los españoles son planners “más ágiles” que los franceses y belgas. Para este perfil en Francia el promedio de días de antelación en la reserva asciende a 62, y 65 en Bélgica.

El Last Minute

Un perfil opuesto al anterior es el viajero “last minute”. Coger el viaje días –incluso horas– antes de que se produzca. Un hábito que se ha convertido en una forma muy popular de organización entre los millennials.

Varias son las razones que atraen a este perfil de viajero, entre las que destacan las ofertas de última hora, el factor sorpresa que supone no conocer el destino hasta el último momento, evitar la ansiedad de organizar con mucho tiempo ya que la oferta de destinos es más reducida y la sensación de libertad que proporciona no planificar, vivir al momento y dejarse llevar. Obviamente, no se lleva demasiado bien con el planner.

Prima la rapidez e inmediatez en la reserva. Son viajeros que realizan sus compras a través del móvil y buscan información a tiempo real. Según MisterFly, el 17% de los viajeros prefiere reservar sus vacaciones a última hora.

Es más, el Observatorio Nacional del Turismo publicó un estudio el pasado mes de junio que revelaba que, por aquellas fechas, el 47% de los ciudadanos aún no tenía escogido el destino concreto donde viajar. De ese grupo, un 28% aún estaba barajando alternativas y un 8% no tenía decidido todavía el tipo de viaje.

El Ahorrador

Este tipo de viajero es un hunter –cazador- por naturaleza, no esperará a última hora para ver si hay ofertas, al igual que no dejará que la antelación excesiva le prive de una suculenta promoción con la que ahorrarse unos euros, irá siempre a la caza de las mejores opciones a nivel calidad/precio para realizar el viaje deseado, independientemente del momento en que se encuentre.

Reciben ofertas de reservas y destinos a través de diferentes portales. Un 2x1, una noche extra, algún artículo gratuito, un desayuno, una comida, que importa, la cuestión fundamental es vivir una experiencia memorable y conseguir ahorrar en cualquiera de los aspectos del viaje.

Y es que, según los datos de MisterFly, el 39% de los viajes reservados en España a través de su plataforma han sido viajes low cost.

El Instagramer

En este caso, la felicidad –de viajar– es completa si, como decía Christopher McCandles (Into the Wild), es compartida.

Es el perfil más receptivo a planear su viaje usando páginas web, blogs de viajes y redes sociales de otros viajeros. Da igual si hay o no hay tiempo para planificar el viaje, da igual si se trata de una subida al Himalaya o un paseo por el Hasenheide Park de Berlín, eso sí, los recuerdos fotográficos del destino han de ser memorables.

Basándose en esta premisa, el Instagramer busca ser expositor e influencer a la vez, no solo mostrar la diversidad y la belleza de los lugares a los que viaja, si no también, poder servir como guía de destinos para otros instagramers o simplemente, para otros viajeros regulares.

De hecho, según una encuesta de mercado, un media de un 70% de los viajeros está dispuesto o muy dispuesto a escoger su destino en base a las fotos vacacionales compartidas en las redes sociales por otras personas.

Más sobre Innovación

Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.