Diario 5861 06.04.2020 | 01:04
Hosteltur: Noticias de turismo
Edición España.

Las aerolíneas europeas agudizan la crisis del sector

19 septiembre, 2001
La crisis desatada por el ataque suicida a las Torres Gemelas de Nueva York llega con virulencia a Europa. Las grandes aerolíneas del Viejo Continente empiezan a anunciar despidos, recortes de capacidad y reclaman ayudas a los Gobiernos. La IATA (Asociación Internacional de Transporte Aéreo) se suma a esta reclamación, al igual que la AECA, la patronal que agrupa a todas las aerolíneas españolas excepto Iberia.
La crisis desatada por el ataque suicida a las Torres Gemelas de Nueva York llega con virulencia a Europa. Las grandes aerolíneas del Viejo Continente empiezan a anunciar despidos, recortes de capacidad y reclaman ayudas a los Gobiernos. La IATA (Asociación Internacional de Transporte Aéreo) se suma a esta reclamación, al igual que la AECA, la patronal que agrupa a todas las aerolíneas españolas excepto Iberia. Las secuelas del ataque con aviones civiles a las ciudades de Nueva York y Washington llegan a Europa con virulencia. Las grandes aerolíneas de este lado del Atlántico anuncian despidos, recortes de capacidad, aplazamientos en la recepción de aviones, e inician, con el apoyo de la IATA, una campaña para reclamar ayudas públicas a la que se ha sumado también la patronal de las aerolíneas españolas, AECA. La Comisión Europea (CE) reaccionó de forma inmediata. Un portavoz declaró que el Ejecutivo comunitario no se plantea autorizar ayudas públicas para las compañías aéreas europeas que hayan podido registrar pérdidas debido a la crisis. A diferencia de lo que están considerando las autoridades estadounidenses, el Ejecutivo comunitario dejó ayer bien claro que no tiene la intención en estos momentos de suavizar su restrictivo régimen de ayudas públicas para el sector de la aviación civil. "Hoy por hoy no es posible ninguna ayuda de Estado para las compañías aéreas europeas", manifestó a la prensa Gilles Gantelet, portavoz comunitario de Transportes. No obstante, añadió la fuente, ello no significa que Bruselas no vaya a vigilar muy de cerca los resultados económicos de las aerolíneas. En los próximos días, la vicepresidenta de la Comisión y comisaria de Transportes y Energía, Loyola de Palacio, tiene previsto reunirse con responsables de la Asociación Europea de Compañías Aéreas para escuchar su opinión, anunció el portavoz. Ahora bien, advirtió Gantelet, "la situación en Europa no se puede comparar con la de EE UU, donde no hubo ningún vuelo durante varios días a consecuencia de los ataques terroristas". Bruselas no quiere que se aproveche una coyuntura dramática como la de la masacre estadounidense para eludir otras obligaciones. Hace tiempo que la Comisión alerta sobre la necesidad de proceder en Europa a fusiones entre aerolíneas al objeto de asegurar su viabilidad, y esa recomendación no va a verse alterada como resultado de la crisis actual. También se subraya que el impacto de la subida del crudo el año pasado ha podido ser mayor que el derivado de los ataques y nunca se compensó a las compañías europeas por la subida del precio del queroseno. Sin embargo, el goteo de anuncios de pérdidas, recortes de empleo y aplazamiento en la compra de aviones empieza a ser vertiginoso. Las compañías aéreas españolas Air Europa e Iberia han decidido retrasar sus pedidos de nuevas aeronaves, a la espera de acontecimientos y "el desarrollo de la situación económica internacional". Iberia tenía previsto recibir a lo largo de 2002 un total de 16 unidades de la firma Airbus (11 A-320 y 5 A-321) y teme que el descenso de ocupación de sus aviones a destinos americanos llegue a un 30%. Air France aplicará un plan de contingencia que incluye la retirada anticipada de una serie de aviones viejos, la congelación de la plantilla y de todos los gastos ajenos a la seguridad y la operatividad, y revisión de inversiones. La aerolínea holandesa KLM advirtió ayer que prevé cosechar pérdidas operativas este año a causa de la ralentización económica y los atentados perpetrados en Estados Unidos. "KLM prevé una presión reforzada sobre sus resultados operativos y espera terminar el año fiscal con una pérdida operacional". Asimismo señalaron que los atentados del día 11 de septiembre han tenido un impacto financiero "inmediato" tras la anulación de más de 100 vuelos con destino a Estados Unidos, Canadá y Oriente Medio. KLM ya había anunciado en agosto su intención de reducir la capacidad global en un 3% durante la estación invernal 2001/2002 con el fin de adaptarse a una disminución de la demanda en algunos trayectos. Alitalia se dispone a aprobar el próximo viernes un plan de emergencia, mientras en medios empresariales se habla ya de la posibilidad de que se produzcan unas 3.000 bajas, entre prejubilaciones y despidos. Alitalia, que tiene unos 24.000 empleados, ha comenzado a acusar, como el resto de compañías internacionales, los efectos de una crisis que se aventura larga. En el Reino Unido, el sector busca el apoyo del Gobierno para afrontar la crisis, que ya ha llevado a la supresión de 1.200 empleos en Virgin y puede extenderse a otros sectores de la industria aérea. El ministro de Transportes, Stephen Byers, se reunió con el presidente de Virgin Atlantic, Richard Branson, y el director ejecutivo de British Airways, Rod Eddington, para analizar la crisis y revisar las medidas de seguridad. La escandinava SAS también ha anunciado recortes de capacidad para reducir costes. (Jorge Chamizo, diario Cinco Días, 19/9/01)
Avatar redactor Carlos Paquito

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.


Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.