Diario 2324 09.07.2020 | 05:30
Hosteltur: Noticias de turismo
Edición Latam. Lucha contra la oferta informal de alojamiento

La OMT “no tuvo otro remedio” que aceptar la postulación de Airbnb como miembro afiliado

3 octubre, 2016

La Organización Mundial del Turismo (OMT) “no tuvo otro remedio” que aceptar la candidatura de la plataforma de alojamiento Airbnb como miembro afiliado en mayo de este año, afirmó Eugenio Yunis -miembro del Comité Mundial de Ética del Turismo de la OMT-. La decisión fue criticada por miembros de la industria turística, en particular hoteleros, enfrentados a Airbnb por considerar a esta empresa el ejemplo más claro de competencia desleal en el sector del alojamiento.

En el I Encuentro Iberoamericano sobre Economía Colaborativa en el Alojamiento Turístico, celebrado en Montevideo en abril, y coorganizado por la OMT, Airbnb canceló su participación en un panel a último momento.

Había comprometido la asistencia de un ejecutivo basado en Sao Paulo (Brasil). En esa instancia, el director de la OMT para América Latina, el argentino Alejandro Varela, dijo que en su opinión la regulación de las aplicaciones digitales de economía colaborativa en el sector turístico es algo que "llegará".

Pocas semanas después, la OMT aceptó la candidatura de Airbnb como miembro afiliado de la organización. La plataforma de alquiler de alojamiento turístico se sumó así a un organismo en el que están representados sus principales detractores, como asociaciones hoteleras y gobiernos que buscan regular su actividad.

En esa conferencia en Montevideo, Airbnb fue el enemigo. Casi todos los expositores -miembros de la industria hotelera de España, Perú, Ecuador, Argentina, Brasil, Uruguay, entre otros países- atacaron a la empresa y al modelo de intercambio que representa dentro de la nueva economía.

La OMT “no tuvo otro remedio” que aceptar la postulación de Airbnb como miembro afiliado

A pesar de esto, la compañía estadounidense continuó generando posicionamiento y asociándose a eventos como los Juegos Olímpicos –tras haber sido sponsor de la Copa América en Chile-. “¿Cómo se explica esto? Es difícil entender cómo sigue estando fuera de la regulación cuando tiene esas conexiones tan importantes”, le preguntó HOSTELTUR LATAM a Eugenio Yunis, quien además del cargo que ocupa en la OMT es Vicepresidente Ejecutivo de la Federación de Empresas de Turismo de Chile.

“Allí está la paradoja de este tipo de empresas. Airbnb es una empresa legalmente constituida en Estados Unidos donde tributa de acuerdo a lo que gana, que son las comisiones. Yo tuve largas discusiones con Carlos Vogeler, el director regional de la OMT para las Américas y me dijo: ‘mira, no teníamos opción, porque es una empresa turística que presentó su candidatura respaldada por el gobierno de Estados Unidos y la comisión de cinco países que evalúa las candidaturas no tenía otro remedio que aceptarla’. Eso por un lado. La paradoja está en que su oferta no es propia, esto lleva a que la solución al problema no está en Airbnb sino en cada uno de los países, que debe regular a los proveedores, al que tiene su departamento –o cientos de departamentos-“, explicó el experto chileno.

“Para hablar en términos futbolísticos”, señaló, “la pelota no está en la cancha de Airbnb ni en la de la OMT; está en la da los gobiernos de cada Estado que deben regular a los proveedores. Está perfectamente claro. La otra razón que me daba Carlos Vogeler es que tal vez es mejor tenerlos dentro para que ellos mismos puedan instruir a sus proveedores que cada cual regule su oferta a la legislación de cada país”. 

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.


Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.