Aeropuertos de Río de Janeiro y Belo Horizonte

Brasil subasta concesiones para operar dos de sus mayores aeropuertos

Un solo consorcio no podrá quedarse con ambas terminales

21 noviembre, 2013

El Gobierno de Brasil subastará este viernes las concesiones para operar y mantener los aeropuertos internacionales de Río de Janeiro y Belo Horizonte, respectivamente el segundo y el quinto de mayor tráfico en el país y que juntos mueven el 14% de los pasajeros y el 10% de carga, se informó hoy.

Los derechos para operar por 25 años el aeropuerto Galeao de Río de Janeiro y por 30 años el aeropuerto de Confins de Belo Horizonte serán otorgados al mejor postor en una subasta prevista para la mañana del viernes en la bolsa de valores de Sao Paulo, señaló este jueves la Agencia Nacional de Aviación Civil (Anac, regulador).

La agencia se abstuvo de informar cuántos consorcios presentaron la documentación y las garantías exigidas para disputar la subasta. Según versiones de prensa, al menos cinco grandes consorcios presentarán ofertas por el Galeao, tres de los cuales también están interesados en Confins.

Entre las empresas que han admitido interés destaca la brasileña Odebrecht Transport, que se asoció a la operadora Changi (Singapur), y la Invepar, al parecer asociada con la operadora alemana Franport.

De acuerdo con versiones de la prensa española, la operadora Ferrovial, responsable por el aeropuerto de Heathrow (Londres), se asoció a la constructora brasileña Queiroz Galvao para presentar ofertas tanto por Galeao como por Confins.

La licencia mínima que se pagará por el aeropuerto de Río de Janeiro será de US$ 2.194 millones.
La licencia mínima que se pagará por el aeropuerto de Río de Janeiro será de US$ 2.194 millones.

El consorcio que se adjudique la concesión para operar el aeropuerto Galeao tendrá que pagar por la licencia un mínimo de 4.828 millones de reales (unos 2.194,5 millones de dólares) y comprometerse a realizar inversiones por 3.500 millones de reales (unos 1.590,9 millones de dólares).

La inversión estará destinada, entre otras cosas, a la construcción de 26 nuevos muelles de embarque y a la ampliación del patio para las aeronaves y de los almacenes de carga.

La Anac calcula que la demanda de Galeao saltará de los actuales 17 millones de pasajeros por año actualmente a unos 60 millones en 2038, cuando concluye el plazo de la concesión.

El vencedor de la subasta por el aeropuerto Confins tendrá que pagar un mínimo de 1.096 millones de reales (unos 498,2 8 millones de dólares) por la concesión y realizar inversiones por 3.600 millones de reales (unos 1.636,4 millones de dólares).

El vencedor tendrá que comprometerse a construir un nuevo terminal de pasajeros con al menos 14 muelles y una segunda pista.

Para Confins, la Anac prevé una aumento de la demanda de los actuales 10,4 millones de pasajeros por año a 43 millones en 2043.

El pliego de peticiones de la licitación exige a los operadores aeroportuarios una "comprobada experiencia" en el manejo de terminales y que movilicen a un mínimo de 22 millones de pasajeros por año para el interesado en Galeao y 12 millones para Confins.

En aeropuerto de Belo Horizonte deberá construirse una nueva terminal de pasajeros con al menos 14 muelles.
En aeropuerto de Belo Horizonte deberá construirse una nueva terminal de pasajeros con al menos 14 muelles.


Los operadores tendrán que tener como mínimo el 25% en la participación de los consorcios. Las reglas también establecen que la estatal Infraero, responsable por los aeropuertos, tendrá una participación del 49% en los consorcios vencedores.

Las dos concesiones serán subastadas en forma simultánea y los consorcios podrán pujar por ambos aeropuertos pero ninguno podrá quedarse con los dos.

En febrero del año pasado el gobierno brasileño privatizó la operación de los aeropuertos de Sao Paulo, Brasilia y Campinas en una subasta vencida por empresas de Sudáfrica, Argentina y Francia.

El aeropuerto internacional de Guarulhos, que atiende a la ciudad de Sao Paulo y es el de mayor movimiento de Brasil, fue concedido a un consorcio que tiene entre sus socios a la operadora sudafricana Airport Company South Africa (ACSA).

El operador del aeropuerto de Brasilia cuenta con la participación de la argentina Corporación América, y el de Campinas, también en el estado de Sao Paulo, es ejercido por un grupo que incluye la francesa Egisavia.

Con la privatización de sus principales aeropuertos Brasil se propone atraer inversiones para el sector y mejorar el transporte aéreo de cara al Mundial de fútbol que Brasil organizará en 2014 y a los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro en 2016. 

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.