Dominicana cambia su imagen turística tradicional

Antes, los anuncios mostraban la imagen de un sol brillante sobre una isla tachonada de cocotales, arena blanca y un atrayente mar azul, y al pie, en letritas pequeñas, este nombre: República Dominicana. Este estereotipo ya pasó a la historia. Desde hace pocos meses ha cambiado drásticamente el concepto bajo el cual el país se promocionaba en el extranjero y lo que se privilegia ahora es este mensaje: Un país de sensaciones.

Antes, los anuncios mostraban la imagen de un sol brillante sobre una isla tachonada de cocotales, arena blanca y un atrayente mar azul, y al pie, en letritas pequeñas, este nombre: República Dominicana. Este estereotipo ya pasó a la historia. Desde hace pocos meses ha cambiado drásticamente el concepto bajo el cual el país se promocionaba en el extranjero y lo que se privilegia ahora es este mensaje: Un país de sensaciones. En el pasado, los anuncios se referían al "secreto mejor guardado del Caribe" o a "La isla donde todo comenzó", pero los estrategas publicitarios de la Secretaría de Turismo recomendaron que se explotaran otras cualidades. Entendían que la antigua promoción era restrictiva, pues ofrecía únicamente sol y playa, que se puede encontrar en cualquier país de la zona, al tiempo que disminuía la imagen del país a una isla. Ahora se lanza una nueva imagen, con el propósito de ofrecer la idea de que el país tiene una oferta diversificada, no únicamente la de sol y playas, que en sí mismas no son ya tan competitivas. El perfil del nuevo turista es otro. Ahora le atraen las sensaciones, las aventuras de adentrarse en lugares de alto valor ecológico, o buscan deportes bien retadores, sobre todo los acuáticos. Hay otro valor que también se explota en la nueva propaganda: la hospitalidad de los dominicanos. Una encuesta hecha a los visitantes que se hospedaron en los hoteles el año pasado mostró que el factor calidad de trato del dominicano era lo más apreciado por los viajeros. Al parecer, la estrategia está dando resultados, pues en los primeros seis meses de este año, contra todos los pronósticos, el flujo de turistas desde Francia ha subido en 400 por ciento, mientras el destino de Cuba ha descendido. El mercado inglés también ha subido un 300 por ciento, y el español un ciento y pico por ciento. (HOSTELTUR) 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.