Diario 5353 20.08.2018 | 07:34
Hosteltur: Noticias de turismo
Sesión de la consultora Vinces sobre ‘Tecnología, experiencias y turismo sostenible’

La tecnología, al servicio de la personalización y la sostenibilidad

La tecnología siempre va más rápido que el regulador y de ahí surgen las fricciones 5 mayo, 2017
  • La tecnología no deja de ser una herramienta; es la forma de utilizarla la que determina el carácter positivo o negativo de sus efectos
  • Es la parte humana de la oferta la que eleva la actividad a una experiencia memorable para que el cliente se lleve consigo lo máximo posible de ella
  • Concienciar al turista y que las empresas empiecen a pensar en planes a largo plazo son dos de los grandes retos que se le plantean al sector

La tecnología no deja de ser una herramienta; es la forma de utilizarla la que determina el carácter positivo o negativo de sus efectos. Así de claro lo tiene Jamie Wong, fundadora y CEO de Vayable, una de las exponentes clave de Silicon Valley en el desarrollo de un modelo turístico experiencial y sostenible, que ha participado en el desayuno organizado por Vinces, consultora de Asuntos Públicos, sobre ‘Tecnología, experiencias y turismo sostenible’.

Si esa tecnología se utiliza de un modo correcto contribuye a personalizar la experiencia del cliente ya que, como ha destacado Alex Luzárraga, vicepresidente de Estrategia Corporativa de Amadeus, “hemos pasado, también gracias a la tecnología, del turismo de masas al individual, protagonizado por turistas de orígenes distintos que viajan en diferentes épocas del año y con necesidades diversas que hay que cubrir utilizando esa tecnología para personalizar la oferta y hacerla más accesible para una población cada vez de mayor edad, con limitaciones físicas o incluso alergias alimentarias; además de para dotar de mayor utilidad a activos ya existentes para potenciar la sostenibilidad de la actividad turística”.

En este sentido Luis Llorca, director general de Global Blue, ha incidido en el papel de los mercados extracomunitarios para lograr una mayor desestacionalización, si bien “obliga al destino a adaptarse a distintos mercados en diferentes épocas del año, lo que no es fácil. Pero lo que está claro es que es el turista el que ha de adaptarse a lo que ofreces, porque si es al revés el comercio se convierte en una especie de parque de atracciones que no despierta interés”.

Imagen del desayuno convocado por la consultora Vinces sobre ‘Tecnología, experiencias y turismo sostenible’.Imagen del desayuno convocado por la consultora Vinces sobre ‘Tecnología, experiencias y turismo sostenible’.

La tecnología también se revela fundamental para enriquecer la oferta de actividades en destino, y hacerla más accesible, algo que según Kavita Parmar, CEO de IOU Project, “aún no estamos explotando pero que va a despegar rápido”. Y es que, añade, “la tecnología también ayuda a hacer sentir partícipe al cliente final y convertirlo en portavoz, porque el cliente es parte del producto”.

Para Isabel Llorens, fundadora y CEO de Rusticae, el papel de la tecnología se circunscribe al itinerario de compra del cliente y a los comentarios y recomendaciones tras realizar su viaje, pero “la experiencia del viaje en sí, el elevar la actividad a una experiencia memorable, huyendo de convertirse en un commodity, depende fundamentalmente de la parte humana, artesanal, del hotelero para que el cliente se lleve consigo lo máximo posible de esa experiencia”.

Grandes retos

El mayor reto que se les presenta a los empresarios turísticos, al regulador y a las nuevas tecnologías es, en palabras de Ignacio del Valle, socio de Click Capital, “ayudar a educar y concienciar al turista”. En esta misma línea David Hernández, fundador y CEO de Pangea, considera “fundamental globalizar los valores entre la sociedad, de manera que sea la propia sociedad la que fuerce a las empresas a actuar correctamente”. A ello debe contribuir el regulador, en opinión de Kavita Parmar, “exigiendo a las empresas planes a largo plazo, con el fin de que planifiquen su legado y cambiar así la mentalidad de empresas y personas”.

El problema es que, como ha señalado Hernández, “la tecnología va más rápido que el regulador y si no se resuelve a tiempo surgen fricciones como las que estamos viviendo ahora con la economía colaborativa”.

España, ha concluido Jamie Wong, “como el mercado turístico que más crece, está en posición de liderar el debate sobre el potencial que tiene el turismo de ser un agente de cambio positivo en la sociedad”. Y la tecnología resulta un factor clave para ello.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 1
La tecnología va avanzando a pasos agigantados y tanto las empresas tienen que estar al día en cualquier tecnología nueva que salga. Por ello es importante dar formación a los trabajadores para que no se queden atrás en los avances tecnológicos