El golpe deja 161 muertos y 1.440 detenidos

Turquía sofoca en una noche el golpe de Estado militar

Los militares tomaron el viernes el control del país "para defender la democracia"

Tras una noche de tensiones y tiroteos, los servicios secretos turcos daban en la madrugada de ayer por "sofocado" el golpe de Estado militar que inició el viernes por la noche un sector de las Fuerzas Armadas, "minoritario" según el Gobierno. Los militares proclamaron en Turquía y durante unas horas la ley marcial en el país, cerrando los aeropuertos, ocupando la televisión pública y decretando el toque de queda. Testigos informaron de que hubo disparos cerca del Parlamento y de que algunos edificios "importantes" estuvieron durante horas rodeados por tanques.

Los golpistas cerraron puentes sobre el Bósforo en Estambul y sobrevolaron Ankara. Durante toda la noche ha habido rumores de que el jefe del Estado Mayor habría sido tomado como rehén por los golpistas en Ankara, y el presidente Recep Tayyip Erdogan, que se encontraba fuera del país de vacaciones, declaró a través de Facetime que "regresaba inmediatamente a Turquía" y que "los golpistas no iban a tener éxito". Según la Fiscalía, el intento de golpe de Estado ha dejado 161 muertos, 1.440 heridos y más de 2.000 detenidos, sobre todo entre los miembros de las Fuerzas Armadas.

Ayer sábado fueron cancelados 20 de los 29 vuelos previstos entre España y Turquía, la mayoría de ellos desde el aeropuerto de El Prat. Los aeropuertos turcos estuvieron cerrados durante unas horas, pero a pesar de haber sido reabiertos el sábado, no se pudo recuperar la normalidad en los vuelos internacionales.

La población hizo caso a Erdogan y salió a la calle a enfrentarse a los tanques.La población hizo caso a Erdogan y salió a la calle a enfrentarse a los tanques.

Turquía sofoca en una noche el golpe de Estado militar

También fueron desplegados tanques cerca del aeropuerto de Atatürk en Estambul, según algunas emisoras de radio turcas. Todos los aeropuertos del país han estado cerrados durante las horas de confusión, según la televisión pública. Siete horas después del inicio del golpe, Erdogan comparecía en la televisión para dar por sofocado el intento militar y asegurar que "los traidores" pagarían un alto precio. El presidente había hecho un llamamiento a la pobación para que saliera a enfrentarse con los golpistas en la calle, y mucho así lo hiceron en las principales ciudades, sobre todo Estambul y la capital, Ankara.

El golpe militar pretendía derrocar el gobierno islamista moderado de Erdogan y recuperar un régimen de libertades que según los militares golpistas, el país ha ido perdiendo en los últimos años, volviendo de alguna manera a los valores laicistas de Atatürk. Este es el comunicado lanzado por los golpistas en favor de la democracia, la libertad y los derechos humanos:

"Las fuerzas armadas turcas han tomado completamente las administraciones del país para restaurar el orden constitucional, la democracia, los derechos humanos y libertad, el imperio de la ley y la seguridad nacional que fue dañada.
Todos los acuerdos y compromisos internacional siguen siendo válidos. Afirmamos que nuestras buenas relaciones con todos los países del mundo continuarán."

Los puentes sobre el Bósforo han sido cerrados por los sublevados.Los puentes sobre el Bósforo han sido cerrados por los sublevados.

Turquía no está viviendo un buen momento turístico, debido a la inseguridad generada sobre todo en Estambul a causa de los últimos atentados terroristas (Las agencias españolas registran cancelaciones a Turquía tras el atentado). En febrero, HOSTELTUR informaba del desplome del destino (Más de 1.300 hoteles a la venta en Turquía tras el desplome del destino), una situación similar a la ocurrida en Grecia en 2012, que tuvo los atentados de enero como detonante (Diez turistas mueren en el atentado de Estambul).

A pesar de la crítica situación, las empresas hoteleras internacionales seguían confiando en el destino, también algunas españolas: Be Mate entra en Estambul con más de 200 apartamentos y Barceló incorpora un hotel en Estambul bajo la marca Occidental.

El turismo significa el 10% del PIB del país, y en febrero de este año el Gobierno anunció la inversión de 78 millones de euros para relanzar Turquía como destino, ante las caídas de los mercados internacionales, sobre todo del alemán y el ruso, por la inseguridad en el país.

 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.