Diario 5349 15.08.2018 | 09:14
Hosteltur: Noticias de turismo

España: Cautela y precaución entre los inversores ante las perspectivas inciertas del turismo

18 octubre, 2002
La inversión en los mercados vacacionales se encuentra a medio gas. Tras la crisis desatada tras el fatídico martes negro del 11-S, la actividad inversora se ralentizó de forma drástica. Según el último informe Digest de Jones Lang LaSalle Hotels, «muchos de los vendedores potenciales han preferido retrasar sus planes de venta hasta que las perspectivas del negocio mejoren».
La inversión en los mercados vacacionales se encuentra a medio gas. Tras la crisis desatada tras el fatídico martes negro del 11-S, la actividad inversora se ralentizó de forma drástica. Según el último informe Digest de Jones Lang LaSalle Hotels, «muchos de los vendedores potenciales han preferido retrasar sus planes de venta hasta que las perspectivas del negocio mejoren». Tanto turoperadores como hoteleros se han visto zarandeados por la desaceleración económica que sufren las principales locomotoras europeas. Ante este panorama, «las empresas están tratando de racionalizar sus carteras, deshaciéndose de activos no estratégicos o con índices de rentabilidad pobres», advierten desde Jones Lang LaSalle Hotels. Por otro lado, el informe da pistas de los nuevos derroteros del mercado. Durante este año, las estructuras de sale and leaseback (venta y subarriendo) han sido ampliamente adoptadas no sólo en el Reino Unido sino también en el resto de Europa. Los inversores reconocen que los beneficios potenciales de poner su dinero en el sector hotelero [«no hay nada más seguro que un ladrillo», explica una de las fuentes consultadas] a través de estas innovadoras fórmulas. Para el vicepresidente ejecutivo de Jones Lang LaSalle Hotels, Jordi Frigola, «la presión de los operadores para ofrecer a sus accionistas el máximo valor y la necesidad de liberar capital para financiar su expansión ha avivado esta tendencia, y mientras éstas existan estas estructuras serán cada vez más frecuentes». ¿En dónde se invertirán? Pues, el capital será usado para reducir préstamos, realizar adquisiciones estratégicas o devolver el dinero a los inversores. Desde esta consultora lanzan mensajes optimistas de cara al 2003. «Si el negocio se estabiliza el próximo año, y los precios empiezan a converger con las expectativas de los inversores, el negocio en Europa empezará a repuntar». El activo inmobiliario sigue siendo un tipo de inversión atractiva en comparación con las acciones y bonos. En este sentido, el informe dice que «los bancos siguen deseosos de prestar dinero a compradores consolidados, aunque manteniendo cierta cautela». En cuanto a la marcha de los tipos de interés, confían en que «permanezcan rondando esos niveles históricamente bajos». En los próximos meses, los compradores se concentrarán en los mercados que se encuentren en la zona baja del ciclo. Frigola considera que «los activos inmobiliarios son percibidos como una inversión segura, siendo la inversión en hoteles cada vez más aceptada como complemento a otro tipo de inversiones inmobiliarias más tradicionales». La prudencia y la cautela marca el tempus del mercado. «Muchos inversores ven oportunidades en la situación económica actual, pero lógicamente se muestran muy cuidadosos a la hora de cerrar sus transacciones», explica Frigola. Así que al mal tiempo como dice en refrán buena cara. (C.D., diario El Mundo-El Día de Baleares, 18/10/02)

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.