Diario 2115 19.09.2019 | 11:42
Hosteltur: Noticias de turismo
Edición Latam. Temen huida a Nueva Zelanda y Canadá

Australia posterga la introducción del llamado "impuesto a los mochileros"

Estudian gravar a quienes participan de programas de turismo y trabajo 17 mayo, 2016

El gobierno de Australia anunció este martes que aplaza la introducción del llamado "impuesto a los mochileros", dirigido a los participantes de los programas Working Holiday, ante la preocupación expresada por los sectores agrícola y turístico en plena campaña electoral.

El ejecutivo buscaba imponer a los turistas con visados de trabajo -el conocido programa Working Holiday- un 32,5% de impuestos por cada dólar ganado en Australia. Estaba previsto introducirlo desde el 1° de julio próximo.

Estos trabajadores extranjeros comienzan a pagar impuestos cuando sus ingresos superan los 18.200 dólares anuales, por lo que la introducción del nuevo impuesto hacía temer que los jóvenes turistas, empleados en Australia para la recogida de fruta, entre otras actividades, prefieran viajar a Nueva Zelanda o Canadá.

Para Australia, los programas de vacaciones y trabajo, así como de vacaciones, estudio y trabajo, constituyen un capital importante. Además de que atraen visitantes al país, los jóvenes que eligen esta modalidad contribuyen a llenar vacantes de trabajo zafral. La imagen australiana se ve fortalecida por considerarse una oportunidad interesante de viajar.

Australia posterga la introducción del llamado 'impuesto a los mochileros'

La asistente de la oficina del Tesoro, Kelly O'Dwyer, dijo que la decisión de aplazar por unos seis meses este polémico impuesto está sujeto a un análisis ministerial liderado por el líder del Partido Nacional, Barnaby Joyce.

"Queremos asegurar que seremos competitivos internacionalmente, que abordaremos cuestiones de tributación y abastecimiento de los turistas trabajadores que vienen al país y hacen una contribución estupenda", dijo O'Dwyer.

El Partido Nacional, que gobierna en coalición con el Partido Liberal del primer ministro Malcolm Turnbull, representa al influyente sector rural australiano, cuyo apoyo busca consolidar ante las elecciones del 2 de julio en las que no hay un claro favorito. 


Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.