El mundo alcanza los 7.000 millones de habitantes este año

Turismo del siglo XXI: los cambios demográficos que transforman al sector

Seniors, emigrantes, familias multigeneracionales y singles, colectivos al alza

El mundo alcanzará este año la cifra de 7.000 millones de habitantes y se prevé que hacia el año 2025 supere la barrera de los 8.000 millones. Las consecuencias para la industria turística serán múltiples: desde el crecimiento de los viajes internacionales a la aparición de nuevos perfiles de viajeros.

Una familia en un crucero de la compañía Costa. Por sus características, los cruceros están logrando captar colectivos de turistas muy heterogéneos: desde amplios grupos familiares a singles.Una familia en un crucero de la compañía Costa. Por sus características, los cruceros están logrando captar colectivos de turistas muy heterogéneos: desde amplios grupos familiares a singles.

El envejecimiento de la población, los movimientos migratorios globales y la progresiva concentración humana en grandes áreas urbanas marcarán la evolución demográfica en Norteamérica, Latinoamérica, Europa y Asia de aquí hasta 2030, según apunta un reciente informe encargado por la Organización Mundial del Turismo (OMT).

Turismo senior: las expectativas de crecimiento tendrán que ser revisadas.Turismo senior: las expectativas de crecimiento tendrán que ser revisadas.

Seniors

Hacia el año 2030 las personas mayores de 50 años representarán un tercio de la población mundial, aunque se concentrarán principalmente en las economías más avanzadas.

Según la OMT, se trata de un segmento que dispondrá de una mejor salud y mayores ingresos, lo que abre todo un escenario de oportunidades para el sector turístico.

No obstante, la crisis económica obligará a revisar estas optimistas previsiones, ya que numerosos países –España entre ellos- planean elevar la edad de jubilación, lo que equivaldrá a menos tiempo de ocio.

Además, la Sociedad Española de Geriatría ha advertido que la jubilación a los 67 años  "puede empeorar la sensación de bienestar" de los españoles. Es decir, el bienestar físico, pero también psíquico y social.

Además, el retraso en la jubilación puede propiciar un aumento de la siniestrabilidad y del número de bajas laborales.

Por otra parte, también cabe la posibilidad de que determinados colectivos profesionales opten por extender voluntariamente su edad de trabajar más allá de los 65 años, con el fin de asegurarse mayores ingresos una vez se jubilen.

Por otra parte, la población también puede ser muy sensible ante ciertos mensajes que advierten sobre la reforma del Estado del Bienestar y de que en el futuro no habrá suficiente dinero para pagar todas las pensiones.

Y en este sentido, a medida que la gente se acerque al final de su edad laboral, sean los 65 ó los 67 años, es posible que estos trabajadores quieran aumentar sus aportaciones a planes de pensiones privados...Lo que dejaría menos dinero para salir de vacaciones.

Por ejemplo, los españoles que deseen jubilarse a los 65 años con unos ingresos brutos anuales similares a los que percibe durante su vida laboral, una media de 23.900 euros, deberán ahorrar más de 80.000 euros, según datos de la aseguradora del grupo ING a partir de la oficina estadística europea Eurostat.

Dicho de otro modo: las compañías aseguradoras serán competencia de las empresas turísticas, pues competirán por el ahorro de esos consumidores que se acercan al fin de su edad laboral.

En todo caso, la OMT indica que el turismo senior será cada vez más relevante en el futuro y por este motivo anima a empresas y destinos a tomar conciencia de las demandas específicas de este colectivo: mayor accesibilidad en hoteles y transportes, servicios de proximidad, seguridad, servicios médicos, ofertas fuera de temporada, programas de fidelización, viajes pensados para aprender de la experiencia, etc.

Emigrantes

El sector turístico también deberá tener en cuenta los movimientos migratorios globales de la próxima década, pues se prevé que haya 42 millones más de emigrantes en todo el mundo de aquí hasta 2030, entre los que se incluirán desde obreros hasta trabajadores de alta cualificación. La OMT recuerda que los procesos de reunificación familiar ampliarán los flujos migratorios.

Se trata pues de un segmento al alza, marcado por la “diversidad cultural” y el deseo de visitar familiares y amigos como motivo principal del viaje, dos circunstancias que deberán tener en cuenta las empresas turísticas.

Aunque a partir de la segunda y tercera generación también pesará la inquietud por descubrir las raíces familiares. En todo caso, la OMT indica que en los Estados receptores de inmigrantes también surgirán oportunidades, en el ámbito del turismo doméstico, en la medida en que este colectivo querrá descubrir el país de acogida.

Familias multigeneracionales

Los expertos de la OMT apuntan igualmente al boom de “familias multigeneracionales” debido a cambios sociodemográficos en las estructuras familiares tradicionales.

Por ejemplo, el aumento de divorcios o separaciones conduce a que una misma persona pueda tener una “primera familia” y una “segunda familia”, explican los autores del informe, con consecuencias directas en cómo se distribuye el tiempo para las vacaciones.

Para la industria turística esto plantea numerosos retos, entre ellos atender las necesidades muy diferentes de los miembros de un mismo grupo familiar, con la particularidad de que “todos ellos participarán en el proceso de decisión” y de que existirá una “elevada interacción” entre miembros de diferentes edades.

Ante este tipo de demanda, las empresas turísticas tendrán que construir un mensaje promocional capaz de captar la atención de las diferentes generaciones de la misma familia, ofrecer un tipo de alojamiento y transporte lo más flexible posible e incluso diseñar un esquema de precios que seduzca a estos heterogéneos grupos, apuntan los expertos de la OMT.

Para un destino como España, estos cambios sociodemográficos suponen todo un desafío. Según apuntaba Ramón Estalella, secretario general de la patronal hotelera CEHAT durante un debate celebrado en la última edición de la fería turística ITB de Berlín, en países como Alemania “el reto es volver a poner de moda España en la tercera generación”.

Y es que según apunta Estalella, si en la década de 1960 “vinieron los abuelos” y al cabo de 20 años regresaron “los padres”, en la actualidad hay un problema: “Para los jóvenes, España no les llama mucho la atención, no le ven magia. O nos reinventamos como producto y nos ponemos de moda en Alemania de nuevo... O en 2020-2030 ya no podremos seguir vendiendo producto de 1980”.

Singles

El cuarto grupo al alza que destaca la OMT en su informe sobre cambios demográficos está constituido por los “singles” o solteros/solitarios.

Principalmente este colectivo reside en áreas urbanas, busca oportunidades para socializarse y se siente atraído por aquellas propuestas de ocio que podrían definirse como “edutainment” -una mezcla de aprendizaje y entretenimiento-.

Además, en el caso de las mujeres singles que viajan solas, tienden a viajar a destinos o entornos que perciban como seguros.

En este caso, los expertos de la OMT aconsejan a las empresas turísticas que ofrezcan productos reforzados con un servicio de ayuda 24 horas al viajero y con una estructura de precios “atractiva y no alienante”.

Este reportaje ha sido publicado en la revista HOSTELTUR de julio y se puede descargar en pdf como "Los cambios demográficos que transformarán el turismo en el siglo XXI".

 

Comentarios 1

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Jose Carlos6/07/2011 14:07:47

Creo que habria que sumar a este analisis las congelaciones salariales que estan sufriendo casi todas las economias. Sumado a la inflacion creo que afectara negativamente a la evolucion turistica

20 Más comentarios del lector Responder

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.