Diario 2171 06.12.2019 | 16:01
Hosteltur: Noticias de turismo
Edición Latam. Lo aseguró Luis Barrionuevo

Argentina: en dos meses cerró uno de cada cinco locales gastronómicos

11 marzo, 2016

Los principales dirigentes sindicales de Argentina mantuvieron un encuentro el jueves en la sede de UPCN para coordinar acciones conjuntas ante la necesidad de modificar el impuesto a las ganancias y aprovecharon para cuestionar las medidas laborales y económicas que está llevando a cabo el gobierno de Mauricio Macri. El dirigente gastronómico Luis Barrionuevo advirtió que su sector se encuentra en crisis y sufriendo muchos cierres.

Entre los participantes del encuentro estuvieron el líder de la CGT Azopardo, Hugo Moyano; líder de CGT Alsina y la UOM, Antonio Caló; el titular de la Unión de Trabajadores del Turismo, Hoteleros y Gastronómicos (Uthgra) y de CGT Azul y Blanca, Luis Barrionuevo y Sergio Sasia de la Unión Ferroviaria, entre otros.

En la sede del gremio estatal se acordó recolectar firmas para presentar en el Congreso pidiendo un mínimo no imponible de 60.000 pesos en el Impuesto a las Ganancias y que se dicte la emergencia ocupacional. Sucede que en lo que va del año se produjeron 107.000 despidos y según un relevamiento realizado por la consultora Manpower, entre 800 compañías del sector privado, señala que no se crearán puestos de trabajo hasta junio.

Luis Barrionuevo.
Luis Barrionuevo.

"Lo que nos une a nosotros es la problemática que están atravesando todos los trabajadores que están sufriendo esta recesión, la falta de consumo, los cierres de establecimientos por tarifas y alquileres”, comentó ante la prensa el dirigente gastronómico Luis Barrionuevo remarcando que “tenemos despidos y es una alerta. En mi gremio, al menos, el 20 por ciento de los establecimientos han cerrado".

De acuerdo a lo señalado por el sindicalista, en sólo dos meses uno de cada cinco locales de comida de Argentina se vieron obligados a cerrar sus puertas, provocando despidos en el sector gastronómico. El motivo de estos cierres tiene que ver con la falta de rentabilidad de las empresas, la fuerte carga impositiva sobre restaurantes -que hace que el 40% del precio total que paga el cliente sea por impuestos-, y la pérdida de salario real de las personas producto de la devaluación.

Respecto a las negociaciones paritarias con los privados, los sindicalistas coincidieron en que los despidos no serán una condición al momento de negociar.

Barrionuevo anticipó que el 15 se reunirá con los empresarios y allí pedirán un bono y mejoras salariales: “que quede claro que el salario no genera inflación. En estos dos meses hubo aumentos de tarifas, hubo inflación, y no hubo paritarias, los aumentos de precios no son por los aumentos salariales", y advirtió que “cuando tengamos que salir a la calle, vamos a salir”.

 


Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.