El aeropuerto nacional de Washington permanecerá cerrado hasta que el gobierno federal decida reabrirlo

El aeropuerto nacional de Washington "Ronald Reagan" permanece cerrado de forma temporal, por lo que no se opera ningún vuelo "por motivos de seguridad nacional" tras los atentados perpetrados contra las Torres Gemelas de Nueva York y el Pentágono, según explicaron fuentes del citado aeropuerto.

El aeropuerto nacional de Washington "Ronald Reagan" permanece cerrado de forma temporal, por lo que no se opera ningún vuelo "por motivos de seguridad nacional" tras los atentados perpetrados contra las Torres Gemelas de Nueva York y el Pentágono, según explicaron fuentes del citado aeropuerto. El Gobierno federal será el encargado de determinar cuándo se abrirá de nuevo el aeropuerto de Washington, aseguraron las citadas fuentes, que añadieron que las autoridades aeroportuarias están trabajando con todos los sectores involucrados para volver a operar los servicios aéreos en este aeródromo "lo antes posible". El aeropuerto nacional de Washington se inauguró el 16 de junio de 1941 en honor al presidente de los Estados Unidos Franklin D. Roosevelt. Su nombre se cambió oficialmente al de Ronald Reagan en 1998 por orden del presidente Clinton. Por otra parte, las compañías aéreas que operan en el aeropuerto internacional de Washington Dulles realizan diariamente, aproximadamente, el 85 por ciento de sus vuelos programados. La paralización de las actividades del aeropuerto nacional de Washington ha provocado el que algunas compañías aéreas norteamericanas que operan en este recinto aeroportuario estén acumulando "significativas" pérdidas como consecuencia de la suspensión de sus vuelos. Algunas de las compañías que operan en este aeropuerto son Air Canada, American Airlines, Delta Air Lines y Continental. Asimismo, la compañía US Airways, cuya sede central se encuentra en Arlington (a las afueras de Washington), ha tenido que cancelar "gran parte" de los vuelos que operaba desde este aeropuerto a Nueva York, según explicaron fuentes de la aerolínea. La compañía, que ha anunciado un recorte de plantilla de 11.000 empleados, decidió la semana pasada reducir su capacidad en un 23 por ciento como consecuencia del impacto de los atentados de Estados Unidos. Asimismo, adoptó la decisión de cerrar sus centrales de reserva en las ciudades estadounidenses de San Diego, Dayton, Indianápolis y Siracusa, mientras que los centros de la compañía situados en Pittsburgh, Winston-Salem y Orlando continuarán operando. 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.