Edición Latam. Gnetwork 2021

“Empleabilidad trans” en Argentina: de la invisibilización a la inclusión

La Ley de Cupo Trans en el país trae desafíos importantes, también para el sector turístico 18 noviembre, 2021

Argentina, que se ha consolidado como uno de los países más inclusivos de América en materia legislativa, aprobó este año la Ley de Cupo Trans en el Sector Público, que busca reparar toda una historia de injusticia, maltrato e invisibilización. Su implementación empieza a evidenciar dificultades tanto desde el punto de vista de los empleadores como de las personas trans, que muchas veces no cuentan con las herramientas para competir por los puestos. ¿Se necesita un nuevo modelo de selección? Turismo es uno de los sectores que se ha puesto al frente de la reparación.

A veces no se tiene clara conciencia de qué significa para una persona asumirse como “trans” (de “transgénero”, la "T" de "LGBT"), y no sólo en términos sociales, vinculado a la discriminación, sino también desde el punto de vista económico. Pero vale resaltar tres datos recavados en la Argentina: el 60% de estas personas debe ejercer la prostitución para sobrevivir; su expectativa de vida es de 40 años en promedio; y, además, el 70% jamás ha concurrido a una entrevista de trabajo tras asumir su identidad. Como se ve, el escenario es dramático.

Por eso, en junio de 2021 el Congreso argentino aprobó la Ley de Cupo Trans en el Sector Público, una normativa reparadora que obliga al Estado a garantizar que el 1% de los empleos estatales sean ocupados por personas trans que sean idóneas para las tareas requeridas.

Victoria Antola contó en el Gnetwork 2021 su historia, que es la historia de las dificultades que enfrentan las personas trans para formar parte del mercado laboral

Desde luego, cada vez que se establece cualquier tipo de cupo surgen críticas vinculadas a esa palabra clave: “idoneidad”. Y es realmente un tema a debatir: ¿Todas las personas trans son “empleables”? ¿Están capacitadas para ejercer esos puestos? Y si lo están, ¿qué pasa con las organizaciones y los ámbitos de trabajo?

Esta fue una de las problemáticas debatidas durante el Foro de Diversidad y Liderazgo desarrollado durante la primera jornada del Gnetwork 2021 en Buenos Aires, el mayor evento del turismo LGBTIQ en América Latina y uno de los tres más relevantes del mundo. La protagonista de la charla lo vivió en carne propia, luchó, salió victoriosa y finalmente publicó su libro “Transkenstein. El monstruo, la exclusión y la ira” (Ed. Fundación La Hendija).

Victoria Antola es una mujer trans argentina, es una de las pioneras en la lucha por lograr la Ley de Identidad de Género (ganó la batalla judicial contra el Estado en 2011 para cambiar su DNI) y desde hace años trabaja en el Banco Central de la República Argentina. En el marco del evento fue entrevistada en vivo por Franco Torchia para dar a conocer su historia y su experiencia, que retrata las dificultades con las que se encuentra hoy el mercado laboral en materia de inclusión.

Lo primero que contó vinculado a su proceso de cambio de género es que su familia lo aceptó con amor, siempre y cuando se dedicara a estudiar, y relató cómo la institución católica en la que se formaba la expulsó, lo que supuso un primer escollo en su desarrollo profesional. Y así se puso en marcha también una etapa de invisibilización.

Victoria Antola, que escribió el libro "Transkenstein", junto a Franco Torchia

Se recibió de traductora de inglés e intérprete, y eso le permitió ganarse la vida desde la seguridad de su casa, no siendo visible, es decir, siendo juzgada solamente por la calidad de su trabajo. Fue en el Banco Central, organismo estatal, cuando logró entrar de lleno en el mundo laboral de la presencialidad (antes de que esa palabra se vinculara a una pandemia), ya en un clima mucho más inclusivo, mientras continuaba con su compromiso militante, ya con una maestría en Estudios y Políticas de Género.

Pero todo ese proceso le había dejado importantes aprendizajes, que son los que de alguna manera contó. Primero, que los currículum vitae son una barrera que deja fuera recursos potencialmente valiosos: muchas mujeres y hombres trans deben presentar un papel o archivo en el que el nombre y la foto no coinciden para las miradas sesgadas, y en el que la mayoría de las veces no es posible dar cuenta cierta de la idoneidad, porque los títulos que avalan esas competencias les fueron negados por el propio sistema que hoy se los exige.

En defensa de esa “idoneidad” como valor diferencia, Antola subrayó que durante la pandemia la gran mayoría de los trabajadores del mundo demostraron no ser idóneos para el uso de las tecnologías de la comunicación y todo el entorno virtual que se volvió indispensable y, sin embargo, no fueron despedidos, sino capacitados.

Eso mismo, sostuvo, es lo que debe hacerse con las personas trans en las organizaciones, cuando no cumplan con el 100% de los requisitos pero demuestren sobradamente sus ganas de trabajar y de desempeñarse en equipos.

Ese es para ella el secreto: no se puede ser inclusivo sosteniendo los mismos modelos de selección de personal que se vienen utilizando desde hace 10 o 20 años (cuando no anteriores). “Hay que dejar atrás el concepto del currículum para enfocarse en la idoneidad y en las ganas”, propone, anhelando un mundo laboral en el que ya no sea necesario invisibilizarse.

¿Qué pasa en la industria turística argentina? En poco tiempo más, el Observatorio Económico de Turismo LGBT comenzará a dar datos concretos de cuál es la situación de la actividad, pero el primer paso ya se está dando a nivel oficial. En lo que se refiere al sector privado, cualquier dato será fragmentario, particular y poco representativo hasta que estén los resultados provinciales y nacionales de esos estudios.

Finalmente, según le confiaron a HOSTELTUR desde el Ministerio de Turismo y Deportes de la Nación, la implementación del cupo trans está en marcha en la cartera, a pesar del poco tiempo transcurrido desde la promulgación de la ley (en julio). A la fecha cuenta con dos personas trans entre sus empleados: una en el área de Deportes y otra en la Subsecretaría de Administración, en Turismo. Pero además, anticiparon que en breve se incorporará una tercera, que se encuentra en las últimas etapas de su proceso de selección.

Avatar redactor Rolando Klempert Izaguirre Periodista de Hosteltur

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.