Diario 5403 17.10.2018 | 02:45
Hosteltur: Noticias de turismo
Por hosteltur-np-100, en Innovación

El presidente de Baleares, Jaume Matas, pretende fichar a Catherine Zeta-Jones y a Michael Douglas como ganchos turísticos de las Islas

28 julio, 2003

Una apuesta ambiciosa. El Govern balear planea contar con un selecto grupo de vips que promocionarán la nueva imagen turística de Baleares. Esta lista la lideran Michael Douglas, su mujer, Catherine Zeta-Jones, la ex modelo Claudia Schiffer y el célebre ex tenista Boris Becker. Los contactos del Govern con estos enamorados de Mallorca están siendo del más alto nivel y han acogido con satisfacción la petición del Ejecutivo balear. «Pretendemos mejorar la imagen la Baleares en todos los mercados internacionales», aseguraron fuentes del Govern a EL MUNDO / El Día de Baleares. El matrimonio Douglas y Zeta-Jones confirman, de esta manera, su interés en vender las excelencias de Mallorca y de Baleares por todo el mundo. La pasada semana Michael Douglas y Catherine Zeta-Jones confirmaron que actuarán como padrinos de la candidatura de Palma como sede de la Copa América de Vela. El president de Baleares, Jaume Matas, logró convencer a los Douglas, que mantienen estrechos vínculos con Costa Nord de Mallorca, para que vendieran las posibilidades de la ciudad como sede de la competición «por razones obvias tanto por lo atractivo del lugar como por la organización de la que es capaz Mallorca», destacó el ganador del Oscar al Mejor Actor por la película Wall Street. Costa Nord está situado en una antigua residencia del pueblo de Valldemossa, y es un centro de dinamización cultural «que quiere transmitir al visitante la fascinación que ejercen los parajes de la Serra de Tramuntana, en el norte de la isla de Mallorca, contribuir a dar a conocer su paisaje, su flora, sus costumbres y ayudar a preservarlas para que otras personas puedan gozar de ellas en el futuro». El Centro Cultural Costa Nord es también un centro vivo, abierto a la creación y a la divulgación artística en el que tienen lugar ciclos de conciertos, exposiciones y todo tipo de actividades culturales. Pero el Govern no confía solamente la promoción de las Islas a estos dos Oscar de Hollywood. También el Consolat de Mar se ha fijado en la figura de la rubísima Claudia Schiffer. La ex modelo, que veranea en Mallorca desde siempre, incluso asumió el año pasado el proyecto de restauración integral de los accesos a la Torre de Cap Andritxol cuyo presupuesto asciende a 18.600 euros (3.100.000 pesetas). Esta inversión privada permitirá así la recuperación y protección de un monumento histórico construido en el siglo XVI para la defensa de la zona costera de Andratx. Schiffer, que está en el mundo de la moda desde que era una jovencita, se construyó en Camp de Mar, una mansión en mitad de más de 200.000 metros cuadrados para asegurarse de que los fotógrafos no «roben» su intimidad. También Boris Becker es uno de los objetivos promocionales que se plantea atraer el Govern para campañas publicitarias que podrían ser en forma de spots en TV o en anuncios promocionales. En una entrevista publicada por este periódico el pasado 25 mayo, Becker resaltó que desde hacía un par de años el turismo había experimentado «una caída dramática en Mallorca». Y apuntaba el tenista germano: «Es un dato terrible para la isla, porque su subsistencia depende no sólo de la cuantía, sino de la calidad de sus visitantes». Además, también las autoridades y los hoteleros reclaman la llegada de turistas de alto poder adquisitivo, deberían plantearse si su actitud es la correcta para favorecerles. Y me refiero a que deberían reflexionar sobre si las reglas que han cambiado en los dos o tres últimos años han sido o no positivas para Mallorca, porque si el turismo sufre, sufre también toda la industria que lo rodea». Becker abundaba en su crítica a la política turística del Govern del Pacte de Progrés: «De aquí se está marchando mucha gente últimamente porque no se siente bien, porque no se siente a gusto. Es necesario volver a cambiar para que todo vaya de nuevo a mejor y eso signifique la reactivación del turismo». Boris Becker también ha visto como en este mismo mes se prodeció a la demolición de los 487 metros cuadrados anexos a la casa de Boris Becker en Son Coll (Artà) y eran 487 metros cuadrados de construcción ilegal. Para realizar el lifting de los 487 metros cuadrados que exceden de la permisividad de la ley, no ha entrado en la finca de Son Coll excavadora alguna. El ex tenista Boris Becker, que también respalda que Mallorca sea sede de grandes eventos deportivos, no sólo la Copa América, sino algún torneo de tenis de la ATP o que también sea sede de la Copa Davis, está dispuesta a olvidar estos malos ratos con su casa promocionando Mallorca y Baleares en un sinfín de destinos turísticos. El Govern está dispuesto a volver a situar a las Islas Baleares en lo más alto de la promoción turística internacional. Por su parte, y sin que ambos hechos al parecer estén vinculados, Michael Douglas ha solicitado al Govern balear que tutele la gestión de la fundación Costa Nord de Valldemossa, según publica el diario El Mundo-El Día de Baleares en su edición de hoy lunes. Douglas está dispuesto a seguir ofreciendo su imagen, pero no quiere asumir en solitario la financiación del centro cultural que él mismo fundó en Valldemossa. El pasado día 18 de julio, Michael Douglas recibió en S'Estaca al president del Govern Jaume Matas, que acudió acompañado por la vicepresidenta Rosa Estaràs y el conseller de Educación Francesc Fiol. También estuvo presente en la reunión el editor Pere Serra. En el encuentro, el president Jaume Matas convenció al actor estadounidense y a su esposa Catherine Zeta-Jones para que apadrinaran la candidatura de Palma a la Copa América de Vela 2007. Fue en el transcurso de esta reunión cuando Douglas expuso al president Jaume Matas que el mantenimiento de Costa Nord le estaba resultando excesivamente costoso y que por ello era necesario que el Govern asumiera la gestión y buscara patrocinadores para financiar el programa de conciertos y actividades culturales. ¿Querrá participar en la gestión de la fundación Costa Nord Pere Serra, como ya hace en el Museu d'Art Modern i Contemporani? De momento se desconoce la respueta a esta pregunta. Al parecer, Michael Douglas expuso su postura sobre Costa Nord cuando Pere Serra ya había abandonado S'Estaca, aunque sí estaba presente Francesc Fiol, el conseller más próximo al Grupo Serra. Michael Douglas está dispuesto a seguir aportando su imagen y a participar en la financiación del centro, pero no en solitario. Por ello solicita al Govern que asuma la gestión o que al menos la tutele y que se encargue de buscar patrocinadores entre las cajas de ahorro, empresas privadas y otras instituciones, preferentemente el Consell Insular. (Diario El Mundo-El Día de Baleares)