El gasto turístico en Baleares baja por primera vez en los últimos ocho años

El gasto de los turistas en Baleares en la temporada alta desciende por primera vez en los últimos ocho años, desde el ejercicio de 1993, según indicó ayer a este periódico Eugeni Aguiló, de la Universitat de les Illes Balears (UIB) y responsable, junto a Antoni Sastre, de un estudio sobre el desembolso económico de nuestros visitantes entre los últimos meses de junio y septiembre.

El gasto de los turistas en Baleares en la temporada alta desciende por primera vez en los últimos ocho años, desde el ejercicio de 1993, según indicó ayer a este periódico Eugeni Aguiló, de la Universitat de les Illes Balears (UIB) y responsable, junto a Antoni Sastre, de un estudio sobre el desembolso económico de nuestros visitantes entre los últimos meses de junio y septiembre. En ese periodo, las Baleares han ingresado, por gasto turístico, una cantidad estimada en 668.127 millones de pesetas; que, si bien supone en porcentaje un aumento del 2,1% con respecto a los mismos meses del año pasado, en realidad, una vez aplicada la tasa de inflación, representan un descenso real también de un 2,1%. Presumiblemente, el descenso en el conjunto de 2001 será aún ligeramente más abultado, según las perspectivas que baraja Eugeni Aguiló; dado que entre enero y mayo descendió el número de turistas y que entre octubre y diciembre las previsiones no son optimistas, en virtud de la crisis internacional. Aguiló adelanta que es posible que la bajada real de los ingresos por turismo sea de un 2,5%en todo el año; suponiendo que la temporada alta haya sido, efectivamente, la más favorable, y dado que, en todo caso, la media y baja tampoco influyen en gran medida sobre el total. El 2001 habrá sido un año «relativamente malo» para el turismo. El estudio de Eugeni Aguiló y Antoni Sastre proporciona un gasto medio por turista, en temporada alta, de 9.344 pesetas. Es un 5% más que en el mismo periodo del año pasado pero, corregida la inflación, el aumento real es sólo del 0,8%. Desciende, en un 2,9%, la estancia media por turista, que se queda en 10,75 días, lo que prácticamente supone «un 3% menos de turistas», según Aguiló; ello, a pesar de que el número de visitantes asciende muy ligeramente, un 0,02%, quedando en 6.651.476, según previsión de la Conselleria de Turisme, de junio a septiembre. La caída del número de días de estancia media por persona «es una tendencia que se está agravando», según el responsable del estudio. Cada vez en mayor medida se realizan mayor número de viajes al extranjero y de menor duración. Los datos aportados por el estudio confirman la condición puntera del turista británico como el que más gasta, 15.026 pesetas diarias, aunque esta cantidad incluya también el dinero que queda en su país de origen, dentro del conjunto de la contratación del viaje. Se sitúa muy por delante de las 11.501 del visitante alemán o de las 10.567 del español. Como media, un turista gasta cada día 3.697 pesetas, amén del viaje y el hotel. Para Eugeni Aguiló, la «sobrevaloración» de la cotización de la libra esterlina provoca que a los británicos les resulte muy ventajoso venir a Baleares. La situación puede modificarse de modo importante con el hipotético ingreso del Reino Unido en el euro. Según Aguiló, la importante afluencia de los británicos puede haber influido en que haya sido Menorca la más favorecida en la temporada alta. Es el único territorio insular con un aumento real del gasto turístico, del 1,3% una vez aplicada la tasa de inflación. En Mallorca, el descenso real es de un 0,5%, y en las Pitiüses del 5,7%. En aspectos más positivos, Eugeni Aguiló indica que Baleares cuenta con «un turismo cada vez más fiel»: ya ascienden al 28,1% los visitantes que han estado más de cuatro veces en las Islas. Además, sube un poco el tanto por ciento global de quienes califican su estancia de buena o muy buena. Pero, en cambio, aumenta de manera apreciable el porcentaje de quienes encuentran su estancia cara o bastante cara, en total un 27,4%, frente a sólo un 22,3% de la temporada alta de 2000. Por otra parte, desciende ligeramente, con respecto al mismo periodo del año pasado, el sector de quienes se alojan en hoteles, de un 62,4% a un 61,6%; y aumentan un poco los que prefieren apartamentos o chalés, de un 29,8% a un 31%. De éstos, un 19,6% van a casas de amigos, pero entre los alemanes la proporción de quienes recurren a esta fórmula se incrementa hasta el 45,1%. (Francesc M. Rotger, diario El Mundo-El Día de Balares, 16/10/01) 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.