Diario 2031 25.05.2019 | 13:58
Hosteltur: Noticias de turismo
Edición Latam. Infraestructura y capacitación del personal

Radisson Montevideo hizo adaptaciones para ciegos

Fue sede de Congreso y Asamblea de la Unión Latinoamericana de Ciegos 2 mayo, 2016

Uruguay/ El hotel Radisson Montevideo fue la sede del VIII Congreso y la IX Asamblea General de la Unión Latinoamericana de Ciegos, un evento para el cual se preparó durante un año, adaptando sus instalaciones a los requisitos especiales de los huéspedes, y capacitando a su personal.

Albergar la IX Asamblea General y el VIII Congreso Latinoamericano de Personas con Discapacidad Visual fue para el hotel Radisson Montevideo “un desafío muy importante”, dijo a HOSTELTUR la gerenta de Marketing y Eventos, Ana Amaral.

Tras un año y medio de preparación el personal estaba expectante y vivió con mucho entusiasmo esta circunstancia especial, que involucró en forma particular a casi todos los colaboradores del hotel.

Para que sesionaran 300 personas, casi todas ciegas, más de la mitad alojadas durante una semana en el hotel, era necesario cumplir con una serie de requisitos. El encuentro, que se realizó por primera vez en Uruguay, fue para el hotel “la oportunidad de mejorar la accesibilidad y de conocer más y mejor las necesidades de las personas con discapacidad visual”.

Se colocó caminería táctil y de contraste en los acceso y el lobby del hotel.
Se colocó caminería táctil y de contraste en los acceso y el lobby del hotel.

La Unión Latinoamericana de Ciegos (ULAC) planteó las necesidades que debía cumplir el hotel. Las instalaciones fueron preparadas para la asamblea y el congreso, “y, de aquí en más, para recibir en mejores condiciones a los huéspedes invidentes y con baja visión”. Se colocó caminería táctil y de contraste en la entrada del hotel, salas, restaurantes y habitaciones. Asimismo, se instalaron platinas en Braille en los ascensores y fueron numeradas y señalizadas con ese sistema las habitaciones.

Por otra parte, y tal vez lo más relevante, es que la Unión Latinoamericana de Ciegos ofreció un entrenamiento a los funcionarios de distintos sectores del hotel, para formarlo en pautas de comunicación e interacción con personas con discapacidad visual y así facilitar la logística de su estadía en el hotel.

Participaron unos 280 de los más de 300 empleados, destacó Amaral, señalando el alto compromiso en la tarea. Allí se acordaron ciertos estándares sobre cómo asistir a una persona no vidente, desde el orden de los frasquitos en la ducha –shampoo en el medio, crema de enjuague a la derecha y loción corporal a la izquierda- hasta el simple hecho de no “ordenar” los objetos personales en la habitación ya que “el orden lo pone el huésped”, destacó la ejecutiva.

Unas 300 personas participaron en el congreso y la asamblea, casi todas no videntes.
Unas 300 personas participaron en el congreso y la asamblea, casi todas no videntes.

“Son cosas muy básicas, fáciles de implementar, lo mismo los códigos para los servicios de desayuno, almuerzo y cena”, indicó Amaral.

La mayor parte de las modificaciones serán “intervenciones permanentes”, en particular en las habitaciones. “Significa dar un paso adelante al haber estado trabajando un año y medio con ULAC, tomando estas previsiones”, destacó.

Estas mejoras se suman a las dos habitaciones accesibles que ya contaba el hotel, con baños adaptados para discapacitados motrices.

Amaral destacó la satisfacción de los asistentes al congreso y a la asamblea. “Estaban súper agradecidos con cómo había trabajado el hotel, cómo los habíamos hecho sentir; fue muy especial y no hay funcionario que no se haya conmovido”, afirmó.

Los ascensores y habitaciones tienen ahora indicaciones en Brasille.
Los ascensores y habitaciones tienen ahora indicaciones en Brasille.

Huella de carbono

Por otra parte, el hotel anunció que ha implementado un programa ecológico para compensar la emisión de gases de efecto invernadero que producen sus eventos. A través de una asociación con Carbon Footprint Ltd., el hotel compra “créditos de carbono” para contrarrestar la huella de carbono producida, que se traducen en acciones beneficiosas para el medio ambiente.

Por cada tonelada de carbono emitida, Radisson Montevideo estará financiando la plantación de un árbol en Kenia y la salvación de un árbol en la selva amazónica brasileña a través del proyecto Forestal Santa Maria-REDD.

Este programa, implementado por la cadena a nivel mundial, estima la emisión de dióxido de carbono del 100% de las reuniones y congresos que se realizan en sus instalaciones, teniendo en cuenta el tamaño de la sala utilizada y la duración del evento, incluyendo los elementos relativos a climatización, iluminación, equipos audiovisuales y cocina.

Carlson Rezidor Hotel Group fue la primera cadena de hoteles en llevar una iniciativa como esta a escala global, y Radisson Montevideo es el primer hotel uruguayo en desarrollarla. En su primer año de funcionamiento, Carlson logró la plantación de 10.000 árboles mediante este programa.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.


Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.