Diario 5431 18.11.2018 | 23:36
Hosteltur: Noticias de turismo
Por Javier Gutierrez Rodriguez, en Economía

Cuatro sugerentes planes por Astorga y la comarca leonesa de la Maragateria

29 marzo, 2018 (21:05:42)

Esta Semana Santa te invitamos a conocer la comarca de la Maragatería. Y para que puedas disfrutar de una de las zonas más atractivas de la provincia, hemos diseñado para ti cuatro planes que te permitirán descubrir su historia, su patrimonio, su gastronomía y sus tradiciones.

DESCUBRE LA BIMILENARIA CIUDAD DE ASTORGA

Afrontamos el primer día de nuestro viaje en la Maragatería y lo hacemos visitando la histórica ciudad de Astorga. En este caso empezaremos por el principio, y éste lo marca el paso del Imperio Romano por estas tierras. Nos acercamos hasta el Museo Romano, desde donde da comienzo la Ruta Romana. Esta ruta nos llevará por los restos arqueológicos que se conservan en el centro histórico como son el Foso, las Termas Menores o el Aedes Augusti. Con una duración aproximada de 2 horas, se realiza dos veces al día en horario de 11:00 y 17:00 horas, y se completa con la visita al sistema de cloacas y una lujosa casa. Para poder realizarla es imprescindible reservar con anterioridad en el propio museo.

Una vez acabada la ruta podemos dedicar un rato a visitar el Museo Romano, donde descubriremos la impresionante y enigmática ergástula, así como una colección epigráfica en la que destacan lápidas funerarias; las pinturas pompeyanas descubiertas a mediados del siglo pasado, numismática, un tesorillo de denarios, así como piezas de cerámica y joyas del ajuar masculino y femenino.

Sin apenas enterarnos ha llegado la hora de sentarse a la mesa y la oferta hostelera que la ciudad ofrece es variada y de calidad. Podemos decantarnos por probar el cocido maragato, y uno de los muchos establecimientos que los ofrece es Casa Maragata. Este restaurante lleva ya 25 años apostando por el plato más conocido y popular de la gastronomía de la comarca, siendo el único de la carta durante todos los días del año. Ante la tremenda demanda que tienen, es aconsejable reservar con antelación. Otra opción es el Restaurante Serrano, que ofrece una cocina realizada con productos de temporada y un toque creativo, utilizando para ello ingredientes de primera calidad. Es difícil decantarnos por alguno de los platos que aquí podemos degustar, pero lo que sí es seguro es que sea cual sea nuestra elección, no nos van a defraudar.

Después de disfrutar con los exquisitos manjares que esta tierra nos regala, continuamos con nuestra visita cultural por la ciudad. Los siguientes destinos se encuentran a pocos metros de distancia uno del otro. Se trata de los dos monumentos más representativos de Astorga, el Palacio Episcopal y la Catedral de Santa María. El primero de ellos no necesita mucha presentación. Esta obra que firmó Antoni Gaudí, impresiona por fuera y misma sensación produce el interior, donde destacan los trabajos al fresco del pintor Fernando Villodas, las vidrieras del maestro francés José Maumejean y las esculturas del artista Enrique Martín. Aquí se encuentra el Museo de los Caminos, donde se exponen numerosas y destacadas piezas procedentes a la Diócesis de Astorga, y que van desde la prehistoria pasando por la epigrafía y numismática romana y el arte religioso y contemporáneo.

Al otro lado de la calle se encuentra la Catedral, cuya construcción se inicio en el año 1471, momento en que se produce el resurgimiento de la ciudad. Impresionantes son, tanto la fachada renacentista de los Obispos, como la principal de estilo barroco. En el interior sobresale el Retablo Mayor, las imágenes de la Virgen de la Majestad y la Inmaculada, así como la sillería del coro y el retablo hispano-flamenco de San Miguel. De visita obligada es el Museo Catedralicio que cuenta con una interesantes colección de arte sacro que incluye pintura, escultura, orfebrería religiosa, vestimenta y ornamentos litúrgicos

SEMANA SANTA DE ASTORGA

Nuestro segundo día en tierras maragatas lo dedicaremos a disfrutar de las procesiones. La Semana Santa de Astorga, declarada de Interés Turísticos Regional y Nacional, esta documentada desde el siglo XVI, momento que se crean las cofradías de la Vera Cruz y Confalón y la de Padre Jesús Nazareno y María Santísima de la Soledad. Durante los siglos posteriores la Semana Santa astorgana continua con su crecimiento, hasta la llegada de la Guerra de Independencia, que provoca la perdida de numerosas imágenes y documentos, cebándose especialmente con la Cofradía de Padre Jesús Nazareno que pierde prácticamente todas sus tallas procesionales. Actualmente es un motor cultural importante de la ciudad, organizando paralelamente distintos actos como conferencias, concursos o exposiciones.

Las procesiones que podremos ver el día de Viernes Santo son la Procesión del Encuentro y la Carrera de San Juanín, la Procesión del Bendito Cristo de los Afligidos, la Solemne e Inmemorial Procesión del Santo Entierro y la Procesión de la Soledad.

UN VIAJE POR LA MARAGATERÍA

Ha llegado el sábado, día que dedicaremos a conocer algunos de los pueblos y lugares de la genuina comarca. Seguimos el camino que llevan los peregrinos por el Camino Francés, pero no lo haremos por camino y sendas, si no que tomaremos la LE-142. Nuestra primera parada es Castrillo de los Polvazares, una de las poblaciones más sugerentes y atractivas de esta tierra. Declarada Conjunto Histórico Artístico, estamos ante una magnífica muestra de la arquitectura popular arriera, caracterizada por grandes portalones, imprescindibles para permitir el paso de los carros en los que los arrieros transportaban las mercancías y que daban acceso a un gran patio.

Continuamos nuestro camino para dirigirnos a Santa Colomba de Somoza, otro pueblo donde podremos admirar bellos ejemplos de arquitectura popular y visitar el Museo Casa Maragata. Recordar el nombre de esta localidad, pues más adelante volveremos a ella.

En Santa Colomba tomaremos un desvió por la LE-6311, pasado el pueblo de Lucillo nos encontramos con dos opciones, si optamos por la de la izquierda llegaremos al pueblo de Filiel donde podremos admirar los Petroglifos de Peñafadiel, enigmáticos grabados de más de cinco mil años de antigüedad y únicos en el mundo, esculpidos en una roca que apunta al sagrado monte Teleno. Forman parte de un conjunto de representaciones de este tipo diseminados por la comarca, auténticos lugares de culto, que lo convierten en el mayor "parque temático" de esta naturaleza en toda España. La otra opción que anteriormente se nos presentaba nos acerca a Chana de Somoza donde podremos ver otras manifestaciones de este tipo. En cualquiera de los dos pueblos, cualquier vecino nos indicará amablemente como llegar hasta ellos.

Desandamos el camino hasta Santa Colomba de Somoza, donde podemos hacer una parada para reponer fuerzas. El lugar ideal para hacerlo es Casa Pepa, un magnífico hotel rural donde poder degustar una deliciosa cocina casera tradicional, cocinada con cariño en el puchero y a fuego lento,y siempre con productos de su huerta ecológica. Difícil elección entre las especialidades que ofrecen, cocido maragato, garbanzos de pico pardal con setas de temporada, bacalao al ajo arriero

Continuamos nuestro camino con la satisfacción que produce haber degustado estos exquisitos manjares y nos dirigimos a Rabanal del Camino. Localidad muy ligada al Camino de Santiago, es finaly comienzo de etapa según el Códice Calixtinus. En este punto, es recomendable aparcar el coche y darse un paseo por la calle Real para impregnarnos del ambiente jacobeo.

A partir de aquí compartiremos nuestro camino con los peregrinos que afrontan con entusiasmo el momento más duro, la subida al puerto de Foncebadón, esfuerzo que se verá recompensado con el premio de llegar a la Cruz de Ferro. Pero antes podemos hacer un alto en el pueblo de Fondebadón. De gran importancia en el pasado por situarse allí un monasterio, en la actualidad está muy poco poblado, aunque en los últimos años ha experimentado una gran popularidad gracias al Camino Francés. Nuestra última parada es la Cruz de Ferro, uno de los puntos más emblemáticos de la ruta jacobea y donde cuenta la tradición que debes depositar una piedra que has traído de tu lugar de origen, y te dará suerte para el resto del camino. En este punto damos por finalizado nuestro viaje y emprendemos camino de vuelta a Astorga.

MUSEO DEL CHOCOLATE DE ASTORGA. UNA DESPEDIDA MUY DULCE

Nuestra peregrinación por tierras maragatas llega a su fin, pero antes de volver a nuestro hogares nos despedimos de Astorga con una dulce visita. El chocolate fue uno de los motores económicos de la ciudad a finales del siglo XIX y principios del XX, y para recordar esta tradición y homenajear a las familias que lo hicieron posible esta el Museo del Chocolate. Esta colección museística, única en España, además de recrear en la recepción una antigua tienda, muestra al visitante todos los secretos de este delicioso majar. En sus diferentes salas podemos descubrir el cacao y los orígenes del chocolate, la formas de elaborarlo, las diferentes costumbres a la hora de consumirlo, la publicidad, un recuerdo a las familias chocolateras o los trabajos de imprenta y la litografía. Y para finalizar este viaje por el mundo del chocolate, nada mejor que probarlo haciendo una cata-degustación en la recepción.

Más sobre Economía

Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.