Diario 2398 20.10.2020 | 22:48
Hosteltur: Noticias de turismo
Edición Latam. Videoentrevista de HOSTELTUR

Qué es y cómo se construye un paquete turístico para el segmento LGBTIQ

Claves para una especialización con un claro foco en la inclusión 22 septiembre, 2020

De cara a la pospandemia, el segmento LGBTIQ+ se posiciona como uno de los más prometedores a nivel mundial, ya que buena parte de su colectivo corresponde a parejas adultas sin hijos (los famosos DINK), que podrían encontrarse entre los primeros en viajar tras la pandemia. Pero comercializar paquetes específicos no es para cualquiera: requiere una transformación por parte de las empresas y la convicción de estar aportando a la inclusión. Tres especialistas argentinos brindan claves para entender cómo es ese proceso y cómo se arma un paquete LGBTIQ+.

Pablo De Luca, es presidente de la Cámara de Comercio Gay Lésbica de la Argentina (Ccglar), y junto a Gustavo Noguera, su vicepresidente, son pioneros del desarrollo y la promoción del segmento LGBTIQ+ en la industria de los viajes y el turismo, tanto en su país como en la región. Marcelo Costa, es el gerente regional de Contrataciones y Operaciones del Grupo GEA Latam, la red de agencias que tiene una alianza con la Ccglar para la capacitación y la comercialización, pero además es cofundador de la cámara. Joaquín Albamonte es el director comercial de Grupo Ocho Operadora, la mayorista argentina emisiva y receptiva que acaba de desembarcar en el segmento tras realizar una profunda transformación interna y ya está lista para el lanzamiento de sus primeros paquetes específicos.

De Luca, Costa y Albamonte participaron de esta extensa videoentrevista que lleva como título “Qué es y cómo se construye un paquete turístico para el segmento LGBTIQ” y cuyo objetivos es explicar paso a paso cómo se piensa, cómo se arma y cómo se promociona un programa turístico específico para el segmento.

Videoentrevista de HOSTELTUR: Qué es y cómo se construye un paquete turístico para el segmento LGBTIQ+

Y es que, según coincidieron, vender viajes para este colectivo no es algo que pueda hacer cualquiera, o al menos no es algo que cualquiera pueda hacer con solvencia, profesionalismo y, sobre todo, logrando que el pasajero viva una experiencia inclusiva y segura.

Ante el escenario de la pospandemia, el segmento conocido como DINK (Double Income No Kids), dentro del cual está incluida buena parte del universo de viajeros LGBTIQ+, se presenta como uno de los más prometedores, ya que serían de los primeros grupos en viajar una vez que se levanten las restricciones sanitarias. Aunque los tres especialistas admitieron este fenómeno, también advirtieron que se requiere mucha capacitación y conocimiento, para brindar una asesoría correcta al cliente y para que el viaje se desarrolle de manera segura, ya no sólo en términos sanitarios, sino de integridad física, ya que 1 de cada 3 países todavía criminaliza la homosexualidad.

En términos generales, aseveraron que un pasajero o pasajera LGBTIQ+ desea vivir las mismas experiencias de viaje que cualquier otra persona, pero justamente a causa de lo anterior es preciso proponer un destino y elegir proveedores que entiendan el segmento y tengan políticas inclusivas. ¿Cómo se eligen esos proveedores? ¿Qué destinos están trabajando bien el segmento? Descubrirlo es parte de la transformación, y para ello se necesita una fuerte capacitación, enfatizaron.

De Luca, que junto a la Ccglar capacita destinos y empresas en Argentina y en toda la región, cuenta que capacitarse implica también dejar de lado muchos prejuicios, ya que el imaginario colectivo puede hacer pensar que para triunfar en el segmento es imprescindible tener una “buena noche”, con discotecas y bares. Sin embargo, ciudades como Puerto Madryn, en la Patagonia, se encuentran entre las preferidas por su oferta de naturaleza, sin contar precisamente con un gran entretenimiento nocturno.

“Creemos que cada uno debe plantarse sobre sus fortalezas, porque si no estaríamos mirando al colectivo LGBT de una manera sesgada; y eso exactamente lo contrario de lo que tenemos que hacer”, explica el presidente de la Ccglar.

Un dato interesante planteado por Albamonte y ampliado por De Luca, es que el 30% de los viajeros de este segmento eligen su destino tomando en cuenta en qué eventos pueden participar en ese lugar. Este elemento, debería formar parte de la planificación y, desde luego, de la comunicación de las propuestas.

Finalmente, coincidieron también en que en el fondo de todo está la inclusión, y que lo más importante es que el pasajero sienta que lo entienden; que comprenden qué quiere y qué necesita a la hora de viajar; “que lo traten bien”; y, en consecuencia, que le brinden una experiencia de viaje inolvidable.

Avatar redactor Rolando Klempert Periodista de Hosteltur

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 1
Pero vamos a ver. En todos los hoteles en los que he trabajado (y que no son pocos) en diferentes partes de España y en especial las islas, al colectivo LGBTI siempre se le ha aceptado y se les han respetado como al resto de clientes. A la hora de recibir una reserva, que yo sepa jamás se ha tenido en cuenta la condición sexual y menos aún a la hora del Check in en el propio establecimiento. Por favor, no nos vayamos por los Cerros de Ubeda y tampoco seamos mas Papistas que el Papa...Un saludo

Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.